TE­RE­SA GUE­RRA

ONU Mu­je­res Mé­xi­co

Milenio - Todas - - Carta Editorial - TE­RE­SA GUE­RRA Te­re­sa Gue­rra, Es­pe­cia­lis­ta en es­ta­dís­ti­cas con pers­pec­ti­va de gé­ne­ro en ONU Mu­je­res Mé­xi­co.

La de­sigual­dad en­tre mu­je­res y hom­bres co­mien­za en el ho­gar, en la di­vi­sión de las ta­reas co­ti­dia­nas y continúa ma­ni­fes­tán­do­se en prác­ti­ca­men­te to­das las es­fe­ras de la so­cie­dad, in­clu­yen­do el ám­bi­to la­bo­ral. En Mé­xi­co, la par­ti­ci­pa­ción la­bo­ral de las mu­je­res es al­re­de­dor de 44%, mien­tras que la de los hom­bres es de 78% En 2016, la bre­cha de gé­ne­ro en el em­pleo en Mé­xi­co fue de las más al­tas en com­pa­ra­ción con los de­más paí­ses de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coo­pe­ra­ción y Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (OCDE) Si so­lo se com­pa­ra la ta­sa de em­pleo fe­me­nino, la par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res me­xi­ca­nas es de las más ba­jas, so­lo por en­ci­ma de Tur­quía (28.7%) y Gre­cia (41.7%), y muy por de­ba­jo del promedio de los paí­ses de la OCDE (60.1%). Asi­mis­mo, las bre­chas de gé­ne­ro en la par­ti­ci­pa­ción la­bo­ral tien­den a in­cre­men­tar­se du­ran­te los años de for­ma­ción de la familia y du­ran­te la maternidad.

De acuer­do con la OCDE, las mu­je­res en Mé­xi­co rea­li­zan más de tres cuar­tas par­tes de to­do el tra­ba­jo do­més­ti­co y de cui­da­dos de ni­ñas y ni­ños sin re­mu­ne­ra­ción. Es de­cir, las mu­je­res de­di­can 28.8 horas a la se­ma­na a las ac­ti­vi­da­des de cui­da­do, mien­tras que los hom­bres só­lo les de­di­can 12.4 horas a la se­ma­na3. Lo an­te­rior no es me­nor: el va­lor eco­nó­mi­co en Mé­xi­co del tra­ba­jo do­més­ti­co y de cui­da­do no re­mu­ne­ra­do, lle­va­do a ca­bo ca­si en su to­ta­li­dad por mu­je­res, as­cen­dió a más de 24% del Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB) en 20154, lo que de­mues­tra la im­por­tan­cia de es­te ti­po de tra­ba­jo, así co­mo la ne­ce­si­dad de re­co­no­cer­lo.

Es­ta so­bre­car­ga de tra­ba­jo afec­ta des­pro­por­cio­na­da­men­te a las mu­je­res. Si se su­man las horas de­di­ca­das al tra­ba­jo pa­ga­do más las des­ti­na­das al tra­ba­jo no re­mu­ne­ra­do, en el ca­so de Mé­xi­co, los hom­bres con­tri­bu­yen un po­co más de 40%, mien­tras que las mu­je­res de­di­can 60% Es de­cir, las mu­je­res me­xi­ca­nas tra­ba­jan más horas que los hom­bres y a pe­sar de que ellas tie­nen ac­ce­so al mercado de tra­ba­jo, esto no ha si­do un fac­tor pa­ra que el tra­ba­jo do­més­ti­co que rea­li­zan dis­mi­nu­ya o se com­par­ta de ma­ne­ra más igua­li­ta­ria al interior de los ho­ga­res.

En­tre las im­pli­ca­cio­nes que tiene es­te ti­po de de­sigual­dad es­tán el dis­po­ner de me­nos tiem­po pa­ra la par­ti­ci­pa­ción so­cial y po­lí­ti­ca, la es­pe­cia­li­za­ción, el apren­di­za­je y el ocio. Ade­más, cuen­tan con me­nor tiem­po pa­ra el cui­da­do per­so­nal, lo que ge­ne­ra re­per­cu­sio­nes en la sa­lud fí­si­ca y men­tal.

En el ám­bi­to la­bo­ral tie­nen más di­fi­cul­ta­des pa­ra avan­zar en su pro­fe­sio­na­li­za­ción e in­ser­tar­se en un tra­ba­jo bien re­mu­ne­ra­do fue­ra del ho­gar, ya que la ne­ce­si­dad de horarios y es­que­mas fle­xi­bles las obli­ga a in­ser­tar­se en tra­ba­jos de me­nor va­lo­ra­ción, me­no­res in­gre­sos y sin pro­tec­ción so­cial.

Las mu­je­res tie­nen de­re­cho a las mis­mas opor­tu­ni­da­des que los hom­bres en el mercado la­bo­ral. Pa­ra lo­grar­lo, es ne­ce­sa­rio una co­rres­pon­sa­bi­li­dad so­cial en el tra­ba­jo do­més­ti­co y de cui­da­dos, me­dian­te la me­jo­ra y am­plia­ción de ser­vi­cios, in­fra­es­truc­tu­ra y po­lí­ti­cas de in­clu­sión la­bo­ral. Esto ten­drá un im­pac­to di­rec­to en el desa­rro­llo de país y se pro­mo­ve­rá un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co sus­ten­ta­ble pa­ra to­da la so­cie­dad. Só­lo así se po­drá lo­grar una igual­dad sus­tan­ti­va en­tre mu­je­res y hom­bres. RE­FE­REN­CIAS: [1] INE­GI, En­cues­ta Na­cio­nal de Ocu­pa­ción y Em­pleo 2018. [2] Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coo­pe­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos OCDE. La Lu­cha por la Igual­dad de Gé­ne­ro: Una Ba­ta­lla Cuesta Arriba (2017). Con­sul­ta­do en: http://www.oecd.org/me­xi­co/Gen­der2017-MEX-es.pdf [3] INE­GI En­cues­ta Na­cio­nal so­bre Uso del Tiem­po 2014 [4] INE­GI, En­cues­ta Na­cio­nal de Uso del tiem­po 2014 y Cuen­ta Sa­té­li­te del tra­ba­jo no re­mu­ne­ra­do en Mé­xi­co. [5] De acuer­do con el INE­GI, las prin­ci­pa­les di­fe­ren­cias se ob­ser­van en el tra­ba­jo pa­ra el mercado, pues­to que los hom­bres re­gis­tran un va­lor que du­pli­ca el de las mu­je­res; en con­tra­par­te, en el tra­ba­jo no re­mu­ne­ra­do de los ho­ga­res, las mu­je­res de 12 años y más tri­pli­can el re­gis­tra­do por los va­ro­nes. El tra­ba­jo no re­mu­ne­ra­do de los ho­ga­res in­clu­ye tra­ba­jo do­més­ti­co no re­mu­ne­ra­do pa­ra el pro­pio ho­gar, tra­ba­jo no re­mu­ne­ra­do de cui­da­do pa­ra los in­te­gran­tes del ho­gar, el tra­ba­jo no re­mu­ne­ra­do de apo­yo a otros ho­ga­res, tra­ba­jo no re­mu­ne­ra­do pa­ra la co­mu­ni­dad y tra­ba­jo no re­mu­ne­ra­do vo­lun­ta­rio.

La de­sigual­dad en­tre mu­je­res y hom­bres co­mien­za en el ho­gar, en la di­vi­sión de las ta­reas co­ti­dia­nas y continúa ma­ni­fes­tán­do­se en prác­ti­ca­men­te to­das las es­fe­ras de la so­cie­dad, in­clu­yen­do el ám­bi­to la­bo­ral

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.