Un día más de cen­so

Milenio - - Política -

[ La Se­da­tu in­for­mó que el cen­so en Ju­chi­tán, Oa­xa­ca, se ex­ten­dió has­ta ayer pa­ra com­pro­bar que to­das las vi­vien­das afec­ta­das sean re­gis­tra­das. [ La SEP in­for­mó que avan­za en la crea­ción de un Plan Maes­tro de Re­cons­truc­ción pa­ra reha­bi­li­tar a la bre­ve­dad las es­cue­las da­ña­das por el sis­mo. [ La se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra anun­ció que el Co­le­gio de Ar­qui­tec­tos par­ti­ci­pa­rá en la re­cons­truc­ción de igle­sias, mo­nu­men­tos y mu­seos da­ña­dos.

El sis­mo nos des­per­tó a to­dos. Des­pués de lar­gos mi­nu­tos, mu­chos re­cor­da­mos las imá­ge­nes de 1985; el mie­do inun­da­ba el sub­cons­cien­te. A di­fe­ren­cia de en­ton­ces, en mi­nu­tos co­no­ci­mos qué ha­bía pa­sa­do a tra­vés de la te­le­vi­sión y las re­des so­cia­les.

Te­nía­mos luz y las trans­mi­sio­nes de los me­dios no se sus­pen­die­ron; vino el pri­mer re­por­te y un te­rre­mo­to de más de 8 gra­dos con epi­cen­tro en las cos­tas de Chia­pas nos ha­bía sa­cu­di­do en don­de más due­le, don­de es­tán los más po­bres, don­de quie­nes pier­den lo pier­den to­do.

El pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to se tras­la­dó al Ce­na­pred de in­me­dia­to y sus ins­truc­cio­nes fue­ron cla­ras. De­bía­mos ac­ti­var pro­to­co­los de aten­ción, pe­ro tam­bién aten­der y coor­di­nar en si­tio; las re­des co­men­za­ron a dar­nos una vi­sión que con­fir­ma­ba que Oa­xa­ca y Chia­pas ha­bían si­do muy afec­ta­dos.

De en­tra­da, des­ta­có nues­tra cul­tu­ra de pro­tec­ción ci­vil, que pu­so a buen res­guar­do a la gen­te. Los ciu­da­da­nos en­ten­de­mos la im­por­tan­cia de aten­der las ins­truc­cio­nes de las au­to­ri­da­des, sa­be­mos qué ha­cer cuan­do tiem­bla y eso sal­vó mi­les de vi­das, qui­zás has­ta en los lu­ga­res más apar­ta­dos.

Ya el vier­nes, me to­có ama­ne­cer en Chia­pas, don­de de in­me­dia­to tu­vi­mos una reunión pa­ra co­no­cer los in­ce­san­tes re­por­tes que lle­ga­ban. El des­plie­gue in­me­dia­to del Plan DN-III res­ca­tó a per­so­nas atra­pa­das, mo­vi­li­zó agua y bri­ga­das mé­di­cas.

En el es­ta­do fal­ta­ba luz y agua, y los ca­mi­nos ha­bían in­co­mu­ni­ca­do a al­gu­nos po­bla­dos, pe­ro la ins­truc­ción del Pre­si­den­te era cla­ra: de­bía­mos aten­der de in­me­dia­to las ne­ce­si­da­des de 1.5 mi­llo­nes de afec­ta­dos.

En co­mu­ni­da­des co­mo Pa­re­dón y Vi­lla­flo­res, co­no­cí his­to­rias que me con­mo­vie­ron. Cuan­do me sen­té en la ori­lla de una ban­que­ta, un niño me di­jo que se­guía muy asus­ta­do, ya que lle­vá­ba­mos más de 2 mil ré­pli­cas.

Su ca­sa es­ta­ba com­ple­ta­men­te des­trui­da y ha­bía per­di­do su ju­gue­te fa­vo­ri­to, un ba­lón del Amé­ri­ca. Es­cu­ché tam­bién la his­to­ria de una ni­ña que fue se­pul­ta­da por su ca­sa, y al sen­tir el pe­sar de quie­nes se que­dan so­la­men­te con la ro­pa que lle­van pues­ta, me di cuen­ta de que, a pe­sar de tan­to do­lor, las co­mu­ni­da­des no se do­blan.

Los días avan­za­ron y la pre­sen­cia del go­bierno, sin pre­ce­den­tes, era ma­yor con el pa­so de las ho­ras. En Tuxtla es­tá­ba­mos to­dos: Se­de­sol, IMSS, Isss­te, In­fo­na­vit, Co­na­gua, Se­da­tu, SEP, Cul­tu­ra y INAH, en­tre otros.

Jun­tos, en el trans­cur­so de 48 ho­ras, le­van­ta­mos el cen­so co­mo pi­dió el Pre­si­den­te. En un he­cho in­só­li­to, más de 7 mil fun­cio­na­rios nos des­ple­ga­mos pa­ra re­co­rrer 14 mil co­mu­ni­da­des y vi­si­tar 45 mil vi­vien­das.

Cien­tos de to­ne­la­das de co­mi­da y mi­les de li­tros de agua y le­che flu­ye­ron por las zo­nas afec­ta­das, se ins­ta­la­ron al­ber­gues y Co­me­do­res Co­mu­ni­ta­rios y, al fi­nal, la ac­ción del go­bierno fun­cio­nó pa­ra aten­der a los afec­ta­dos, que es lo que la gen­te es­pe­ra cuan­do hay una tra­ge­dia.

Hay que re­co­no­cer que, en me­dio del do­lor, los sol­da­dos, que son pue­blo, tien­den la mano a los su­yos. Nun­ca de­ja­rá de sor­pren­der­me su ca­pa­ci­dad de or­ga­ni­za­ción, su vo­ca­ción de ser-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.