LA IGUAL­DAD DE GÉ­NE­RO ES UN RE­TO LIBERTARIO E IN­SOS­LA­YA­BLE

La pers­pec­ti­va de gé­ne­ro, co­mo eje en la educación exi­ge una con­ver­gen­cia si­mi­lar a lo lo­gra­do con la apli­ca­ción de con­te­ni­do de la educación se­xual.

Milenio - Todas - - Estados - Se­cre­ta­ria de Igual­dad Sus­tan­ti­va y Desa­rro­llo de las Mu­je­res de Mi­choa­cán. FABIOLA ALA­NÍS SÁMANO Fabiola Ala­nís Sámano,

Las ten­den­cias pen­sa­das en el desa­rro­llo de las so­cie­da­des co­mo son los va­lo­res y las creen­cias re­li­gio­sas, los pa­tro­nes cul­tu­ra­les, las tra­di­cio­nes y la cos­mo­vi­sión que guía la con­vi­ven­cia de los se­res hu­ma­nos en ca­da tiem­po y lu­gar, son el cam­po de ac­ción pa­ra quie­nes bus­can cam­bios pro­gre­si­vos, por ello, el es­pa­cio de la educación es vi­tal pa­ra em­pren­der la cons­truc­ción de nue­vas ideas, nue­vos pa­tro­nes cul­tu­ra­les y nue­vas pers­pec­ti­vas en la vi­da in­di­vi­dual y so­cial.

Se plan­tea aquí el con­cep­to de educación en su sen­ti­do am­plio co­mo el pro­ce­so pe­da­gó­gi­co per­ma­nen­te en el que apren­de­mos y en­se­ña­mos mu­tua­men­te en la vi­da co­ti­dia­na me­dian­te los pen­sa­mien­tos, las re­fle­xio­nes, las ac­cio­nes y las re­la­cio­nes que es­ta­ble­ce­mos con los de­más.

Pe­ro, tam­bién de­be re­co­no­cer­se el pa­pel fun­da­men­tal que tie­nen los es­pa­cios es­co­la­res del sis­te­ma edu­ca­ti­vo don­de el di­se­ño de los pla­nes y pro­gra­mas de es­tu­dio, su es­truc­tu­ra y fun­cio­na­mien­to de­ter­mi­nan la for­ma­ción pa­ra la vi­da y pa­ra el tra­ba­jo de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de acuer­do con la vi­sión y la po­lí­ti­ca es­ta­ble­ci­das por el Es­ta­do.

Si bien es cier­to que los pro­ce­sos so­cia­les son im­pre­de­ci­bles en al­to gra­do, en cuan­to al es­pa­cio de la educación for­mal alo­ja­da en el Sis­te­ma Edu­ca­ti­vo Na­cio­nal, es po­si­ble plan­tear una pers­pec­ti­va de gé­ne­ro de ca­rác­ter trans­ver­sal que ope­re a tra­vés del cu­rrícu­lo a lo lar­go de la educación bá­si­ca, me­dia y su­pe­rior y, es­pe­cial­men­te, en el de la for­ma­ción de pro­fe­so­res.

La pers­pec­ti­va de gé­ne­ro, co­mo eje del cu­rrícu­lo en la educación me­xi­ca­na, exi­ge una con­ver­gen­cia de vo­lun­tad po­lí­ti­ca si­mi­lar a la lo­gra­da pa­ra la im­ple­men­ta­ción de con­te­ni­dos y mé­to­dos pa­ra la educación se­xual y la sa­lud re­pro­duc­ti­va ya se­ña­la­das. Sin em­bar­go, se de­be asu­mir que las re­sis­ten­cias fren­te al cam­bio de la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro son más vas­tas y es­truc­tu­ra­les en tan­to que tie­nen que ver con el fun­cio­na­mien­to de con­jun­to del sis­te­ma eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co y los pa­tro­nes de re­pro­duc­ción de las re­la­cio­nes de po­der en la so­cie­dad pa­triar­cal. En es­ta, pre­va­le­cen los in­tere­ses eco­nó­mi­cos y con­ser­va­do­res pro­mo­vi­dos por el ca­pi­tal y el mer­ca­do, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y las ins­ti­tu­cio­nes de for­ma­ción mo­ral co­mo son la fa­mi­lia y las igle­sias, en­tre otras.

Se ha de re­co­no­cer que no es el se­xo en sí mis­mo el que es­ta­ble­ce la po­si­ción de mu­je­res y hom­bres en ám­bi­tos y je­rar­quías se­pa­ra­das, sino la sim­bo­li­za­ción que las so­cie­da­des ha­cen de ello en fun­ción de in­tere­ses y re­la­cio­nes de po­der es­pe­cí­fi­cos. El gé­ne­ro así tie­ne mu­cho más que ver con la so­cie­dad y su his­to­ria que con la na­tu­ra­le­za en tan­to tal.

En la educación se re­fuer­za la asi­me­tría y pre­do­mi­nio de la vi­sión y ac­ción mas­cu­li­nas. En la educación for­mal — co­mo me­ca­nis­mo de asi­mi­la­ción del gé­ne­ro— el re­la­to his­tó­ri­co des­ta­ca el pro­ta­go­nis­mo de los hom­bres, in­vi­si­bi­li­za a las mu­je­res y asig­na un pa­pel se­cun­da­rio a las ta­reas “fe­mi­ni­za­das”; en el ima­gi­na­rio in­fan­til se pro­mue­ve el re­co­no­ci­mien­to del ca­rác­ter “na­tu­ral” de los ni­ños y hom­bres co­mo fuer­tes, cu­rio­sos y arro­ja­dos y el de las ni­ñas y mu­je­res en su pro­pen­sión a la pa­si­vi­dad y fra­gi­li­dad cu­yo des­tino es ser ma­dres, es­po­sas, amas de ca­sa y cuan­do con­tra­vie­nen esos ro­les, son con­si­de­ra­das en los re­la­tos in­fan­ti­les co­mo mal­va­das bru­jas y ma­dras­tras.

La es­cue­la en­vuel­ve el dis­cur­so de for­ma­ción y re­for­za­mien­to de gé­ne­ro con sus dis­po­si­ti­vos le­gi­ti­ma­dos so­cial­men­te de re­gu­la­ción y dis­ci­pli­na. Es­te dis­cur­so es­tá pre­sen­te ex­plí­ci­ta o im­plí­ci­ta­men­te en el cu­rrícu­lo for­mal y en las me­dia­cio­nes de la prác­ti­ca pe­da­gó­gi­ca de la educación bá­si­ca, úni­ca a la que ac­ce­de la ma­yo­ría de la po­bla­ción en Mé­xi­co.

Cam­biar el dis­cur­so cu­rri­cu­lar y pe­da­gó­gi­co so­bre el gé­ne­ro im­pli­ca cam­biar de fon­do la pers­pec­ti­va de fi­nes y va­lo­res de la educación for­mal. Asu­mir la es­cue­la co­mo un es­pa­cio de re­fle­xión y ac­ción in­di­vi­dual y co­lec­ti­va en la que co­exis­ten una di­ver­si­dad de gé­ne­ros y cul­tu­ras, en cu­yo mar­co, las iden­ti­da­des se cons­tru­yen y re­cons­tru­yen y to­das son res­pe­ta­bles.

Es po­si­ble y ne­ce­sa­rio acom­pa­ñar a las y los es­tu­dian­tes en el au­to­des­cu­bri­mien­to de sus cua­li­da­des per­so­na­les y pro­mo­ver des­de allí su ca­rác­ter de su­je­to de cam­bio, des­cu­brien­do al su­je­to con po­der que se en­cuen­tra en to­dos los ac­tos pe­da­gó­gi­cos.

Des­de la idea se­ña­la­da es po­si­ble ac­ce­der a un dis­cur­so cu­rri­cu­lar y pe­da­gó­gi­co en el que los es­te­reo­ti­pos se­xua­les y de gé­ne­ro y el re­la­to ins­ti­tu­cio­nal y so­cial pue­den ser abor­da­dos des­de una pers­pec­ti­va ana­lí­ti­ca, crí­ti­ca por es­tu­dian­tes y do­cen­tes. Pe­ro, ¿ pue­den las ins­tan­cias de po­der, que pre­si­den des­de el Es­ta­do y la so­cie­dad la vi­sión do­mi­nan­te del gé­ne­ro, per­mi­tir y fa­vo­re­cer el trán­si­to de la con­cien­cia co­lec­ti­va de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes a un pen­sa­mien­to y ac­ción li­bre y con pers­pec­ti­va de gé­ne­ro?

La res­pues­ta tie­ne que ver con el avan­ce lo­gra­do has­ta hoy. La his­to­ria contemporánea enseña que, re­cu­pe­ran­do las lu­chas his­tó­ri­cas por el su­fra­gio y la igual­dad de gé­ne­ro se ha lo­gra­do en po­cas dé­ca­das su­pe­rar vie­jos ta­búes y pre­jui­cios en un pro­ce­so de­sigual y dra­má­ti­co. La re­vo­lu­ción de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y las re­des so­cia­les han per­mi­ti­do ver al pla­ne­ta en su con­jun­to y han he­cho vi­si­bles pro­ble­mas to­ra­les que per­ma­ne­cían os­cu­ros en di­ver­sos lu­ga­res y sec­to­res. Es el ca­so de gra­ves ex­pe­rien­cias en la opre­sión de gé­ne­ro.

Al tiem­po que los fun­da­men­ta­lis­mos y los po­de­res con­ser­va­do­res asen­ta­dos en fuer­tes in­tere­ses eco­nó­mi­cos se re­sis­ten a ce­der sus pri­vi­le­gios y do­mi­nio a san­gre y fue­go en di­ver­sas par­tes del pla­ne­ta ha­cien­do del con­trol po­lí­ti­co y cul­tu­ral pa­triar­cal uno de sus pun­ta­les. Las olea­das de in­sur­gen­cia y re­cla­mo de los mo­vi­mien­tos fe­mi­nis­tas y de li­be­ra­ción han lo­gra­do avan­ces nor­ma­ti­vos y po­lí­ti­cos ya irre­ver­si­bles ha­cia la su­pera­ción de es­te pro­ble­ma cen­tral de la hu­ma­ni­dad.

El es­pa­cio de la educación en ge­ne­ral y del ám­bi­to es­co­lar, en par­ti­cu­lar, es­tán lla­ma­dos a trans­for­mar­se con los fru­tos de la lu­cha so­cial de nues­tro tiem­po pa­ra for­mar a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes en la li­ber­tad y la igual­dad de gé­ne­ro.

La es­cue­la en­vuel­ve el dis­cur­so de for­ma­ción y re­for­za­mien­to de gé­ne­ro con sus dis­po­si­ti­vos le­gi­ti­ma­dos so­cial­men­te de re­gu­la­ción y dis­ci­pli­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.