EN SO­LO 20 MI­NU­TOS SE DE­FI­NIÓ LA SUER­TE DE LA JO­VEN UNI­VER­SI­TA­RIA Ese fue el lap­so que tar­dó el ta­xis­ta pa­ra de­ci­dir lle­var­se al mo­tel a Ma­ra, quien dor­mía en la parte tra­se­ra del au­to

Milenio - - Mp -

Du­ran­te 20 lar­gos mi­nu­tos, el pre­sun­to ase­sino de Ma­ra Fer­nan­da Cas­ti­lla pen­só qué ha­ría con la jo­ven de 19 años, dor­mi­da en el asien­to tra­se­ro del vehícu­lo de Ca­bify. Qui­zá in­ten­tó des­per­tar­la. Así se ex­pli­ca­rían las imá­ge­nes del vi­deo en que se ve a Ricardo Ale­xis Díaz pren­der la luz in­te­rior de la uni­dad y gi­rar pa­ra mi­rar a su pa­sa­je­ra.

Trans­cu­rri­do ese tiem­po, al­go zum­bó en su ce­re­bro y pu­so en marcha la uni­dad. A po­cas ca­lles del do­mi­ci­lio de Ma­ra en­tró a un Ox­xo y com­pró ci­ga­rros. Ade­lan­te es­ta­ba el mo­tel don­de la ase­si­nó, pe­ro si­guió de lar­go.

Mi­nu­tos des­pués se arre­pin­tió y dio vuel­ta en U pa­ra cir­cu­lar por la mis­ma ave­ni­da Sur 11. Más ade­lan­te se arre­pin­tió nue­va­men­te y dio una se­gun­da vuel­ta en U. Ya ron­da­ba el mo­tel. En­ton­ces de­ci­dió en­trar con Ma­ra aún dor­mi­da.

Pe­se a ser un mo­tel y po­der en­trar con el au­to has­ta la ha­bi­ta­ción, Ricardo Ale­xis sa­lió del co­che pa­ra pa­gar. Un em­plea­do se acer­có pa­ra le­van­tar la pe­que­ña plu­ma de ac­ce­so y tra­tó de ob­ser­var den­tro del vehícu­lo. Era su tra­ba­jo. Mi­ró o in­ten­tó mi­rar, pe­ro los vi­drios la­te­ra­les po­la­ri­za­dos se lo im­pi­die­ron.

El Che­vro­let So­nic, pla­cas UAY 6418, per­te­ne­ce a la ma­dre del pre­sun­to ase­sino. Él lo tra­ba­ja­ba y de esa for­ma se ayu­da­ba eco­nó­mi­ca­men­te. No ha­bía na­da ex­tra­or­di­na­rio en su his­to­ria. Te­nía un em­pleo, vi­vía con su pa­re­ja, era un hom­bre nor­mal. O lo fue... has­ta que se le pre­sen­tó una opor­tu­ni­dad de de­lin­quir: una jo­ven her­mo­sa, de 19 años, dor­mi­da en la parte tra­se­ra de su au­to.

En la bi­tá­co­ra del ho­tel es­tán ano­ta­das sus pla­cas, en las imá­ge­nes de sus cá­ma­ras apa­re­ce su ros­tro. En el re­gis­tro que en­tre­gó por la ma­ña­na el per­so­nal de lim­pie­za del mo­tel cons­ta, efec­ti­va­men­te, que fal­ta­ban una sá­ba­na y una toa­lla. En el cuar­to ha­bía hue­llas de san­gre.

El ras­tro que si­guió la po­li­cía po­bla­na ter­mi­na ahí, en el ho­tel. Ricardo Ale­xis re­pa­ró en al­go gra­ve pa­ra él: lle­va­ba un te­lé­fono con GPS que po­día ser ras­trea­do, al igual que el de Ma­ra. En ese pun­to el con­duc­tor de Ca­bify apa­gó el apa­ra­to y su hue­lla sa­te­li­tal des­apa­re­ció.

Lo que si­gue en es­ta his­to­ria lo tu­vo que de­du­cir la po­li­cía. Si bien el su­je­to fue de­te­ni­do el mar­tes 12 de septiembre en su ca­sa de Tlax­ca­la —don­de se ha­lla­ron per­te­nen­cias de Ma­ra, in­clui­do su te­lé­fono—, nun­ca acep­tó su cul­pa­bi­li­dad.

En su de­cla­ra­ción es­pon­tá­nea del sá­ba­do 9, ase­gu­ró que fue la pro­pia Ma­ra quien le pi­dió de­jar­la unos me­tros an­tes de su do­mi­ci­lio. Min­tió. Pron­to se de­tec­ta­ron sus con­tra­dic­cio­nes y fue de­te­ni­do. Sin em­bar­go, fal­ta­ba un ele­men­to fun­da­men­tal del ca­so: el cuer­po. Las au­to­ri­da­des po­bla­nas tra­za­ron en­ton­ces va­rias ru­tas que el con­duc­tor pu­do se­guir tras de­jar el mo­tel. La más ló­gi­ca era el Pe­ri­fé­ri­co Eco­ló­gi­co, que lle­va ki­ló­me­tros ade­lan­te a un pa­ra­je cer­cano a San­ta Ma­ría Xo­na­ca­te­pec.

Has­ta ahí lle­gó el jue­ves una bri­ga­da de 100 agen­tes de la pro­cu­ra­du­ría lo­cal pa­ra una di­li­gen­cia. Ese día no hu­bo éxi­to, pe­ro la la­bor con­ti­nuó al si­guien­te. Tras ho­ras de bús­que­da, en una hon­do­na­da, ha­lla­ron el cuer­po de Ma­ra. La jo­ven tar­dó se­gu­ra­men­te me­ses, años qui­zá, en de­ci­dir su tras­la­do a Pue­bla pa­ra es­tu­diar Cien­cias Po­lí­ti­cas. Su vic­ti­ma­rio de­ci­dió el fu­tu­ro de am­bos en 20 mi­nu­tos. m

La fu­ne­ra­ria en Xa­la­pa don­de ayer fue ve­la­da Ma­ra Cas­ti­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.