Una epi­de­mia de vio­len­cia

Milenio - - AL FRENTE - EN­RI­QUE ACE­VE­DO @En­ri­que_A­ce­ve­do

Ca­da que re­ci­bo la no­ti­cia de un ti­ro­teo en una es­cue­la, me vie­nen a la mente los he­chos ocu­rri­dos en la pri­ma­ria de Sandy Hook en New­town, Con­nec­ti­cut. Ab­so­lu­ta­men­te na­da cam­bió des­pués de la ma­sa­cre de 20 ni­ños en­tre 6 y 7 años a ma­nos de un jo­ven con ac­ce­so a un ar­ma de al­to ca­li­bre y do­ce­nas de car­tu­chos. Des­de en­ton­ces he per­di­do la es­pe­ran­za de que el go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos lo­gre im­ple­men­tar con­tro­les más efi­ca­ces pa­ra el ma­ne­jo de ar­mas.

Ca­da año se re­gis­tran 130 mil ho­mi­ci­dios con ar­ma de fue­go en Es­ta­dos Uni­dos, lo cual sig­ni­fi­ca que en pro­me­dio 96 per­so­nas mue­ren dia­rio en es­te ti­po de in­ci­den­tes, en­tre los cua­les seis son ni­ños o ado­les­cen­tes. Por ca­da per­so­na que mue­re al me­nos dos más re­sul­tan he­ri­das y la ta­sa de ho­mi­ci­dios con ar­mas de fue­go su­pera por 25 ve­ces el pro­me­dio de otros paí­ses desa­rro­lla­dos.

Es­ta­dos Uni­dos su­fre una epi­de­mia de vio­len­cia y, en vez de tra­ba­jar pa­ra en­con­trar la cu­ra, sus go­ber­nan­tes blo­quean cual­quier ini­cia­ti­va que busque ter­mi­nar o al me­nos mi­ti­gar es­te mal. La Aso­cia­ción Na­cio­nal del Ri­fle se ha con­ver­ti­do en la or­ga­ni­za­ción más po­de­ro­sa en el país, a tra­vés de la influencia que ha com­pra­do en­tre la cla­se po­lí­ti­ca.

Las ar­mas de fue­go son el úni­co pro­duc­to de con­su­mo en Es­ta­dos Uni­dos que se co­mer­cia­li­za sin me­di­das ex­haus­ti­vas de se­gu­ri­dad. De he­cho, to­da­vía es po­si­ble com­prar un ar­ma co­mo la AR-15 que se ha uti­li­za­do en la ma­yo­ría de los ti­ro­teos ma­si­vos sin ser so­me­ti­do a una re­vi­sión de an­te­ce­den­tes pe­na­les.

Ayer, al me­nos 17 per­so­nas mu­rie­ron en otro ti­ro­teo en una es­cue­la se­cun­da­ria de Par­kland, Flo­ri­da. El sos­pe­cho­so fue de­te­ni­do e iden­ti­fi­ca­do co­mo Ni­co­las Cruz, de 19 años. Las au­to­ri­da­des con­fir­ma­ron que fue alumno de la es­cue­la y que ha­bía si­do ex­pul­sa­do por ma­la con­duc­ta. Cruz lle­gó a la es­cue­la es­te miér­co­les con una más­ca­ra de gas y gra­na­das de hu­mo. De in­me­dia­to ac­ti­vó la alar­ma de in­cen­dios pa­ra que los ni­ños sa­lie­ran de las au­las.

La reac­ción fue la de siem­pre, pen­sa­mien­tos y ora­cio­nes pa­ra las víc­ti­mas, una gran cobertura me­diá­ti­ca y el ti­bio in­ten­to de al­gu­nos sec­to­res de reavi­var el de­ba­te so­bre la com­pra y te­nen­cia de ar­mas de al­to ca­li­bre en es­te país. Es el guión que los es­ta­du­ni­den­ses si­guen pa­ra nor­ma­li­zar la tra­ge­dia. La reali­dad es que es­te de­ba­te ter­mi­nó ha­ce mu­chos años, el día en que el país que­dó cru­za­do de bra­zos an­te la ma­sa­cre de sus ni­ños en Sandy Hook. M

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.