Gil Zuarth, una ba­ja en la are­na po­lí­ti­ca

La re­sig­na­ción no exis­te, es un de­seo. Flo­res­tán

Milenio - - AL FRENTE - JOA­QUÍN LÓ­PEZ-DÓRIGA lo­pez­do­ri­ga@mi­le­nio.com Twit­ter: @lo­pez­do­ri­ga Web: lo­pez­do­ri­ga.com

El mar­tes, ya des­pe­día la me­sa de de­ba­te de Si me di­cen no ven­go, de Fo­roTV, so­bre la Ley de Se­gu­ri­dad In­te­rior, en la que par­ti­ci­pa­ron el se­cre­ta­rio de Go­ber­na­ción, Al­fon­so Na­va­rre­te Pri­da; el di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Ju­rí­di­cas de la UNAM, Pe­dro Sa­la­zar; los dipu­tados Mart­ha Ta­ma­yo, del PRI, y Jor­ge Tria­na, del PAN, y los se­na­do­res Luis Sán­chez, coor­di­na­dor de la ban­ca­da pe­rre­dis­ta y Ro­ber­to Gil Zuarth, que por la ma­ña­na ha­bía pre­sen­ta­do su so­li­ci­tud de li­cen­cia por las di­fe­ren­cias con la di­ri­gen­cia de Ri­car­do Anaya, pe­ro no re­nun­cia­do al PAN, cuan­do le di­je que si le po­día ha­cer una pe­gun­ta: —¿Te vas a ir de dipu­tado? —No —me res­pon­dió. —¿En­ton­ces vas a apo­yar la campaña de Mar­ga­ri­ta Za­va­la?

—En lo que pue­da —me con­tes­tó. Me voy a re­ti­rar de la po­lí­ti­ca. —¡¿Qué…?! —le di­je asom­bra­do. —Eso, que me voy a re­ti­rar de la po­lí­ti­ca. —Pues eso es no­ti­cia —res­pon­dí, y va­ya si lo fue. Una de las men­tes más bri­llan­tes y es­truc­tu­ra­das no so­lo del pa­nis­mo, sino de la po­lí­ti­ca me­xi­ca­na en los úl­ti­mos 15 años que fue dipu­tado fe­de­ral, sub­se­cre­ta­rio de Go­ber­na­ción, as­pi­ran­te a la di­ri­gen­cia na­cio­nal del PAN, que lo derrotó Gus­ta­vo Ma­de­ro y su ca­ma­ri­lla; se­cre­ta­rio par­ti­cu­lar del pre­si­den­te Fe­li­pe Cal­de­rón, par­ti­ci­pan­te en tres cam­pa­ñas pre­si­den­cia­les des­de Vi­cen­te Fox en 2000 y se­na­dor de la Re­pú­bli­ca has­ta hoy que el pleno aprue­be su li­cen­cia, me sol­tó que se re­ti­ra­ba de la po­lí­ti­ca, cuan­do de la po­lí­ti­ca los po­lí­ti­cos no se re­ti­ran y me­nos a los 40 años.

Gil, un cal­de­ro­nis­ta or­gu­llo­so, ve­ta­do por Ri­car­do Anaya y sus hues­tes, es un ac­ti­vo no so­lo del pa­nis­mo, a lo que no renunció, pi­dió li­cen­cia a su car­go de se­na­dor de la Re­pú­bli­ca, es una ba­ja en el es­ce­na­rio po­lí­ti­co na­cio­nal y una víc­ti­ma más de la tri­tu­ra­do­ra im­pla­ca­ble del in­mi­nen­te can­di­da­to pre­si­den­cial de la alian­za PAN-PRD-MC y otro de los cua­dros des­ta­ca­dos que rom­pe con él por su ca­rre­ra im­pla­ca­ble por la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca en la que ha de­ja­do una sen­da de he­ri­dos de los que nin­guno ha muer­to por­que en su mo­men­to ig­no­ra que en po­lí­ti­ca na­die se mue­re pa­ra siem­pre, aun­que los quie­ran ma­tar.

RETALES

1. REVANCHA. El­ba Est­her Gor­di­llo no ol­vi­da, a di­fe­ren­cia de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor que di­ce que sí, su pa­so por la cárcel y por eso sus ope­ra­do­res, Fernando Gon­zá­lez, yerno; Re­né Fu­ji­wa­ra, nie­to, y Ra­fael Ochoa Guz­mán, tes­ta­fe­rro, se su­ma­ron a la campaña del ta­bas­que­ño ase­gu­rán­do­le el vo­to de los maes­tros del SNTE, que ya no con­tro­la;

2. ¿RE­BE­LIÓN? No hu­bo tal re­be­lión en la gran­ja priis­ta, me ase­gu­ra­ron ayer los coor­di­na­do­res par­la­men­ta­rios del PRI en el Se­na­do, Emilio Gam­boa, y en San Lá­za­ro, Car­los Iriar­te. Son los ja­lo­neos por las po­si­cio­nes en los tiem­pos de se­lec­ción de can­di­da­tos; y 3. 000. Ese es el ni­vel del agen­te del Cisen

bal­co­nea­do por Ri­car­do Anaya en un re­co­rri­do por Ve­ra­cruz. Lo que Al­fon­so Na­va­rre­te in­ves­ti­ga es quién in­flu­yó en esa es­ce­na y por eso sus­pen­dió al sub­de­le­ga­do del Cisen en Ve­ra­cruz de Mi­guel Ángel Yu­nes.

Nos ve­mos ma­ña­na, pe­ro en pri­va­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.