AU­RE­LIO NU­ÑO MA­YER

Mé­xi­co ha lo­gra­do la pa­ri­dad de gé­ne­ro en el ac­ce­so a la educación. Ac­tual­men­te las ni­ñas y las jó­ve­nes re­pre­sen­tan 49% de la ma­trí­cu­la en la educación bá­si­ca y 50% en la me­dia su­pe­rior y su­pe­rior.

Milenio - Todas - - Carta Editorial - AU­RE­LIO NU­ÑO MA­YER

Se­cre­ta­rio de Educación Pública

La si­tua­ción de­be cam­biar no so­la­men­te por­que nues­tras ni­ñas y jó­ve­nes tie­nen el de­re­cho de ele­gir li­bre­men­te sus ca­rre­ras, sino tam­bién por­que las cien­cias, la tec­no­lo­gía, las ma­te­má­ti­cas y las in­ge­nie­rías son la vía pa­ra par­ti­ci­par en las áreas más di­ná­mi­cas de nues­tra eco­no­mía

La ple­na par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res en to­dos los ám­bi­tos de la vi­da na­cio­nal es un ac­to de jus­ti­cia y con­di­ción in­dis­pen­sa­ble pa­ra que Mé­xi­co sea una po­ten­cia en el si­glo XXI. Pa­ra lo­grar­lo, tenemos que em­pe­zar des­de la es­cue­la. Nues­tro ob­je­ti­vo es for­mar ni­ñas lis­tas y se­gu­ras de sí mis­mas, que ten­gan cla­ro que la fuer­za de la educación les per­mi­ti­rá al­can­zar las me­tas que se pro­pon­gan.

Por eso, ini­cia­mos un pro­ce­so de cam­bio pro­fun­do ha­cia un nue­vo Mo­de­lo Edu­ca­ti­vo que per­mi­ta a to­das las ni­ñas, los ni­ños y los jó­ve­nes te­ner una educación de ca­li­dad pa­ra triun­far en la vi­da y ser felices, sin im­por­tar su gé­ne­ro, con­di­ción u ori­gen.

Co­mo país he­mos lo­gra­do prác­ti­ca­men­te la pa­ri­dad de gé­ne­ro en el ac­ce­so a la educación. Hoy en día, las ni­ñas y las jó­ve­nes re­pre­sen­tan 49% de la ma­trí­cu­la en la educación bá­si­ca y 50% en la me­dia su­pe­rior y su­pe­rior.

No obs­tan­te, to­da­vía tenemos im­por­tan­tes re­tos que sor­tear pa­ra com­ba­tir es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro. En par­ti­cu­lar, si­guen exis­tien­do pre­jui­cios des­de tem­pra­na edad res­pec­to de al­gu­nas dis­ci­pli­nas aca­dé­mi­cas que son con­si­de­ra­das erró­nea­men­te co­mo “de mu­je­res” o “de hom­bres”.

A su vez, es­tas creen­cias se re­fle­jan en los am­bien­tes de au­la, las prác­ti­cas do­cen­tes, y fi­nal­men­te en los apren­di­za­jes, ge­ne­ran­do un círcu­lo vi­cio­so de dis­cri­mi­na­ción, ba­jas ex­pec­ta­ti­vas y desem­pe­ño ba­jo. Por ejem­plo, en la prue­ba PI­SA 2015, los jó­ve­nes ob­tu­vie­ron me­jo­res re­sul­ta­dos que sus pa­res fe­me­ni­nos en ma­te­má­ti­cas y cien­cias. Ade­más, 28% de ellos ex­pre­sa­ron in­te­rés en una ca­rre­ra en las cien­cias o in­ge­nie­rías, com­pa­ra­do con so­lo 9% de las ni­ñas.

Es­tos re­sul­ta­dos se re­pro­du­cen y acen­túan en la educación su­pe­rior. Ca­rre­ras co­mo las in­ge­nie­rías son cur­sa­das ma­yo­ri­ta­ria­men­te por hom­bres (es­tos re­pre­sen­tan 73% de la ma­trí­cu­la), mien­tras que las mu­je­res do­mi­nan en otras co­mo la educación.

Es­ta si­tua­ción de­be cam­biar no so­lo por­que nues­tras ni­ñas y jó­ve­nes tie­nen el de­re­cho de ele­gir li­bre­men­te sus ca­rre­ras, sino tam­bién por­que las cien­cias, la tec­no­lo­gía, las ma­te­má­ti­cas y las in­ge­nie­rías (STEM, por sus si­glas en in­glés) son la vía pa­ra par­ti­ci­par en las áreas más di­ná­mi­cas de nues­tra eco­no­mía.

Por ello, el nue­vo Mo­de­lo Edu­ca­ti­vo plan­tea una for­ma­ción do­cen­te pa­ra la educación in­clu­si­va, con téc­ni­cas di­dác­ti­cas que per­mi­tan a las ni­ñas par­ti­ci­par ple­na­men­te.

Ade­más, en coor­di­na­ción con la OCDE y la Aca­de­mia de In­ge­nie­ría de Mé­xi­co, he­mos lan­za­do la ini­cia­ti­va “NIÑASTEM PUE­DEN”. Se tra­ta de una red de mu­je­res pro­fe­sio­nis­tas des­ta­ca­das en las STEM que se acer­can a las ni­ñas y jó­ve­nes pa­ra com­par­tir­les sus ex­pe­rien­cias, ade­más de pro­mo­cio­nar el es­tu­dio de es­tas dis­ci­pli­nas en ta­lle­res, pro­gra­mas de men­to­ría y es­pa­cios en me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Tenemos fren­te a no­so­tros un gran re­to y aún tenemos que lu­char co­mo so­cie­dad pa­ra rom­per con los pre­jui­cios que nos atan al pa­sa­do. El país que que­re­mos cons­truir y por el que es­ta­mos tra­ba­jan­do no pue­de coar­tar las po­si­bi­li­da­des de la mi­tad de su po­bla­ción.

La fuer­za de la educación es la vía pa­ra apro­ve­char el enor­me po­ten­cial de las mu­je­res me­xi­ca­nas y ha­cer de Mé­xi­co una po­ten­cia en el si­glo XXI. Nues­tro ob­je­ti­vo es que no im­por­te si eres hom­bre o mu­jer, sino que el úni­co cri­te­rio pa­ra triun­far sea el es­fuer­zo y la per­se­ve­ran­cia.

Au­re­lio Nu­ño Ma­yer, Se­cre­ta­rio de Educación Pública.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.