A ver si en­tien­den que el di­ne­ro no al­can­za

Milenio - - AL FRENTE - RO­MÁN RE­VUEL­TAS RE­TES re­vuel­tas@mac.com

En el te­ma de las fi­nan­zas pú­bli­cas, so­mos un país de “gas­to co­rrien­te”. O sea, que los re­cur­sos del era­rio se des­ti­nan ma­yor­men­te a sol­ven­tar los sa­la­rios de la bu­ro­cra­cia, el man­te­ni­mien­to de los hos­pi­ta­les y edi­fi­cios pú­bli­cos, las pen­sio­nes de los em­plea­dos de pa­pá Go­bierno y la sim­ple mar­cha co­ti­dia­na del apa­ra­to es­ta­tal. Nos fal­ta en­ton­ces di­ne­ro pa­ra in­ver­tir­lo en sec­to­res que no só­lo nos ha­gan más pro­duc­ti­vos co­mo país sino que im­pac­ten di­rec­ta­men­te en el bie­nes­tar de la po­bla­ción: no gas­ta­mos, en­tre otros ru­bros, lo que se ne­ce­si­ta en infraestructuras, en in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca y en la for­ma­ción de ciu­da­da­nos más pre­pa­ra­dos pa­ra com­pe­tir en un en­torno de im­pla­ca­ble glo­ba­li­za­ción.

Lo cu­rio­so es que el ta­ma­ño del “ogro fi­lan­tró­pi­co” —Oc­ta­vio Paz di­xit— no es tan des­me­su­ra­do co­mo cree­mos: el Go­bierno me­xi­cano, pa­ra em­pe­zar, ca­re­ce de los al­can­ces de otras Ad­mi­nis­tra­cio­nes —co­mo la de la Re­pú­bli­ca Fran­ce­sa, por ejem­plo— y lo que ne­ce­si­ta­mos aquí es más Es­ta­do, no me­nos: re­que­ri­mos de más po­li­cías, de más jue­ces, de más maes­tros bien pre­pa­ra­dos, de más clí­ni­cas y hos­pi­ta­les, en fin, de una ma­yor red de apo­yo pa­ra que los me­xi­ca­nos po­da­mos desa­rro­llar esa pre­sun­ta ex­ce­len­cia que nos lle­va­rá a ser esa na­ción cu­ya gran­de­za in­con­men­su­ra­ble pre­go­na­mos des­de ha­ce de­ce­nios.

Es de­cir, que ca­re­ce­mos sim­ple­men­te de los cau­da­les pa­ra pa­gar las obli­ga­cio­nes más bá­si­cas del Es­ta­do mo­derno y, en con­se­cuen­cia, que no hay pla­ta pa­ra, di­ga­mos, cons­truir una red de au­to­pis­tas am­plias y se­gu­ras o pa­ra te­ner tre­nes sub­ur­ba­nos en to­das las gran­des ciu­da­des del te­rri­to­rio na­cio­nal. Pa­ra­le­la­men­te, mu­chos com­pa­trio­tas exi­gen y de­man­dan be­ne­fi­cios com­pa­ra­bles a los que ofre­cen los sis­te­mas so­cia­les es­can­di­na­vos, ima­gi­nan­do que los pre­su­pues­tos se ali­men­tan de un ba­rril sin fon­do. Y, pues sí, las po­lí­ti­cas clien­te­la­res y el in­tere­sa­do asis­ten­cia­lis­mo del an­ti­guo ré­gi­men priis­ta han de­ja­do una in­de­le­ble hue­lla en la cul­tu­ra de es­te país.

La reali­dad, sin em­bar­go, ter­mi­na por co­brar fac­tu­ra: ca­da vez que nos he­mos so­la­za­do en el usu­fruc­to de esos pro­ve­chos tan fie­ra­men­te exi­gi­dos, las cuen­tas fi­na­les han re­sul­ta­do rui­no­sas. Y, des­afor­tu­na­da­men­te, ha­cia allá va­mos, otra vez. M

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.