LOS DREA­MERS DE­CI­DI­DOS A LU­CHAR POR EL PRE­SEN­TE Y EL FU­TU­RO

Milenio - Todas - - Opinión - EN­RI­QUE­TA CA­BRE­RA En­ri­que­ta Ca­bre­ra Es­cri­to­ra y pe­rio­dis­ta, au­to­ra de Las Go­ber­na­do­ras, un re­tra­to del po­der fe­me­nino.

Re­cien­te­men­te, el Pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, Do­nald Trump, de­cre­tó la ex­tin­ción del pro­gra­ma DACA, que per­mi­tió des­de 2010 a los jó­ve­nes que lle­ga­ron a Es­ta­dos Uni­dos sien­do ni­ños, te­ner ac­ce­so pleno a las es­cue­las y uni­ver­si­da­des en las mis­mas con­di­cio­nes que los re­si­den­tes le­ga­les, es de­cir, a un cos­to muy in­fe­rior al que se co­bra a los ex­tran­je­ros. Tra­ba­jar, pa­gar im­pues­tos, apor­tar a la se­gu­ri­dad so­cial, te­ner una li­cen­cia de con­du­cir, con­tar con un nú­me­ro de se­gu­ri­dad so­cial, sa­lir del país y po­der re­gre­sar, ser vis­tos co­mo pa­res en­tre es­tu­dian­tes y co­le­gas tra­ba­ja­do­res sin sen­tir que tie­nen que es­con­der su es­ta­tus mi­gra­to­rio pa­ra que na­die lo su­pie­ra, de­jar atrás el eterno mie­do a ser de­por­ta­dos a su país de ori­gen, del que mu­chos no tie­nen ni si­quie­ra re­cuer­dos cla­ros por la edad en que lle­ga­ron y por­que su ho­gar es­tu­vo siem­pre ahí con sus fa­mi­lias, en Es­ta­dos Uni­dos; 800,000 se aco­gie­ron al pro­gra­ma DACA a par­tir de una Or­den Eje­cu­ti­va del Pre­si­den­te Oba­ma en 2012; aho­ra po­drían per­der­lo to­do.

Si en­ten­de­mos la educación co­mo una par­te esen­cial en la vi­da de la gen­te, me­jor com­pren­de­re­mos que es­to no se tra­ta de un asun­to de gé­ne­ro, sino de opor­tu­ni­da­des igua­les, por lo que lu­chan mu­je­res y hom­bres.

Hoy 800,000 jó­ve­nes ven su pre­sen­te y su fu­tu­ro en ries­go, al­go más de la mi­tad son mu­je­res, es­tán de­ci­di­dos a dar la ba­ta­lla pa­ra con­ser­var esos de­re­chos que les per­mi­tie­ron una vi­da con opor­tu­ni­da­des, sin te­mo­res per­ma­nen­tes. Pa­ra con­ser­var la igual­dad sin ex­clu­sión de su ori­gen, sin dis­cri­mi­na­ción y con de­re­chos ple­nos. Mu­chas son sus apor­ta­cio­nes.

Pa­ra ellos las co­sas no han si­do fá­ci­les, pe­ro los mie­dos fue­ron sien­do ven­ci­dos por su de­ter­mi­na­ción de sa­lir ade­lan­te pri­me­ro en los es­tu­dios y lue­go en el tra­ba­jo. Des­de 2001 fue­ron par­te de la lu­cha por una re­for­ma mi­gra­to­ria que no fue apro­ba­da. Los drea­mers o “so­ña­do­res”, fue­ron par­te de una im­por­tan­te ba­ta­lla que se li­bró y se per­dió en 2009, cuan­do los re­pu­bli­ca­nos de­rro­ta­ron una ley co­no­ci­da co­mo Dream Act.

La lu­cha de los drea­mers se ini­ció en las uni­ver­si­da­des, re­qui­rió va­lor, de­cir “yo soy in­do­cu­men­ta­do”, pri­me­ro fue­ron unos po­cos y lue­go fue­ron más, ca­da vez más. En no po­cos ca­sos fue­ron mu­je­res las que die­ron los pri­me­ros pa­sos, ha­bía que te­ner va­lor pa­ra abrir­se en las uni­ver­si­da­des y de­cir que eran in­do­cu­men­ta­dos con los ries­gos que eso im­pli­ca­ba. La res­pues­ta fue la más am­plia solidaridad y un mo­vi­mien­to que se ex­ten­dió y se for­ta­le­ció. El mie­do se trans­for­mó en va­lor.

En la lu­cha de los drea­mers par­ti­ci­pó una mu­jer me­xi­ca­na, Dulce Ma­tuz, co­fun­da­do­ra en 2009 de Ari­zo­na Drea­mers Coa­li­tion, na­ci­da en Her­mo­si­llo, So­no­ra, que en­ca­be­zó dis­cu­sio­nes, pro­mo­vió la or­ga­ni­za­ción, pro­yec­tos, pro­tes­tas, te­jió re­des de apo­yo y reali­zó ac­cio­nes di­ver­sas du­ran­te años.

En Ari­zo­na, co­mo ella di­ce, tu­vo dos an­te­ce­so­res de Trump con un she­riff lla­ma­do Joe Ar­paio y una go­ber­na­do­ra Jan Bre­wer con po­lí­ti­cas du­ras, bru­ta­les ha­cia los in­mi­gran­tes la­ti­nos. Ar­paio per­si­guió du­ran­te años a los in­do­cu­men­ta­dos por su per­fil ra­cial, los en­car­ce­la­ba en ré­pli­cas de cam­pos de con­cen­tra­ción na­zis y co­me­tía to­da cla­se de vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos de in­do­cu­men­ta­dos fun­da­men­tal­men­te la­ti­nos y tor­tu­ras psi­co­ló­gi­cas y emo­cio­na­les con­tra ellos, instalados con car­pas a la in­tem­pe­rie. A eso lla­mó Trump un buen tra­ba­jo.

Fue­ron años du­ros, Dulce Ma­tuz y mu­chos más se man­tu­vie­ron. Hoy es In­ge­nie­ra en Elec­tró­ni­ca y tra­ba­ja en pla­nes de ac­ción que se desa­rro­llan pa­ra es­ta di­fí­cil eta­pa, con la men­te cla­ra y la vo­lun­tad in­que­bran­ta­ble, co­mo mu­chas otras y otros jó­ve­nes, a pe­sar del cre­cien­te ra­cis­mo que alien­tan Trump y sus se­gui­do­res, que “aun­que son mu­chos, son mi­no­ría en es­te país”.

Otra me­xi­ca­na y muy des­ta­ca­da lu­cha­do­ra es Ju­lis­sa Ar­ce, que se abrió ca­mino du­ran­te años co­mo in­do­cu­men­ta­da, pri­me­ro pa­ra es­tu­diar y al mis­mo tiem­po pa­ra su­pe­rar el mie­do a ser des­cu­bier­ta y em­pe­zar a tra­ba­jar. A pe­sar de to­das las ad­ver­si­da­des desa­rro­lló una enor­me ca­pa­ci­dad pa­ra sor­tear obs­tácu­los, pa­ra ser exi­to­sa en los es­tu­dios y el tra­ba­jo, lo que le per­mi­tió aún co­mo in­do­cu­men­ta­da pri­me­ro tra­ba­jar en Wall Street, lle­gan­do a ocu­par un al­to car­go eje­cu­ti­vo.

Ju­lis­sa Ar­ce su­peró el mie­do co­mo po­cos, con una au­da­cia y un va­lor sin lí­mi­tes, se es­for­zó siem­pre en el tra­ba­jo. Ju­lis­sa com­par­te sus ex­pe­rien­cias con la pu­bli­ca­ción de una se­rie de li­bros; tal vez el más leí­do sea “En­tre las som­bras del Sue­ño Ame­ri­cano”, don­de cuen­ta su as­cen­so en Wall Street.

En una si­tua­ción ad­ver­sa co­mo la ac­tual, hay mu­chos que se le­van­tan pa­ra lu­char por de­re­chos arre­ba­ta­dos, en­tre ellos mu­chas mu­je­res de di­ver­sas na­cio­na­li­da­des, co­mo Sa­ba Na­fees na­ci­da en Pa­kis­tán y que lle­gó a Fort Worth, Flo­ri­da, a los 11 años.

A par­tir de sus es­fuer­zos y de las puer­tas que le abrió DACA, hoy tie­ne un doc­to­ra­do en Bio­lo­gía Ma­te­má­ti­ca que per­mi­te com­pren­der me­jor los da­tos bio­ló­gi­cos de las en­fer­me­da­des y en­con­trar nue­vas for­mas de cu­rar­las o pre­ve­nir­las, su ca­mino no pue­de ser truncado. Mu­chas otras es­tán en las uni­ver­si­da­des, es­tu­dian­do. O ha­cien­do apor­ta­cio­nes im­por­tan­tes co­mo pro­fe­sio­nis­tas.

Con ese plu­ma­zo del Pre­si­den­te Trump, po­dría per­der­se mu­cho. De acuer­do con el Cen­tro pa­ra el Pro­gre­so Ame­ri­cano, con la eli­mi­na­ción de DACA se po­drían per­der 30,000 em­pleos ca­da mes, al­re­de­dor de 700,000 en los pró­xi­mos dos años.

Las pér­di­das eco­nó­mi­cas se­rían enor­mes, en los pró­xi­mos sie­te años de al­go más de 460,000 mi­llo­nes de dó­la­res. De acuer­do con USA Ci­ti­zens­hip and Im­mi­gra­tion Services en­tre 2012 y mar­zo de 2017 in­gre­sa­ron al pro­gra­ma DACA, 618,342 jó­ve­nes na­ci­dos en Mé­xi­co, 28,371 de El Sal­va­dor y 19,792 de Gua­te­ma­la que se­rían afec­ta­dos, jun­to con de­ce­nas de mi­les más de otras na­cio­na­li­da­des.

Fi­nal­men­te, una no­ta po­si­ti­va, Pro­cu­ra­do­res Ge­ne­ra­les de 15 Es­ta­dos in­ter­pu­sie­ron de­man­das con­tra la eli­mi­na­ción del DACA por par­te del Pre­si­den­te Trump, ar­gu­men­tan­do que su de­ci­sión tie­ne un per­fil ra­cial con­tra los me­xi­ca­nos. Un jo­ven lla­ma­do Martín Ba­ta­lla Vidal tam­bién in­ter­pu­so una de­man­da ar­gu­men­ta­do que la de­ci­sión de Trump pa­ra ter­mi­nar con DACA trans­for­mó su vi­da y la de cien­tos de mi­les.

¿Es es­te el ini­cio de una llu­via de de­man­das? Hay reac­cio­nes en con­tra de la ex­tin­ción del DACA, lo mis­mo en uni­ver­si­da­des, hos­pi­ta­les, em­pre­sas gran­des y pe­que­ñas de van­guar­dia en in­no­va­ción y tec­no­lo­gías, or­ga­ni­za­cio­nes em­pre­sa­ria­les e in­clu­so sin­di­ca­tos. El apo­yo a los drea­mers cre­ce­rá.

Si en­ten­de­mos la educación co­mo una par­te esen­cial en la vi­da de la gen­te, com­pren­de­re­mos que se tra­ta de opor­tu­ni­da­des igua­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.