PAR­TI­CI­PA­CIÓN LA­BO­RAL FE­ME­NI­NA

Si se lo­gra ele­var, trae­ría be­ne­fi­cios so­cia­les y eco­nó­mi­cos enor­mes.

Milenio - Todas - - Academia -

Da­vid Ka­plan, es­pe­cia­lis­ta Sé­nior en la Di­vi­sión de Mer­ca­dos La­bo­ra­les y Se­gu­ri­dad So­cial del Banco In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo (BID), sos­tie­ne que es muy ba­ja la par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res en la vi­da la­bo­ral me­xi­ca­na. Cuan­do ve las di­fe­ren­cias de gé­ne­ro en el des­em­pleo, subem­pleo, y des­em­pleo en­cu­bier­to, ob­ser­va que las ci­fras no siem­pre son más des­fa­vo­ra­bles pa­ra las mu­je­res. Las ta­sas de in­for­ma­li­dad y des­em­pleo son si­mi­la­res pa­ra mu­je­res y hom­bres, mien­tras la ta­sa de subem­pleo es me­nor pa­ra las mu­je­res que pa­ra los hom­bres.

Es gra­ve la dis­mi­nui­da par­ti­ci­pa­ción la­bo­ral de las mu­je­res. Y tiene que ver con fal­ta de opor­tu­ni­da­des, dis­cri­mi­na­ción, edu­ca­ción y la car­ga del cui­da­do. Ello afec­ta la ta­sa de em­pleo en ge­ne­ral, y es re­du­ci­da por­que la del em­pleo fe­me­nino es ex­tre­ma­da­men­te ba­ja.

El em­pleo de mu­je­res es de 45.1%, 14.3 pun­tos por­cen­tua­les me­nos que el promedio de los paí­ses de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coo­pe­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (OCDE) (59.4%). Es­ta ba­ja par­ti­ci­pa­ción fe­me­ni­na en el mercado la­bo­ral es ade­más un pro­ble­ma so­cial, pe­ro cla­ra­men­te es un pro­ble­ma eco­nó­mi­co tam­bién.

La OCDE es­ti­ma que una re­duc­ción de 50% en la bre­cha de gé­ne­ro res­pec­to a la par­ti­ci­pa­ción la­bo­ral ge­ne­ra­ría 1,100 dó­la­res adi­cio­na­les al Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB) per cá­pi­ta en 2040.

El ex­per­to se pregunta ¿por qué la ta­sa de em­pleo de mu­je­res es tan ba­ja en Mé­xi­co? Por fal­ta de opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les. Hay una fuer­za la­bo­ral po­ten­cial de 16.3% de mu­je­res disponibles pa­ra tra­ba­jar, pe­ro no bus­can em­pleo ac­ti­va­men­te. A es­te gru­po ha­bría que agre­gar mu­chas ma­dres sol­te­ras que no es­tán disponibles pa­ra tra­ba­jar por fal­ta de op­cio­nes via­bles pa­ra el cui­da­do de sus hi­jos. Las nor­mas cul­tu­ra­les que aún exis­ten, su­po­nen que la mu­jer de­be es­tar en ca­sa, lo que es par­te de la ex­pli­ca­ción.

El cui­da­do de los hi­jos se agra­va de­bi­do a que Mé­xi­co es el país de la OCDE con más horas de tra­ba­jo por per­so­na ocu­pa­da. Se­gún un es­tu­dio re­cien­te de la OCDE, en Mé­xi­co 17.8 % de los hom­bres ocu­pa­dos y 8.9% de mu­je­res tra­ba­jan 60 horas o más ca­da se­ma­na. El promedio de la OCDE es de 7.9% pa­ra hom­bres y 3.1% pa­ra mu­je­res. Las ci­fras de Chi­le, el úni­co otro país la­ti­noa­me­ri­cano con es­tas ci­fras re­por­ta­das, son 10.7% pa­ra hom­bres y 5.5% pa­ra mu­je­res. Tal vez un adul­to en una familia con hi­jos pue­da es­tar en la oficina has­ta las 10 de la no­che, pe­ro al­guien ten­drá que ocu­par­se de ellos. La pro­ba­bi­li­dad de que sea la mu­jer quien sa­cri­fi­que su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, an­te la po­si­bi­li­dad de que la mamá y el pa­pá ten­gan horarios la­bo­ra­les in­ten­si­vos, es muy al­ta.

Ka­plan afir­ma que la dis­cri­mi­na­ción la­bo­ral tiene mu­cho que ver con el pro­ble­ma. Nos ho­rro­ri­za­mos al ver a un je­fe des­pi­dien­do a una mu­jer por es­tar em­ba­ra­za­da, las es­ta­dís­ti­cas del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Geo­gra­fía (INE­GI) se­ña­lan que las prue­bas de em­ba­ra­zo obli­ga­to­rias son co­mu­nes en el mun­do del tra­ba­jo. Ade­más, mu­chos anun­cios de tra­ba­jo son cla­ra­men­te dis­cri­mi­na­to­rios, pi­dien­do que la mu­jer sea jo­ven y fí­si­ca­men­te bo­ni­ta, sol­te­ra y sin hi­jos, o de tez blan­ca. En el lu­gar del tra­ba­jo, 6.6% de mu­je­res tra­ba­ja­do­ras ha ex­pe­ri­men­ta­do al­gún ti­po de vio­len­cia se­xual, in­clu­yen­do in­ti­mi­da­ción, aco­so-hos­ti­ga­mien­to y abu­so. En ge­ne­ral, 22.5% de mu­je­res tra­ba­ja­do­ras ha su­fri­do al­gún ti­po de vio­len­cia en el ám­bi­to la­bo­ral. An­te es­te pa­no­ra­ma la­bo­ral, la de­ci­sión de mu­chas mu­je­res de no par­ti­ci­par en el mercado la­bo­ral es fá­cil de en­ten­der.

Las de­ci­sio­nes edu­ca­ti­vas tam­bién pue­den te­ner al­go que ver con el pro­ble­ma. Tra­di­cio­nal­men­te son los ni­ños quie­nes es­tu­dian ca­rre­ras de Cien­cia, Tec­no­lo­gía, In­ge­nie­ría y Ma­te­má­ti­cas (STEM, por sus si­glas en in­glés), que sue­len ser las más de­man­da­das en el mercado la­bo­ral, mien­tras las ni­ñas es­tu­dian ca­rre­ras con peo­res pers­pec­ti­vas la­bo­ra­les. En es­te con­tex­to, un pro­gra­ma de orien­ta­ción la­bo­ral co­mo uno pi­lo­to exi­to­so pue­de fo­men­tar me­jo­res elec­cio­nes de ca­rre­ras por par­te de las ni­ñas y, por tan­to, me­jo­rar las opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les de las mu­je­res.

La par­ti­ci­pa­ción la­bo­ral fe­me­ni­na en Mé­xi­co es ex­tre­ma­da y preo­cu­pan­te­men­te ba­ja. Si el país pu­die­ra en­con­trar for­mas de ele­var la par­ti­ci­pa­ción la­bo­ral fe­me­ni­na, al me­nos a los ni­ve­les de otros paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, los be­ne­fi­cios so­cia­les y eco­nó­mi­cos po­drían ser enor­mes.

La pro­ba­bi­li­dad de que sea la mu­jer quien sa­cri­fi­que su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, an­te la po­si­bi­li­dad de que la mamá y el pa­pá ten­gan horarios la­bo­ra­les in­ten­si­vos, es muy al­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.