MARIANA LÓ­PEZ OR­TE­GA

Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Ge­ria­tría.

Milenio - Todas - - Carta Editorial - MARIANA LÓ­PEZ OR­TE­GA In­ves­ti­ga­do­ra en Cien­cias Mé­di­cas, Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Ge­ria­tría. Mariana Ló­pez Or­te­ga,

La po­bla­ción me­xi­ca­na es­tá en­ve­je­cien­do a un rit­mo ace­le­ra­do y se es­pe­ra que, en me­nos de 20 años, la pro­por­ción de adul­tos de 60 años y más se du­pli­que. En el año 2015, es­te gru­po de la po­bla­ción su­peró por pri­me­ra vez al gru­po de los ni­ños de 0 a 4 años y se es­pe­ra que en 2050 las per­so­nas ma­yo­res lle­guen a re­pre­sen­tar 25% de la po­bla­ción. El en­ve­je­ci­mien­to po­bla­cio­nal y el cam­bian­te per­fil de sa­lud- en­fer­me­dad ha­cia un cons­tan­te in­cre­men­to de en­fer­me­da­des crónicas y sus con­se­cuen­cias, im­po­nen im­por­tan­tes re­tos eco­nó­mi­cos, so­cia­les y de aten­ción en sa­lud. Uno de los re­tos es con­tar con ser­vi­cios ade­cua­dos que per­mi­tan aten­der las ne­ce­si­da­des de­ri­va­das de es­tos cam­bios.

Por otra par­te, la fal­ta de un sis­te­ma pro­fe­sio­nal y es­pe­cia­li­za­do de cui­da­dos de largo pla­zo de­le­ga a la familia el cui­da­do y aten­ción de los adul­tos ma­yo­res, que la con­vier­te en la fuen­te prin­ci­pal de so­por­te y de cui­da­dos.

El co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co so­bre en­ve­je­ci­mien­to en Mé­xi­co ha cre­ci­do de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va; sin em­bar­go, la in­ves­ti­ga­ción so­bre la mag­ni­tud y el va­lor del apo­yo fa­mi­liar a los adul­tos ma­yo­res a ni­vel na­cio­nal es aún es­ca­sa.

Con­tri­bu­yen­do en es­te sen­ti­do, el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Geo­gra­fía (INE­GI) pu­bli­ca anual­men­te las cuen­tas sa­té­li­tes co­mo par­te del Sis­te­ma de Cuen­tas Na­cio­na­les de Mé­xi­co. Es­pe­cí­fi­ca­men­te, la Cuen­ta Sa­té­li­te del Sec­tor Sa­lud de Mé­xi­co (CSSSM) per­mi­te di­men­sio­nar la im­por­tan­cia de es­te sec­tor, al es­ti­mar el va­lor de pro­duc­ción y la es­truc­tu­ra del sec­tor sa­lud, así co­mo la va­lo­ra­ción del Tra­ba­jo No Re­mu­ne­ra­do que los ho­ga­res des­ti­nan a la Sa­lud (TNRS).

Pa­ra el año 2016, la CSSSM (año ba­se 2013) re­por­ta un Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB) del sec­tor sa­lud con res­pec­to del PIB na­cio­nal equi­va­len­te al 5.6% de la eco­no­mía na­cio­nal. De es­te to­tal, 4.2% equi­va­le a ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas del sec­tor sa­lud y 1.5% es el va­lor del tra­ba­jo no re­mu­ne­ra­do en cui­da­dos de sa­lud. Así, del to­tal del PIB del sec­tor sa­lud, 74.4% co­rres­pon­de a las ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas del sec­tor y 25.6% al TNRS. Del 1.5% del PIB que re­pre­sen­ta el TNRS, 0.4% del PIB co­rres­pon­de al va­lor de los cui­da­dos a per­so­nas de 60 años y más.

Los cui­da­dos a per­so­nas de 60 años y más han cre­ci­do co­mo pro­por­ción del to­tal de cui­da­dos de sa­lud en los úl­ti­mos sie­te años (2009-2016), re­pre­sen­tan­do 23.5% del TNRS en 2009 y 25.5% en 2016 por un va­lor de 73,679 mi­llo­nes de pe­sos. Co­mo su­ce­de con el cui­da­do a otros gru­pos de edad, los cui­da­dos de sa­lud den­tro del ho­gar des­ti­na­dos a per­so­nas de 60 años y más son rea­li­za­dos prin­ci­pal­men­te por mu­je­res, quie­nes apor­ta­ron 72% del to­tal del va­lor eco­nó­mi­co por un promedio de 7.2 horas por se­ma­na, com­pa­ra­do con 4.8 horas de­di­ca­das en promedio por los hom­bres.

En cuan­to al to­tal de tiem­po des­ti­na­do a di­chos cui­da­dos, los hom­bres rea­li­za­ron 32.3%, y las mu­je­res 67.7%. En cuan­to a la pro­por­ción de tiem­po de­di­ca­do por ti­po de ac­ti­vi­dad rea­li­za­da, des­ta­can: ba­ñar, asear o arre­glar a la per­so­na ma­yor y darle de co­mer o ayu­dar­lo a ha­cer­lo, que re­pre­sen­tan 43% del to­tal del tiem­po de­di­ca­do a los cui­da­dos.

Es­ta in­for­ma­ción ha­ce cla­ra la im­por­tan­cia de es­ti­mar el va­lor eco­nó­mi­co de los cui­da­dos a las per­so­nas ma­yo­res y vi­si­bi­li­zar así la enor­me con­tri­bu­ción del tra­ba­jo no re­mu­ne­ra­do y con­tar con in­su­mos pa­ra el di­se­ño de es­tra­te­gias de apo­yo a es­tos cui­da­do­res.

Por otra par­te, da cuen­ta de las per­sis­ten­tes inequi­da­des de gé­ne­ro al ser nue­va­men­te en las mu­je­res so­bre quie­nes re­cae la ma­yor car­ga de es­tos cui­da­dos. Esto, en un gran nú­me­ro de oca­sio­nes, en de­tri­men­to de su sa­lud fí­si­ca y emo­cio­nal, así co­mo de su desa­rro­llo per­so­nal y pro­fe­sio­nal.

Es cla­ro tam­bién que es in­dis­pen­sa­ble apo­yar a quie­nes brin­dan cui­da­do a las per­so­nas ma­yo­res, pa­ra dis­mi­nuir, en la me­di­da de lo po­si­ble, el im­pac­to ne­ga­ti­vo que fre­cuen­te­men­te ge­ne­ra la in­ten­si­dad del cui­da­do en la sa­lud fí­si­ca y emo­cio­nal de quie­nes aho­ra asu­men es­tas ta­reas. Un gran nú­me­ro de paí­ses tan­to de in­gre­sos al­tos, co­mo de in­gre­sos me­dios, si­mi­la­res a nues­tro país, han desa­rro­lla­do múl­ti­ples es­tra­te­gias de apo­yo a las per­so­nas cui­da­do­ras. Los to­ma­do­res de de­ci­sio­nes pue­den re­vi­sar­las y con­si­de­rar su fac­ti­bi­li­dad pa­ra ser re­pli­ca­das o adap­ta­das en el país.

Co­mo su­ce­de con el cui­da­do a otros gru­pos de edad, los cui­da­dos de sa­lud den­tro del ho­gar des­ti­na­dos a per­so­nas de 60 años y más son rea­li­za­dos prin­ci­pal­men­te por mu­je­res

FUEN­TE: Ela­bo­ra­ción pro­pia a par­tir de in­for­ma­ción ge­ne­ra­da en el INE­GI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.