In­qui­lino de la Ca­sa Blan­ca por Ja­pón, Chi­na, Corea del Sur, Viet­nam y Fi­li­pi­nas le­van­ta du­das so­bre su im­pac­to real pa­ra la po­lí­ti­ca y eco­no­mía es­ta­du­ni­den­ses

El re­cien­te via­je del

Milenio - - FRONTERAS - AFP/Ma­di­son

El pre­si­den­te es­ta­du­ni­den­se Do­nald Trump ter­mi­nó ayer una gi­ra ma­ra­tó­ni­ca por Asia que, aun­que se pro­du­jo sin con­tra­tiem­pos, tam­po­co dio lu­gar a nin­gún avan­ce de im­por­tan­cia ni di­si­pó la in­cer­ti­dum­bre que en­vuel­ve su es­tra­te­gia en es­ta par­te del mun­do.

Los di­ri­gen­tes de la re­gión ri­va­li­za­ron en es­fuer­zos pa­ra aten­der al pre­si­den­te es­ta­du­ni­den­se, es­pe­cial­men­te sen­si­ble a los gran­des fas­tos y los ho­no­res. “Fue una al­fom­bra ro­ja co­mo na­die ha­bía vis­to nun­ca”, di­jo Trump, vi­si­ble­men­te fe­liz, que ca­li­fi­có el via­je de “muy exi­to­so”.

Golf y ce­na de ga­la en To­kio, ópe­ra y Ciu­dad Prohi­bi­da en Pe­kín pa­ra una “vi­si­ta de Es­ta­do” y, en Seúl, un brin­dis pre­si­den­cial en ho­nor a un hom­bre que “ya es­tá de­vol­vien­do su gran­de­za a Amé­ri­ca”.

El in­qui­lino de la Ca­sa Blan­ca, un no­va­to en di­plo­ma­cia y a quien no en­tu­sias­man los lar­gos via­jes, evi­tó dar pa­sos en fal­so y pa­re­ció bas­tan­te có­mo­do. Pe­ro, más allá de las es­tu­dia­das fo­tos, si­gue ha­bien­do du­das so­bre el im­pac­to con­cre­to de es­ta gi­ra.

De To­kio a Ma­ni­la, pa­san­do por Seúl, Pe­kín y Ha­nói, el pre­si­den­te sep­tua­ge­na­rio re­cal­có dos prio­ri­da­des: acen­tuar la pre­sión fren­te a la ame­na­za nu­clear nor­co­rea­na y de­fen­der un me­jor ac­ce­so a los mer­ca­dos asiá­ti­cos pa­ra las em­pre­sas es­ta­du­ni­den­ses.

El pro­tec­cio­nis­mo del man­da­ta­rio cho­có con la de­fen­sa asiá­ti­ca del li­bre co­mer­cio

Pe­ro el ba­lan­ce de es­tos 12 días, que se per­fi­la­rá con el tiem­po, po­dría ser mo­des­to. “Si com­pa­ran el an­tes y el des­pués de la gi­ra asiá­ti­ca de Trump, na­da ha cam­bia­do ver­da­de­ra­men­te [en la cues­tión de Corea del Nor­te]”, ex­pli­ca a la AFP Go Myong-Hyun, del Asan Ins­ti­tu­te, un cen­tro de re­fle­xión con se­de en Seúl.

Pe­kín, pri­mer so­cio eco­nó­mi­co de Pyong­yang, “no ha pro­me­ti­do na­da nue­vo [...] y se man­tie­ne en su po­si­ción”, re­su­me. Al­gu­nos ex­per­tos des­ta­can, no obs­tan­te, que las con­ver­sa­cio­nes en­tre los pre­si­den­tes de las dos pri­me­ras po­ten­cias mun­dia­les po­drían dar sus fru­tos a me­dio pla­zo.

“Xi Jin­ping re­ci­bió muy bien a Do­nald Trump, la re­la­ción en­tre am­bos paí­ses es re­la­ti­va­men­te es­ta­ble. En ese con­tex­to, no re­cha­za­rá en blo­que las de­man­das de es­te úl­ti­mo”, va­ti­ci­na Cheng Xiaohe, pro­fe­sor de la Ren­min Uni­ver­sity, en Pe­kín.

Y, en el te­ma de los in­ter­cam­bios co­mer­cia­les, ¿lo­gró Do­nald Trump que cam­bie la si­tua­ción, tras acu­sar a sus an­te­ce­so­res de­mó­cra­tas y re­pu­bli­ca­nos de no ha­ber si­do su­fi­cien­te­men­te fir­mes du­ran­te dé­ca­das?

Pe­kín anun­ció su in­ten­ción de am­pliar el ac­ce­so de las em­pre­sas ex­tran­je­ras a su sec­tor fi­nan­cie­ro, pe­ro los pun­tos de blo­queo si­guen sien­do nu­me­ro­sos. Cons­cien­te de no ha­ber al­can­za­do con­ce­sio­nes es­pec­ta­cu­la­res, el pre­si­den­te es­ta­du­ni­den­se des­ta­có un con­jun­to de con­tra­tos por va­lor de 300 mil mi­llo­nes de dó­la­res.

Pe­ro mu­chos de és­tos no son más que car­tas de in­ten­cio­nes y no al­te­ran, a lar­go pla­zo, los dé­fi­cits co­mer­cia­les abis­ma­les de Es­ta­dos Uni­dos. Cheng Xiaohe cree que es­tos con­tra­tos so­lo son “cal­man­tes que ofre­cen un res­pi­ro tem­po­ral en las dispu­tas co­mer­cia­les en­tre Chi­na y Es­ta­dos Uni­dos”. En cual­quier ca­so, en lo re­la­ti­vo a las re­la­cio­nes geo­es­tra­té­gi­cas a lar­go pla­zo en es­ta re­gión cru­cial pa­ra Was­hing­ton, el via­je re­sul­tó de­cep­cio­nan­te.

En un gran dis­cur­so en Da­nang, en Viet­nam, que re­cor­dó a sus mí­ti­nes de cam­pa­ña, en los que se co­rea­ba el le­ma “Ame­ri­ca First” (“Es­ta­dos Uni­dos pri­me­ro”), Trump pre­sen­tó a su país co­mo una víc­ti­ma de los “abu­sos co­mer­cia­les cró­ni­cos” y cri­ti­có con una inusual vio­len­cia los acuer­dos mul­ti­la­te­ra­les que “atan las ma­nos” de Was­hing­ton.

Pa­ra Ryan Hass, ex ase­sor de Ba­rack Oba­ma pa­ra Asia, el via­je pre­si­den­cial re­for­zó la im­pre­sión de que “la re­gión va ha­cia ade­lan­te y ace­le­ra, mien­tras que Es­ta­dos Uni­dos mi­ra des­de atrás”.

Hass ci­ta, en par­ti­cu­lar, la de­ci­sión de on­ce paí­ses de Asia-Pa­cí­fi­co de po­ner en mar­cha el acuer­do de li­bre co­mer­cio (TPP) que Trump aban­do­nó re­pen­ti­na­men­te, así co­mo los lla­ma­dos de Xi Jin­ping a abra­zar una glo­ba­li­za­ción “irre­ver­si­ble” que con­tras­tan con el na­cio­na­lis­mo eco­nó­mi­co de su par es­ta­du­ni­den­se. m Una de las le­yes de ca­za más per­mi­si­vas de Es­ta­dos Uni­dos en­tra­rá en vi­gor el sá­ba­do y per­mi­ti­rá a ni­ños me­no­res de diez años lle­var sus pro­pias ar­mas en los bos­ques del es­ta­do de Wisconsin (cen­tro no­res­te).

Do­ce­nas de es­ta­dos de EU no im­pi­den que ni­ños pe­que­ños ca­cen con su­per­vi­sión adul­ta, pe­ro la ma­yo­ría li­mi­ta la ca­ce­ría de ani­ma­les gran­des —co­mo un ve­na­do o un oso— a los ma­yo­res de 12 años o más, de­pen­dien­do de la ju­ris­dic­ción. La ley de Wisconsin eli­mi­na una res­tric­ción pre­via de diez años, per­mi­tien­do a cual­quier ni­ño lle­var un ar­ma de ca­ce­ría si es­tá acom­pa­ña­do por un adul­to en­tre­na­do. Los pe­que­ños po­drán usar sus pro­pias ar­mas.

La Aso­cia­ción Na­cio­nal del Ri­fle (NRA) y la de Ca­za­do­res de Osos de Wisconsin es­tán en­tre los pro­pul­so­res de la ley. La nue­va ley fue fir­ma­da el fin de se­ma­na pa­sa­do por el go­ber­na­dor re­pu­bli­cano Scott Wal­ker. La ley se ha­ce efec­ti­va al co­mien­zo del pe­río­do anual de nue­ve días de ca­za de ve­na­dos en el es­ta­do.

El pre­si­den­te de EU no du­dó en ca­li­fi­car su via­je de “muy exi­to­so”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.