PAR­TI­CI­PA­CIÓN CONS­TAN­TE Y AC­TI­VA

Así ha si­do siem­pre el pa­pel de las mu­je­res en el tra­ba­jo de cui­da­dos no re­mu­ne­ra­do.

Milenio - Todas - - Opinión - VA­LEN­TI­NA YE­SE­NIA DEL­GA­DO DEL­GA­DO Va­len­ti­na Ye­se­nia Del­ga­do Del­ga­do, Maes­tra en De­re­cho Fis­cal.

Re­cor­de­mos que es im­por­tan­te tan­to lo que se ga­na, co­mo lo que se gasta, pen­sar en la ma­ne­ra de ad­mi­nis­trar el suel­do, siem­pre se­rá en be­ne­fi­cio de un nú­cleo fa­mi­liar.

El tra­ba­jo re­mu­ne­ra­do y no re­mu­ne­ra­do han si­do tra­ta­dos co­mo una ex­ter­na­li­dad del sis­te­ma eco­nó­mi­co, el pri­me­ro se re­fie­re a aque­llas ac­ti­vi­da­des que rea­li­zan las per­so­nas al pro­du­cir bie­nes y ser­vi­cios con el fin de ob­te­ner un in­gre­so; el se­gun­do, son tra­ba­jos in­te­gra­dos por ac­ti­vi­da­des do­més­ti­cas en el ho­gar, de cui­da­dos y vo­lun­ta­rias, sin re­ci­bir suel­do al­guno. Lo que mues­tra que uno del otro se nu­tren en di­ver­sas ver­tien­tes; es así que aso­cián­do­los a los as­pec­tos de gé­ne­ro, he­mos pre­sen­cia­do que al pa­so de los años, aún exis­te la cons­tan­te de ob­viar o ana­li­zar la inequi­dad, que cas­ti­ga a las mu­je­res por su in­ser­ción más pre­ca­ria en el em­pleo y su car­ga na­da dis­mi­nui­da y po­co va­lo­ra­da.

El mercado la­bo­ral continúa sien­do una ins­ti­tu­ción por­ta­do­ra de de­sigual­da­des ge­ne­ran­do lí­mi­tes a las po­si­bi­li­da­des reales de ac­ce­so y per­ma­nen­cia de las mu­je­res, ya que su par­ti­ci­pa­ción es me­nor que la de los hom­bres.

Sin du­da, vi­vi­mos en una so­cie­dad don­de las mu­je­res ne­ce­si­tan es­tar ca­pa­ci­ta­das pa­ra en­fren­tar los re­tos co­ti­dia­nos, con­di­cio­na­das por su edad, ni­vel edu­ca­ti­vo, nú­me­ro de hi­jos, de­bien­do man­te­ner y cul­ti­var los va­lo­res con ma­yor in­sis­ten­cia que los hom­bres. En el ám­bi­to la­bo­ral, ca­si siem­pre, pre­dis­po­ne a las mu­je­res la in­ti­mi­da­ción, pues los hom­bres son a ve­ces quie­nes se en­cuen­tran más ca­pa­ci­ta­dos pa­ra rea­li­zar­lo, ya que las mu­je­res, pa­ra de­mos­trar su ca­pa­ci­dad de ges­tión, de­ben no so­lo ma­ni­fes­tar­lo me­dian­te la apli­ca­ción del co­no­ci­mien­to, sino de una con­duc­ta im­pe­ca­ble y, a pe­sar de ello y de los es­fuer­zos lo­gra­dos, si­guen sien­do me­nos re­mu­ne­ra­das que los hom­bres.

Es cier­to, las mu­je­res a lo largo de la his­to­ria han te­ni­do una par­ti­ci­pa­ción cons­tan­te y ac­ti­va en la vi­da so­cial, po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca. Sin em­bar­go, los car­gos de al­to ni­vel si­guen in­di­can­do una par­ti­ci­pa­ción ma­yo­ri­ta­ria de hom­bres, esto su­ce­de a con­se­cuen­cia de los tiem­pos que dis­po­nen las mu­je­res, de su do­ble ta­rea, de­di­car­se al ho­gar que de­fi­ni­ti­va­men­te es un tra­ba­jo no re­mu­ne­ra­do e in­fra­va­lo­ra­do, y sa­lir a tra­ba­jar pa­ra cu­brir las ne­ce­si­da­des bá­si­cas de su familia, la­bo­ran­do me­dios tiem­pos o tiem­pos ex­ten­sos me­nos re­mu­ne­ra­dos por el ti­po de pla­za que se les asig­na, y es aquí don­de se ob­ser­va una in­cor­po­ra­ción de­sigual en­tre hom­bres y mu­je­res, lo que quie­re de­cir que se per­ci­be una caí­da del tra­ba­jo no re­mu­ne­ra­do y un au­men­to del re­mu­ne­ra­do en los hom­bres al me­jo­rar los in­gre­sos.

De ahí re­sul­ta, que son las mu­je­res quie­nes ocu­pan los pues­tos de tra­ba­jo me­nos re­mu­ne­ra­dos, al rea­li­zar em­pleos sub­con­tra­ta­dos a destajo y tra­ba­jos po­co es­ta­bles, con es­ca­sos o nin­gún ac­ce­so al tra­ba­jo de­cen­te y en mu­chas oca­sio­nes a la pro­tec­ción so­cial. Lo que quie­re de­cir es que, si esto per­sis­te, ten­dre­mos que es­pe­rar otras dé­ca­das pa­ra eli­mi­nar com­ple­ta­men­te las di­fe­ren­cias sa­la­ria­les por gé­ne­ro. Por lo que, in­sis­to, se tra­ta de en­trar­le to­dos (au­to­ri­da­des y ciu­da­da­nos) a esa igual­dad de la que tan­to se ha­bla hoy, pues in­de­pen­dien­te­men­te de los pa­pe­les que jue­guen las pa­re­jas (mu­jer y hom­bre), sea den­tro o fue­ra de ca­sa, de la oficina, del tra­ba­jo, del ne­go­cio, del cam­po, de­be ha­ber igual­dad de ac­ti­vi­da­des, re­par­tir­se los queha­ce­res del ho­gar, el cui­da­do de los hi­jos, lle­var­los en un ho­ra­rio que no per­ju­di­que en lo la­bo­ral, pues con una bue­na or­ga­ni­za­ción, diá­lo­go y res­pe­to to­do se pue­de rea­li­zar en igual­dad de cir­cuns­tan­cias. Sien­do fle­xi­bles, hom­bres y mu­je­res de­ben ajus­tar sus de­ci­sio­nes y cam­bios en la can­ti­dad de tra­ba­jo re­mu­ne­ra­do y no re­mu­ne­ra­do al en­fren­tar si­tua­cio­nes di­ver­sas en el mercado la­bo­ral; lo­gran­do cam­bios. So­lo así, se po­drá de­cir que es­ta­mos en igual­dad de con­di­cio­nes.

Las mu­je­res, pa­ra de­mos­trar su ca­pa­ci­dad de ges­tión, de­ben no so­lo ma­ni­fes­tar­lo me­dian­te la apli­ca­ción del co­no­ci­mien­to sino de una con­duc­ta im­pe­ca­ble

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.