Los spots de Mi­guel Án­gel Man­ce­ra

Milenio - - Al Frente - ÁL­VA­RO CUE­VA ¡atré­va­se a opinar! al­va­ro­cue­va@mi­le­nio.com

Al se­ñor no se le pue­de de­cir na­da por­que quie­nes lo cues­tio­nan lo ha­cen por en­vi­dia o por­que no al­can­zan a ver su gran­de­za

Si us­ted pen­sa­ba que los spots del quin­to In­for­me de go­bierno del Pre­si­den­te eran ma­los, era por­que no ha­bía vis­to los de Mi­guel Án­gel Man­ce­ra. ¡Qué co­sa más im­pre­sio­nan­te de pro­ta­go­nis­mo y va­ni­dad! No hay ma­ne­ra de ver­los y de no re­cha­zar­los.

Ojo: no es­toy ha­blan­do mal ni del se­ñor ni de su go­bierno. Es­toy afir­man­do que su es­tra­te­gia de co­mu­ni­ca­ción es abe­rran­te y a las prue­bas me re­mi­to.

Men­sa­je uno: allá va Mi­guel Án­gel Man­ce­ra pa­seán­do­se en co­che de lu­jo por las ca­lles va­cías de Ciu­dad de Mé­xi­co, mi­ran­do se­ña­les de trán­si­to que se van con­vir­tien­do en tex­tos de re­co­no­ci­mien­to pa­ra ca­da uno de sus lo­gros.

De­je us­ted la ac­ti­tud co­mo de es­tre­lla de ci­ne del doc­tor Man­ce­ra.

¿Quién, que no es­té su­frien­do de alu­ci­na­cio­nes, va pa­sean­do en ca­rro por la ca­pi­tal del país y mi­ran­do al­go así?

Men­sa­je dos: Mi­guel Án­gel Man­ce­ra lle­ga a un gim­na­sio pa­ra en­tre­nar en una ca­mi­na­do­ra mien­tras un hom­bre y una mu­jer lo mi­ran con una ad­mi­ra­ción des­me­di­da.

El se­ñor co­rre y co­rre. ¿Y qué ha­ce mien­tras tan­to? Re­pa­sa los lo­gros de su ad­mi­nis­tra­ción.

¿Quién en su sano jui­cio va co­rrien­do y aven­tán­do­se gua­ya­ba­zos? No, pe­ro lo peor de to­do no es es­to, sino el re­ma­te:

El doc­tor ter­mi­na (en cues­tión de se­gun­dos), sa­le y la mu­jer le pre­gun­ta al hom­bre si Mi­guel Án­gel Man­ce­ra es “siem­pre así”.

¿Así có­mo? ¡Quién sa­be! Pe­ro el ti­po le res­pon­de que sí. ¡Qué sí! ¿Qué le sa­be el se­ñor ése o qué?

Men­sa­je tres: Mi­guel Án­gel Man­ce­ra apa­re­ce sir­vién­do­le la ce­na a un gru­po de per­so­nas que no al­can­za­mos a iden­ti­fi­car mien­tras se que­ja de que en los úl­ti­mos cin­co años no ha­bía te­ni­do tiem­po pa­ra co­ci­nar.

¿Le si­go? No, me­jor no. Es ob­vio que los ase­so­res del doc­tor Man­ce­ra o no sa­ben na­da de es­to o lo odian.

Se su­po­ne que es­tos spots son un ejer­ci­cio de co­mu­ni­ca­ción que la ley le da a nues­tros go­ber­nan­tes pa­ra que in­for­men a la po­bla­ción de lo que hi­cie­ron en el úl­ti­mo año.

¿Y qué hi­zo el je­fe de Go­bierno de Ciu­dad de Mé­xi­co? Que­mar­se.

Por un la­do, por­que es­to es la cam­pa­ña de pro­mo­ción per­so­nal más des­ca­ra­da del mer­ca­do.

Y, por el otro, por­que en lu­gar de pin­tar­se co­mo un hom­bre sen­sa­to, hu­mil­de y que tra­ba­ja en equi­po, se au­to­rre­tra­tó co­mo un per­so­na­je va­ni­do­so, arro­gan­te e in­ca­paz de re­co­no­cer la la­bor de sus co­la­bo­ra­do­res.

¿Por qué en nin­guno de sus spots le dio las gra­cias a su equi­po, a los cons­ti­tu­yen­tes o a al­guien más?

Bueno, ya, no va­ya­mos tan lejos. ¿Por qué no se con­cre­tó a ha­blar de lo que su­ce­dió en Ciu­dad de Mé­xi­co en su úl­ti­mo año de tra­ba­jo?

Es tan ma­la su es­tra­te­gia que más allá de las bron­cas en las que se va a me­ter con las au­to­ri­da­des elec­to­ra­les, los chi­lan­gos mi­ran eso y se mo­les­tan.

¿A quién le im­por­ta si el se­ñor cocina pas­ta, en­sa­la­da o ta­cos an­te pro­ble­mas co­mo la in­se­gu­ri­dad y las inun­da­cio­nes, por men­cio­nar so­lo al­gu­nos? ¡A quién!

¿Pe­ro sa­be qué es lo más iró­ni­co de es­tos anun­cios? Que la ma­yo­ría de ellos in­sis­ten en que a don Mi­guel Án­gel se le cri­ti­ca mu­cho. Es­to, que de­be­ría ser un fo­co ro­jo, se me­nos­pre­cia. Con­clu­sión: al se­ñor no se le pue­de de­cir na­da por­que quie­nes lo cues­tio­nan lo ha­cen por en­vi­dia o por­que no al­can­zan a ver su gran­de­za.

Y yo que me que­ja­ba de los spots del Pre­si­den­te. Es­to es­tá muy mal. ¿O us­ted qué opi­na? M

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.