RE­CO­NO­CI­MIEN­TO DEL TRA­BA­JO DO­MÉS­TI­CO Y DE CUI­DA­DOS

Milenio - Todas - - Inmujeres - AÍ­DA CER­DA CRIS­TER­NA Aí­da Cer­da Cris­ter­na, Di­rec­to­ra de los De­re­chos Eco­nó­mi­cos de las Mu­je­res en el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de las Mu­je­res.

Al­can­zar la igual­dad de gé­ne­ro es una me­ta que lo­gra­re­mos so­la­men­te tra­ba­jan­do de ma­ne­ra co­rres­pon­sa­ble en­tre el go­bierno, las em­pre­sas y la so­cie­dad. Una de las ta­reas pen­dien­tes es la va­lo­ra­ción so­cial del tra­ba­jo do­més­ti­co y de cui­da­dos, pues si­gue sien­do de las con­tri­bu­cio­nes me­nos re­co­no­ci­das de las mu­je­res a la eco­no­mía de los ho­ga­res y al cre­ci­mien­to del país. ONU Mu­je­res ha lla­ma­do a es­ta car­ga “el im­pues­to ocul­to y más al­to de las mu­je­res en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos y de tiem­po”.

La so­bre­car­ga de res­pon­sa­bi­li­da­des y tiem­po des­ti­na­dos al man­te­ni­mien­to del ho­gar y al cui­da­do de ni­ñas, ni­ños, per­so­nas adul­tas ma­yo­res, en­fer­mas o con dis­ca­pa­ci­dad, li­mi­ta las opor­tu­ni­da­des de las mu­je­res de in­te­grar­se al mercado la­bo­ral, de con­ti­nuar estudiando y de ac­ce­der a pues­tos de to­ma de de­ci­sio­nes. Esto es gra­ve por­que la au­to­no­mía eco­nó­mi­ca es un fac­tor in­dis­pen­sa­ble pa­ra la igual­dad y el desa­rro­llo.

De acuer­do con McKin­sey Glo­bal Ins­ti­tu­te2, si en Mé­xi­co se ce­rra­ra la bre­cha en­tre mu­je­res y hom­bres en la fuer­za de tra­ba­jo, el Pro­duc­to In­terno Bru­to in­cre­men­ta­ría 43% pa­ra 2025. Por otro la­do, la de­sigual­dad en la par­ti­ci­pa­ción tiene un cos­to. El Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de las Mu­je­res3 ha es­ti­ma­do que la pér­di­da de ca­pi­tal hu­mano pro­ve­nien­te de lo que de­jan de ga­nar las me­xi­ca­nas con ni­vel edu­ca­ti­vo me­dio su­pe­rior y su­pe­rior que no se in­ser­tan en el mercado la­bo­ral as­cien­de a 240,000 mi­llo­nes de pe­sos al año. Es ur­gen­te cam­biar la cul­tu­ra de las or­ga­ni­za­cio­nes y los ro­les de gé­ne­ro pa­ra po­der apro­ve­char el ta­len­to de to­das las mu­je­res.

El sec­tor pri­va­do pue­de ha­cer mu­cho pa­ra re­mo­ver las ba­rre­ras que las mu­je­res en­fren­ta­mos pa­ra in­gre­sar y per­ma­ne­cer en el tra­ba­jo re­mu­ne­ra­do, así co­mo pa­ra con­tri­buir a la re­dis­tri­bu­ción del tra­ba­jo do­més­ti­co y de cui­da­dos que dia­ria­men­te rea­li­za­mos. La im­ple­men­ta­ción de me­di­das que per­mi­tan con­ci­liar la vi­da per­so­nal de mu­je­res y hom­bres con la vi­da la­bo­ral y que to­men en cuen­ta la di­ver­si­dad de fa­mi­lias, el im­pul­so a la tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal de sus em­plea­das –sin cas­ti­gar­las por el tiem­po de­di­ca­do a la li­cen­cia de maternidad y a los cui­da­dos, o por no ex­ten­der la jornada fue­ra de los horarios es­ta­ble­ci­dos por la or­ga­ni­za­ción–, la ins­ta­la­ción de sa­las de lac­tan­cia y el otor­ga­mien­to de licencias de pa­ter­ni­dad más pro­lon­ga­das, son prác­ti­cas que con­tri­bu­yen a es­ta­ble­cer un pi­so mínimo pa­ra el re­co­no­ci­mien­to de es­te ti­po de tra­ba­jo y a pro­mo­ver su dis­tri­bu­ción de ma­ne­ra más igua­li­ta­ria.

Exis­ten nu­me­ro­sas po­si­bi­li­da­des pa­ra crear den­tro de las em­pre­sas un am­bien­te la­bo­ral que ha­ga vi­si­ble y con­si­de­re el tra­ba­jo no re­mu­ne­ra­do. Una de ellas es la Nor­ma Me­xi­ca­na NMX-R-025-SCFI-2015 en Igual­dad La­bo­ral y No Dis­cri­mi­na­ción4, cer­ti­fi­ca­ción vo­lun­ta­ria que busca lo­grar un cam­bio en la cul­tu­ra de las or­ga­ni­za­cio­nes, de mo­do que mu­je­res y hom­bres ten­gan las mis­mas opor­tu­ni­da­des pa­ra cre­cer pro­fe­sio­nal­men­te, y que esto se lo­gre en co­rres­pon­sa­bi­li­dad con su vi­da per­so­nal, den­tro de un es­pa­cio con ac­ce­si­bi­li­dad, li­bre de vio­len­cia y dis­cri­mi­na­ción.

Es ne­ce­sa­rio dar al tra­ba­jo do­més­ti­co y de cui­da­dos el va­lor que tiene. Sin él, no po­dría­mos sa­lir a es­tu­diar y tra­ba­jar to­dos los días, man­te­ner­nos sa­lu­da­bles o dis­fru­tar de es­par­ci­mien­to. Re­co­noz­ca­mos la pro­duc­ti­vi­dad que ge­ne­ra y su apor­ta­ción tan­to al desa­rro­llo eco­nó­mi­co del país co­mo al bie­nes­tar de la so­cie­dad, los ho­ga­res y las per­so­nas. RE­FE­REN­CIAS: [1] ONU Mu­je­res (2016). Tra­ba­jo do­més­ti­co y de cui­da­dos no re­mu­ne­ra

do. Dis­po­ni­ble en: http://me­xi­co.un­wo­men.org/es/di­gi­te­ca/pu­bli­ca­cio­nes/2016/01/tra­ba­jo-do­mes­ti­co [2] McKin­sey Glo­bal Ins­ti­tu­te (2017). Whe­re will La­tin Ame­ri­ca’s growth co­me

from? Dis­po­ni­ble en: https://www.mckin­sey.com/fea­tu­red-in­sights/em­ploy­ment-and-growth/how-to-coun­ter-th­ree-th­reats-to-growth-in-la­tin-ame­ri­ca [3] Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de las Mu­je­res (2015). El cos­to eco­nó­mi­co de des­per­di

ciar el ta­len­to fe­me­nino. Dis­po­ni­ble en: http://ce­doc.inmujeres.gob.mx/ do­cu­men­to­s_­down­load/Bo­le­ti­nN6.pdf [4] Más in­for­ma­ción en https://www.gob.mx/inmujeres/ac­cio­nes-ypro­gra­mas/nor­ma-me­xi­ca­na-nmx-r-025-scfi-2015-en-igual­dad-la­bo­ral-y-no-dis­cri­mi­na­cion.

Es ur­gen­te cam­biar la cul­tu­ra de las or­ga­ni­za­cio­nes y los ro­les de gé­ne­ro pa­ra po­der apro­ve­char el ta­len­to de to­das las mu­je­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.