RI­CAR­DO BU­CIO

Se­cre­ta­rio Eje­cu­ti­vo del SIPINNA

Milenio - Todas - - Carta Editorial - RI­CAR­DO BU­CIO Ri­car­do Bu­cio, Se­cre­ta­rio Eje­cu­ti­vo del Sis­te­ma Na­cio­nal de Pro­tec­ción In­te­gral de Ni­ñas, Ni­ños y Ado­les­cen­tes.

Cui­dar y es­tar a car­go de los her­ma­nos pe­que­ños, rea­li­zar ofi­cios —al­gu­nos in­clu­so pe­li­gro­sos y ex­te­nuan­tes— o que ro­ban tiem­po pa­ra es­tu­diar, des­can­sar o ju­gar, no so­lo cons­ti­tu­yen una vio­la­ción a la Cons­ti­tu­ción que prohí­be el tra­ba­jo in­fan­til y ado­les­cen­te an­tes de los 15 años, sino tam­bién una nor­ma­li­za­ción del abu­so y/o ex­plo­ta­ción. La de­fi­ni­ción de tra­ba­jo in­fan­til (re­mu­ne­ra­do o no) en Mé­xi­co se­ña­la que es el que se ha­ce con la par­ti­ci­pa­ción de una ni­ña, ni­ño y ado­les­cen­te en “una ac­ti­vi­dad que rea­li­za al mar­gen de la ley, en mu­chas oca­sio­nes en con­di­cio­nes pe­li­gro­sas o in­sa­lu­bres o en vio­la­ción a sus de­re­chos, lo cual les pue­de pro­du­cir efec­tos ne­ga­ti­vos in­me­dia­tos o en el fu­tu­ro pa­ra su desa­rro­llo fí­si­co, men­tal, psicológico o so­cial, u obs­ta­cu­li­zar su sa­lud”. Es­ta de­fi­ni­ción se ba­sa en la Re­so­lu­ción de la De­ci­moc­ta­va Con­fe­ren­cia In­ter­na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­cos del Tra­ba­jo rea­li­za­da en Ginebra.

Di­cha te­má­ti­ca es una for­ma más de vio­len­cia de gé­ne­ro, ya que si­guen sien­do más las ni­ñas y las ado­les­cen­tes quie­nes de­di­can más horas o en horarios pro­lon­ga­dos a las la­bo­res del ho­gar o al cui­da­do de otras per­so­nas. Mien­tras que son más ni­ños y ado­les­cen­tes los que es­tán en ac­ti­vi­da­des pe­li­gro­sas o en edad no per­mi­ti­da (co­mo el tra­ba­jo en la­dri­lle­ras, cam­pos to­ma­te­ros, etc.), se­gún los datos arro­ja­dos por el Mó­du­lo de Tra­ba­jo In­fan­til 2017 rea­li­za­do por el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Geo­gra­fía (INE­GI).

Y aun­que so­cial­men­te el tra­ba­jo in­fan­til más re­cha­za­do o vi­si­ble pue­de ser el re­la­cio­na­do con ni­ñez en si­tua­ción de calle o en las ca­lles, lo cier­to es que, se­gún es­te úl­ti­mo es­tu­dio, las ni­ñas, ni­ños y ado­les­cen­tes es­tán tra­ba­jan­do en su ma­yo­ría en ac­ti­vi­da­des en el cam­po, ga­na­de­ría, ca­za o pes­ca (al­re­de­dor de 700,000), en se­gun­do lu­gar en mi­ne­ría, cons­truc­ción e in­dus­tria (ca­si 500,000) o más de 100,000 en tra­ba­jo do­més­ti­co o in­clu­so en ser­vi­cios per­so­na­les o de vi­gi­lan­cia.

Los re­cien­tes datos da­dos a co­no­cer por el INE­GI son una me­di­ción del tra­ba­jo in­fan­til des­de una pers­pec­ti­va am­plia, que in­clu­ye tan­to el tra­ba­jo en ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas no per­mi­ti­das, co­mo el tra­ba­jo no re­mu­ne­ra­do en ac­ti­vi­da­des do­més­ti­cas en el pro­pio ho­gar en con­di­cio­nes no ade­cua­das.

Lo an­te­rior nos ayuda a di­men­sio­nar que la ex­plo­ta­ción in­fan­til, des­de la más su­til has­ta la más cruel co­mo la es­cla­vi­tud o la tra­ta de per­so­nas, pue­de es­tar in­clu­so re­la­cio­na­da con las per­so­nas más cer­ca­nas y las que de­bie­ran de ser las en­car­ga­das de pro­cu­rar las me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra su desa­rro­llo, es de­cir, su pro­pia familia. A la vez, tam­bién evi­den­cia que la prohi­bi­ción del tra­ba­jo in­fan­til no ha lo­gra­do erra­di­car­lo y que hay una nor­ma­li­za­ción so­cial del mis­mo. Los mo­ti­vos por los que es­te sec­tor de la po­bla­ción tra­ba­ja —que se cal­cu­la son 3.2 mi­llo­nes— tam­bién son di­ver­sos: el más co­mún es la po­bre­za, pe­ro tam­bién los lla­ma­dos usos y cos­tum­bres, la de­man­da de al­gu­nos sec­to­res de es­te ti­po de “mano de obra” o la pers­pec­ti­va de las fa­mi­lias de que no va­le la pe­na es­tu­diar por la ca­li­dad de la edu­ca­ción.

Si no se com­ba­te y erra­di­ca el tra­ba­jo in­fan­til se fo­men­ta la re­pro­duc­ción de la po­bre­za, ba­jo ni­vel edu­ca­ti­vo, afec­ta­cio­nes en su sa­lud fí­si­ca pre­sen­te y fu­tu­ra (que son aún más in­ten­sas que en las per­so­nas adul­tas por es­tar aún en eta­pa de desa­rro­llo) y las psi­co­ló­gi­cas por­que son más pro­pen­sos a la vio­len­cia, hu­mi­lla­ción y ex­plo­ta­ción.

Sin du­da, la so­lu­ción a es­ta pro­ble­má­ti­ca im­pli­ca el tra­ba­jo de mu­chas ins­ti­tu­cio­nes pa­ra san­cio­nar a quien vio­le la ley, pa­ra re­ti­rar del tra­ba­jo pe­li­gro­so a las y los ni­ños y ado­les­cen­tes –dan­do ca­pa­ci­ta­ción pa­ra otras ac­ti­vi­da­des y opor­tu­ni­da­des en em­pleos que no im­pli­quen ries­gos– y me­jo­ran­do la edu­ca­ción pa­ra que en reali­dad sig­ni­fi­que una he­rra­mien­ta pa­ra la mo­vi­li­dad so­cial.

Es tam­bién ta­rea de to­da la so­cie­dad en su con­jun­to de­tec­tar, de­fen­der, de­nun­ciar y en­ten­der que ni­ñas, ni­ños y ado­les­cen­tes, son, en es­te mo­men­to, eso: ni­ñez y ado­les­cen­cia que tie­nen de­re­cho a vi­vir es­ta eta­pa sin que na­da aten­te con­tra su desa­rro­llo, que su lu­gar es­tá en las au­las, jugando, estudiando y no en el cam­po, en una fá­bri­ca o cui­dan­do y ha­cien­do la­bo­res que les afec­ten en su desa­rro­llo.

La ex­plo­ta­ción in­fan­til, des­de la más su­til has­ta la más cruel —co­mo la es­cla­vi­tud o la tra­ta de per­so­nas—, pue­de es­tar re­la­cio­na­da con su pro­pia familia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.