El clá­si­co úl­ti­mo sus­to­te

Milenio - - Al Frente - JAI­RO CA­LIX­TO AL­BA­RRÁN jai­ro.ca­lix­to@mi­le­nio.com www.twit­ter.com/jai­ro­ca­lix­to o

Ten­go la im­pre­sión, no sé qué pien­sen us­te­des, de que to­do lo que es­tá pa­san­do en el país es en reali­dad un si­mu­la­cro, co­mo los de Sky Alert que suel­tan a tra­vés de Twit­ter y que te po­nen co­mo ga­lli­na sin ca­be­za bus­can­do apro­ve­char los 40 se­gun­dos que tie­nes de chan­ce pa­ra bus­car un lu­gar dón­de re­fu­giar­te de un su­pues­to tem­blor que nun­ca lle­ga.

Un en­sa­yo que, si bien te po­ne los pe­los de pun­ta y te des­pier­ta las ga­nas de tor­cer­le el pes­cue­zo al chis­to­so o al pen­de­jo que apre­tó el bo­tón, te pre­pa­ra pa­ra la ho­ra bue­na, cuan­do de a de ve­ras se pon­ga la co­sa real­men­te te­lú­ri­ca.

Así, ten­go la im­pre­sión que cuan­do un al­to fun­cio­na­rio, un se­cre, di­pu­tei­bol, con­gre­sis­ta o po­lí­ti­co en ge­ne­ral suel­ta al­gún lu­ga­ra­zo co­mún o an­te una evi­den­te fal­ta de jui­cio o atra­co en des­po­bla­do, jus­ti­fi­ca sus ac­tos u omi­sio­nes can­tan­do el clá­si­co “si te vie­nen a con­tar co­si­tas ma­las de mí, man­da a to­dos a vo­lar y di­les que yo no fui”, so­la­men­te lo ha­cen pa­ra pro­bar­nos, pa­ra ver si es­ta­mos aler­tas, so­la­men­te pa­ra ca­li­brar nues­tra ca­pa­ci­dad de reac­ción.

Lo vi­vi­mos con lo del so­ca­vón de pie­dra so­ca­vón del se­ñor Ruiz Es­par­za, el cu­ña­do del se­cre Mi­ran­da, las res­pues­tas ins­ti­tu­cio­na­les a “La es­ta­fa maes­tra”, con los fun­cio­na­rios que na­da más fue­ron a sa­lir en la fo­to con los dam­ni­fi­ca­dos y on­das por el es­ti­lo.

Di­go, se­gu­ro no hay ma­la fe pe­ro no es­ta­ría mal que en vez de tan­to cen­so, pro­to­co­los y ja­la­das con­for­me a de­re­cho, le en­tre­guen a los dam­ni­fi­ca­dos las des­pen­sas más allá del mo­men­to cor­po­ra­ti­vo-me­diá­ti­co. De he­cho, si no les im­por­ta, yo le su­ge­ri­ría al go­bierno fe­de­ral man­de me­nos fun­cio­na­rios y achi­chi­cles que no­más es­tor­ban y gas­tan for­tu­nas en viá­ti­cos y es­tan­cias en pri­me­ra cla­se.

Co­mo quie­ra que sea, el más re­cien­te si­mu­la­cro le co­rres­pon­dió a la com­pa­ñía Ca­bify de trans­por­ta­ción eje­cu­ti­va, que an­te la te­rri­ble tra­ge­dia de Ma­ra Cas­ti­lla en Pue­bla, con gran hu­ma­nis­mo dio el pé­sa­me, se des­lin­dó y lue­go se la­vó las ma­nos sin asu­mir nin­gu­na res­pon­sa­bi­li­dad co­mo la SCT an­te el dra­ma del Pa­so Ex­press. El mis­mo es­ti­lo al que re­cu­rri­ría Uber si hu­bie­ra si­do el ca­so.

Pe­ro lo de Ma­ra, cri­men que ha re­su­ci­ta­do el #SiMeMa­tan que bus­ca re­sal­tar la lu­cha con­tra los fe­mi­ni­ci­dios que nie­gan las ci­fras ofi­cia­les, so­lo es acha­ca­ble a la bes­tia ham­brien­ta de 97 por cien­to de im­pu­ni­dad que de ma­ne­ra es­pec­tral lo de­vo­ra to­do.

A lo me­jor to­do es­to es una ma­la pe­lí­cu­la con un guión sa­do­ma­so­cas al que so­lo le fal­ta el clá­si­co úl­ti­mo sus­to­te pa­ra que ga­nen los bue­nos. M

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.