EQUI­DAD DE GÉ­NE­RO EN LA EDUCACIÓN SU­PE­RIOR

Las ac­cio­nes de las Ins­ti­tu­cio­nes de Educación Su­pe­rior pa­ra lo­grar la equi­dad de gé­ne­ro han si­do im­por­tan­tes, pe­ro to­da­vía nos fal­ta mu­cho pa­ra ase­gu­rar el ac­ce­so de las mu­je­res a las uni­ver­si­da­des.

Milenio - Todas - - Consejo Consultivo - RO­SA RO­JAS PA­RE­DES Ro­sa Ro­jas Pa­re­des, Con­se­je­ra Con­sul­ti­va del IN­MU­JE­RES.

Ha­blar de equi­dad de gé­ne­ro en las uni­ver­si­da­des pa­re­cie­ra in­ne­ce­sa­rio si par­ti­mos del su­pues­to que son ins­ti­tu­cio­nes don­de se res­pe­ta el sa­ber y pri­va un diá­lo­go en­tre pa­res. No obs­tan­te, es re­co­no­ci­do que, en el seno de ellas, per­sis­te la inequi­dad, la de­sigual­dad, la dis­cri­mi­na­ción y al­gu­nas mo­da­li­da­des de vio­len­cia. (Ro­jas R., 2016) En 1998, UNES­CO emi­tió la De­cla­ra­ción Mun­dial so­bre la Educación Su­pe­rior en el Si­glo XXI: Vi­sión y Ac­ción, en par­ti­cu­lar en es­te es­pa­cio, nos re­fe­ri­re­mos a la ne­ce­si­dad de for­ta­le­cer la par­ti­ci­pa­ción y pro­mo­ción del ac­ce­so de las mu­je­res a es­te ni­vel edu­ca­ti­vo (Ar­tícu­lo 4). En él se re­co­no­cen los pro­gre­sos en el ac­ce­so de las mu­je­res a la educación su­pe­rior en al­gu­nos paí­ses, lo que no sig­ni­fi­ca la igual­dad de las uni­ver­si­ta­rias en la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va de la to­ma de de­ci­sio­nes y mu­cho me­nos que es­tén ple­na­men­te ga­ran­ti­za­dos sus de­re­chos a la no vio­len­cia en los es­pa­cios edu­ca­ti­vos.

Las ac­cio­nes em­pren­di­das en la Ins­ti­tu­cio­nes de Educación Su­pe­rior me­xi­ca­nas pa­ra lo­grar la equi­dad de gé­ne­ro han si­do im­por­tan­tes pe­ro in­su­fi­cien­tes. En­con­tra­mos que to­da­vía los desafíos son mu­chos, co­mo ase­gu­rar el ac­ce­so a los es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios de mu­je­res que vi­ven en zo­nas ru­ra­les e in­dí­ge­nas, el pro­pi­ciar en­tor­nos se­gu­ros en los con­tex­tos es­co­la­res fren­te a es­pa­cios pro­pi­cios a even­tua­les epi­so­dios de vio­len­cia se­xual, iden­ti­fi­car y ex­cluir los re­sa­bios se­xis­tas del dis­cur­so edu­ca­ti­vo pre­sen­tes en el cu­rrí­cu­lum ocul­to, que por lo ge­ne­ral na­tu­ra­li­za las re­la­cio­nes de gé­ne­ro des­de una pers­pec­ti­va tra­di­cio­nal, le­gi­ti­man­do, a tra­vés de ico­no­gra­fías o re­pre­sen­ta­cio­nes so­cia­les en tex­tos y ma­te­ria­les de au­la, la di­vi­sión se­xual del tra­ba­jo y la vin­cu­la­ción de mu­je­res y ni­ñas prin­ci­pal­men­te con lo emo­cio­nal, la pa­si­vi­dad o la ac­ti­tud de ser­vi­cio.

La idea de uni­ver­si­da­des so­cial­men­te com­pro­me­ti­das con la igual­dad de gé­ne­ro y la no vio­len­cia ha­cia las mu­je­res, re­quie­re de po­lí­ti­cas ins­ti­tu­cio­na­les de ca­rác­ter in­te­gral, re­fle­ja­das en pro­gra­mas y ac­cio­nes edu­ca­ti­vas que im­pac­ten en una mo­di­fi­ca­ción de va­lo­res, ac­ti­tu­des de res­pe­to e igual­dad en­tre las y los jó­ve­nes es­tu­dian­tes y de es­tos con el con­jun­to de los ac­to­res ins­ti­tu­cio­na­les: do­cen­tes, in­ves­ti­ga­do­res y tra­ba­ja­do­res ad­mi­nis­tra­ti­vos y de ser­vi­cios.

La agen­da de equi­dad de gé­ne­ro en educación su­pe­rior com­bi­na desafíos de muy di­fe­ren­te na­tu­ra­le­za, por lo que las me­di­das a im­ple­men­tar pa­ra al­can­zar es­te ob­je­ti­vo se tor­nan pro­fun­da­men­te com­ple­jas. Una agen­da in­te­gral con pers­pec­ti­va de gé­ne­ro de­be te­ner en cuen­ta que la Educación Su­pe­rior de­be dar res­pues­ta en­tre otras co­sas a: - mien­tos, desa­rro­llo cul­tu­ral, so­cial y eco­nó­mi­co, e igual­dad de gé­ne­ro. pers­pec­ti­va de gé­ne­ro y res­pe­to a los va­lo­res so­cia­les y co­mu­ni­ta­rios de ca­rác­ter de­mo­crá­ti­co.

- cio­nes de Educación Su­pe­rior, te­nien­do en cuen­ta que no se enseña lo que no se prac­ti­ca; dan­do ca­bi­da a mu­je­res es­tu­dian­tes, do­cen­tes e in­ves­ti­ga­do­ras a los pues­tos de to­ma de de­ci­sio­nes y a los es­pa­cios del go­bierno uni­ver­si­ta­rio en con­di­cio­nes de pa­ri­dad. tra­di­cio­na­les de los pue­blos ori­gi­na­rios de nues­tro país, el im­pul­so al diá­lo­go in­ter­cul­tu­ral e in­ter­dis­ci­pli­na­rio. so­bre la igual­dad de gé­ne­ro me­dian­te una red de cen­tros de in­ves­ti­ga­ción y do­cu­men­ta­ción y pres­tan­do mayor aten­ción a las in­su­fi­cien­cias en los da­tos. (UNES­CO, 2017); apor­tan­do una ba­se cien­tí­fi­co téc­ni­ca a las po­lí­ti­cas gu­ber­na­men­ta­les re­la­cio­na­das con la equi­dad de gé­ne­ro. de pro­ble­mas eco­nó­mi­co so­cia­les. Por ello, es ne­ce­sa­rio im­ple­men­tar po­lí­ti­cas reales y efi­cien­tes en el ám­bi­to uni­ver­si­ta­rio pa­ra la igual­dad de gé­ne­ro, a la vez que se de­ben re­for­zar y reorien­tar las fun­cio­nes de las Ins­ti­tu­cio­nes de Educación Su­pe­rior a fin de con­tri­buir de ma­ne­ra efi­caz a erra­di­car la po­bre­za, la in­to­le­ran­cia, la vio­len­cia, el anal­fa­be­tis­mo, el ham­bre, el de­te­rio­ro am­bien­tal y las en­fer­me­da­des.

El re­to es ma­yúscu­lo, con­tri­buir al desa­rro­llo de una ciu­da­da­nía con pers­pec­ti­va de gé­ne­ro y for­mar ciu­da­da­nos y pro­fe­sio­nis­tas orien­ta­dos a la erra­di­ca­ción de la po­bre­za, la crea­ción de fuen­tes de em­pleo y me­jo­ra­mien­to de la ca­li­dad de vi­da de los me­xi­ca­nos.

La idea de uni­ver­si­da­des so­cial­men­te com­pro­me­ti­das con la igual­dad de gé­ne­ro y la no vio­len­cia ha­cia las mu­je­res, re­quie­re de po­lí­ti­cas ins­ti­tu­cio­na­les de ca­rác­ter in­te­gral

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.