La so­cie­dad más ar­ma­da del mun­do

Milenio - - AL FRENTE - HÉC­TOR AGUI­LAR CA­MÍN hec­tor.agui­lar­ca­min@mi­le­nio.com

Leo con es­tu­por que en el úl­ti­mo me­dio si­glo ha muer­to más gen­te en Es­ta­dos Uni­dos por dis­pa­ro de ar­ma de fue­go que por to­das sus gue­rras jun­tas.

“En los úl­ti­mos 49 años”, di­ce The In­de­pen­dent, “han muer­to por ar­ma de fue­go 1.5 mi­llo­nes de ciu­da­da­nos es­ta­du­ni­den­ses. En to­dos los con­flic­tos bé­li­cos de ese país han muer­to 1.2 mi­llo­nes” (http://ind. pn/2kr8HXK).

Las ar­mas y los ti­ro­teos mor­ta­les son par­te del pai­sa­je es­ta­du­ni­den­se. Son tan es­ta­du­ni­den­ses co­mo la ham­bur­gue­sa. Son tam­bién, jun­to con el ra­cis­mo, la ma­yor ex­pre­sión de bar­ba­rie de una so­cie­dad que, por otra par­te, pue­de repu­tar­se co­mo la más mo­der­na del pla­ne­ta.

No hay so­cie­dad que re­sis­ta la po­si­bi­li­dad de te­ner ar­mas y no dis­pa­rar­las. Su­ce­de en Mé­xi­co con la vio­len­cia del cri­men or­ga­ni­za- do, cu­ya ca­rac­te­rís­ti­ca fun­da­men­tal es que es­tá ar­ma­do has­ta los dien­tes —con ar­mas com­pra­das en ar­me­rías es­ta­du­ni­den­ses.

La pre­sen­cia de ar­me­rías en el pai­sa­je es­ta­du­ni­den­se es abru­ma­do­ra. Hay 64 mil 747 lu­ga­res con li­cen­cia pa­ra ven­der ar­mas, fren­te a 55 mil 246 ca­fe­te­rías (ci­fras de 2016), 37 mil 716 tien­das de co­mes­ti­bles (ci­fras de 2014), 14 mil 310 McDo­nald’s (ci­fras de 2014) y 10 mil 483 Star­bucks (ci­fras de 2013).

Aho­ra bien, si con­ta­mos a los co­lec­cio­nis­tas, a los pro­duc­to­res y a los im­por­ta­do­res de ar­mas co­mo co­mer­cian­tes del ra­mo, el número to­tal de ne­go­cios de ar­mas sube a 138 mil 659, más que el número to­tal de es­cue­las del país, que son 98 mil 328.

La con­se­cuen­cia es que en Es­ta­dos Uni­dos mue­ren por ar­ma de fue­go 29.7 per­so­nas por ca­da mi­llón de ha­bi­tan­tes. En Ca­na­dá, so­lo 5.1. En Ale­ma­nia 1.6. En Aus­tra­lia 1.4.

La ra­zón de es­ta dis­pa­ri­dad sal­va­je es que Es­ta­dos Uni­dos, con so­lo 4.4 por cien­to de la po­bla­ción del mun­do, tie­ne den­tro de sus fron­te­ras a la mi­tad de la po­bla­ción ci­vil del mun­do que po­see un ar­ma.

Los ciu­da­da­nos es­ta­du­ni­den­ses ar­ma­dos de es­ta ma­ne­ra pue­den sor­pren­der­nos ca­da vez con el ti­po de ma­tan­za que sa­le de sus ar­se­na­les pri­va­dos.

Lo que no es sor­pre­sa, vis­tas las ci­fras de ar­ma­men­to y le­ta­li­dad de las ar­mas que po­seen en pri­va­do, es que ha­ya ma­tan­zas co­ti­dia­nas en ese país, y que las si­ga ha­bien­do.

To­do es­to pue­de leer­se, y mu­cho más, en http://bit.ly/2yE­tV6P y http://bit.ly/2yE­tV6P. M

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.