LA IN­CLU­SIÓN DE LA MU­JER ME­XI­CA­NA EN LA EDUCACIÓN SU­PE­RIOR

Milenio - Todas - - Academia - RA­FAEL TO­NA­TIUH RA­MÍ­REZ BEL­TRÁN Ra­fael To­na­tiuh Ra­mí­rez Bel­trán, Pro­fe­sor e in­ves­ti­ga­dor uni­ver­si­ta­rio, SNI ni­vel 1 Conacyt.

La in­clu­sión de las mu­je­res en la educación y, en par­ti­cu­lar, la educación su­pe­rior en Mé­xi­co ha si­do un ca­mino muy lar­go, tal vez mi­le­na­rio — y sin lu­gar a du­da: si­nuo­so— en el que la mayor par­te del tiem­po es­tá ca­rac­te­ri­za­do por la mar­gi­na­ción/so­me­ti­mien­to/ex­clu­sión y los úl­ti­mos vein­te años de re­po­si­cio­na­mien­to y luz, por lo me­nos en tér­mi­nos de educación su­pe­rior.

Pa­ra no ir a dar en es­te re­co­rri­do a las aguas pro­fun­das del mun­do prehis­pá­ni­co en nues­tro te­rri­to­rio, en es­te bre­ve re­cuen­to so­lo di­re­mos, que las mu­je­res me­xi­cas eran des­ti­na­das so­cial­men­te a ser ma­dres, hi­jas y es­po­sas de gue­rre­ros; en el mun­do co­lo­nial, igual de su­ges­ti­vo y cau­ti­va­dor, se de­ba­tían en­tre el so­me­ti­mien­to ya co­men­za­do an­tes de la lle­ga­da de los es­pa­ño­les y que con­ti­núan es­tos, así co­mo un mes­ti­za­je que cons­tru­yó el mi­to de la ma­dre y el ejem­plo to­da­vía no eclip­sa­do de Sor Jua­na Inés.

De­ten­gá­mo­nos en el fi­nal del si­glo XIX, ya des­pués de la Re­for­ma y con in­ten­tos ra­di­ca­les de una educación li­be­ral, tra­je­ron he­chos, que po­dría­mos dis­tin­guir, co­mo bue­nos y ma­los pa­ra la mu­jer me­xi­ca­na en tér­mi­nos de ac­ce­so a las es­cue­las. Uno bueno: el pro­ce­so de fe­mi­ni­za­ción de pro­fe­sio­nes co­mo el ma­gis­te­rio ha ini­cia­do y las es­cue­las nor­ma­les del país lo re­ci­bían con ale­gría y con la ne­ce­si­dad de al­fa­be­ti­zar a la po­bla­ción con un gran re­za­go. Uno ma­lo: pe­ro no así las Es­cue­las Pre­pa­ra­to­rias en las que las mu­je­res, se­gún lo do­cu­men­ta la his­to­ria, más bien era una ra­re­za: de un nú­me­ro tan mi­núscu­lo que los nom­bres pro­pios de ellas cons­tan en los ar­chi­vos. No eran re­ci­bi­das en tan pres­ti­gia­dos cen­tros es­co­la­res —se es­pe­cu­la— por los pre­jui­cios ideo­ló­gi­cos de los fun­cio­na­rios de ese tiem­po.

Des­pués del mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio, en el si­glo XX y la con­so­li­da­ción del gru­po So­no­ra en el po­der y el di­se­ño y pues­ta en mar­cha de la Se­cre­ta­ría de Educación Pública en los años 20 ini­cia una in­men­sa la­bor de po­lí­ti­ca pública en el sec­tor edu­ca­ti­vo. Por ca­si 60 años el cre­ci­mien­to es sos­te­ni­do en cues­tio­nes co­mo la in­fraes­truc­tu­ra, opor­tu­ni­da­des de ac­ce­so, crea­ción de ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas, pre­su­pues­to cre­cien­te, etc. La am­plia­ción del Sis­te­ma Edu­ca­ti­vo Na­cio­nal es in­ne­ga­ble; so­bre to­do en tér­mi­nos cuan­ti­ta­ti­vos: más es­cue­las, más maes­tros y alum­nos y alum­nas, más edi­fi­cios, más li­bros de tex­to, más uni­ver­si­da­des, etc.

En es­te con­tex­to, se fue dan­do la pre­sen­cia de las mu­je­res en ám­bi­tos de educación for­mal. No fue de la no­che a la ma­ña­na y pa­só ne­ce­sa­ria­men­te por otros cam­bios so­cia­les (de men­ta­li­dad, fa­mi­lia­res, mi­gra­to­rios, la­bo­ra­les, de irrup­ción de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, po­bla­cio­na­les, de glo­ba­li­za­ción, de em­po­de­ra­mien­to y mi­cro­po­der, etc.) que fue ge­ne­ran­do una mu­jer, la ac­tual en nues­tro país, to­tal­men­te dis­tin­ta a to­das las an­te­rio­res.

Co­mo mues­tra de que pa­ra las mu­je­res, las co­sas hoy son to­tal­men­te dis­tin­tas en las Ins­ti­tu­cio­nes de Educación Su­pe­rior, que en otros tiem­pos, la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coo­pe­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (OCDE, 2016), do­cu­men­ta que le­jos de la mar­gi­na­ción:

En Mé­xi­co, más mu­je­res que hom­bres se gra­dúan de la educación su­pe­rior. El 53% de gra­dua­dos de li­cen­cia­tu­ra y téc­ni­co su­pe­rior uni­ver­si­ta­rio y 55% de gra­dua­dos de es­pe­cia­li­dad y maes­tría son mu­je­res, mien­tras que, a ni­vel de doc­to­ra­do, has­ta 48% de los gra­dua­dos fue­ron del se­xo fe­me­nino, por­cen­ta­je su­pe­rior al pro­me­dio de la OCDE.

En con­tras­te con otros paí­ses de la OCDE, Mé­xi­co tie­ne una dis­tri­bu­ción de gé­ne­ro más equi­li­bra­da en los cam­pos de la educación: en el 2014, 46% de to­dos los gra­dua­dos de educación su­pe­rior en los cam­pos de cien­cias, ma­te­má­ti­cas y compu­tación eran mu­je­res. Es­to es con­si­de­ra­ble­men­te mayor al pro­me­dio de la OCDE (39%) 1.

Los da­tos son con­tun­den­tes: las que es­tán aho­ra en pre­sen­cia y lo­gran­do la efi­cien­cia ter­mi­nal en las uni­ver­si­da­des me­xi­ca­nas son las mu­je­res y es­to es­tá dan­do un gi­ro sin pre­ce­den­te y ra­di­cal en la so­cie­dad me­xi­ca­na, que ana­li­za­re­mos más ade­lan­te, en otras en­tre­gas.

Sin em­bar­go, dos da­tos que to­da­vía son con­tra­rios a es­te desa­rro­llo de la mu­jer en Mé­xi­co, y po­nen a pen­sar mu­cho en lo que ha lo­gra­do en su éxi­to edu­ca­ti­vo en los años re­cien­tes. El pri­me­ro, es el que apor­ta un es­tu­dio fi­nan­cia­do por el em­po­rio de in­ves­ti­ga­ción Fun­da­ción Thom­son Reuters, ci­ta­do por la em­pre­sa de in­ves­ti­ga­ción de mer­ca­dos Pa­ra­me­tría, que ubi­ca a la mu­jer me­xi­ca­na en el lu­gar nú­me­ro 15 de en­tre las 20 eco­no­mías mun­dia­les (G-20), en don­de se es­tá me­jor sien­do de ese gé­ne­ro.

El ran­king le es des­fa­vo­ra­ble a la mu­jer me­xi­ca­na por­que su agen­da pen­dien­te to­da­vía es lar­ga: la fal­ta de ac­ce­so a la sa­ni­dad, la vio­len­cia y la im­pu­ni­dad, la par­ti­ci­pa­ción en la po­lí­ti­ca, la igual­dad en opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les, fa­mi­lia­res y sa­la­ria­les, el ac­ce­so a la educación y la pro­pie­dad, el trá­fi­co y la es­cla­vi­tud de las que pue­den ser víc­ti­mas 2.

El otro da­to es tam­bién do­lo­ro­so: so­bre los tres seg­men­tos que no son in­clui­dos po­lí­ti­ca­men­te co­mo de­bie­ra da­da su im­por­tan­cia, por ejem­plo, en los par­ti­dos po­lí­ti­cos o go­bier­nos, se en­cuen­tran los jó­ve­nes, las cla­ses me­dias y las mu­je­res 3. Una con­clu­sión pro­vi­sio­nal es es­pe­rar que es­te in­ne­ga­ble po­si­cio­na­mien­to edu­ca­ti­vo de las mu­je­res en re­la­ti­vo po­co tiem­po, si­ga co­la­bo­ran­do a transformar nues­tra so­cie­dad en su con­jun­to, pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de to­dos.

Las que es­tán aho­ra en pre­sen­cia y lo­gran­do la efi­cien­cia ter­mi­nal en las uni­ver­si­da­des me­xi­ca­nas son las mu­je­res y es­to es­tá dan­do un gi­ro sin pre­ce­den­te y ra­di­cal en la so­cie­dad me­xi­ca­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.