El gran desafío de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción

Milenio - - AL FRENTE - MAI­TE AZUELA

La se­ma­na pa­sa­da, el ge­ne­ral Sal­va­dor Cien­fue­gos, se­cre­ta­rio de la Defensa Na­cio­nal, pi­dió a la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción ana­li­zar la Ley de Se­gu­ri­dad In­te­rior sin pre­sio­nes. De­fi­ni­ti­va­men­te es ne­ce­sa­rio que ca­da uno de los mi­nis­tros re­vi­se cui­da­do­sa­men­te las con­tro­ver­sias y ac­cio­nes de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad que han re­ci­bi­do, ya que su de­ci­sión no so­lo ten­drá im­pac­to so­bre el ré­gi­men cons­ti­tu­cio­nal de nues­tro país, sino so­bre la es­tra­te­gia de se­gu­ri­dad que se apli­ca­rá en las si­guien­tes dé­ca­das, sus im­pli­ca­cio­nes en vi­das hu­ma­nas y el ma­ne­jo ins­ti­tu­cio­nal de la vio­len­cia.

El Po­der Eje­cu­ti­vo pro­mul­gó la ley y de­po­si­tó en ma­nos del Ju­di­cial la res­pon­sa­bi­li­dad de de­te­ner o de­jar co­rrer una ley que fue pro­fun­da­men­te cues­tio­na­da por or­ga­nis­mos lo­ca­les, na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les de de­re­chos hu­ma­nos, aca­dé­mi­cos, or­ga­ni­za­cio­nes de la sociedad ci­vil es­pe­cia­li­za­das en se­gu­ri­dad y un buen nú­me­ro de le­gis­la­do­res que ad­vir­tie­ron la in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad del ins­tru­men­to.

Al día de hoy, la SCJN ha re­ci­bi­do un nú­me­ro de ac­cio­nes de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad y con­tro­ver­sias del que no hay re­gis­tro en su his­to­ria. En­tre las ins­tan­cias fa­cul­ta­das que pre­sen­ta­ron ar­gu­men­tos de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad de la LSI es­tán: la Co­mi­sión Na­cio­nal de los De­re­chos Hu­ma­nos, el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Trans­pa­ren­cia, Ac­ce­so a la In­for­ma­ción y Pro­tec­ción de Da­tos Per­so­na­les, gru­pos de se­na­do­res y dipu­tados, el go­bierno de Chihuahua y 10 ayun­ta­mien­tos.

Los mi­nis­tros tie­nen un re­to in­men­so que mar­ca­rá la his­to­ria de nues­tro país. Co­mo lo se­ña­la el co­lec­ti­vo Se­gu­ri­dad sin Guerra en la car­ta que pu­bli­có ayer, di­ri­gi­da a los mi­nis­tros: La Ley de Se­gu­ri­dad In­te­rior atri­bu­ye a las Fuer­zas Ar­ma­das ta­reas que cons­ti­tu­cio­nal­men­te com­pe­ten so­lo a ci­vi­les; no pre­vé prin­ci­pios cla­ros del uso le­gí­ti­mo de la fuer­za; vio­la el de­re­cho de ac­ce­so a la in­for­ma­ción y el prin­ci­pio de má­xi­ma pu­bli­ci­dad; no es­ta­ble­ce me­ca­nis­mos de con­trol y ren­di­ción de cuen­tas pa­ra las au­to­ri­da­des que co­me­tan abu­sos y vio­la­cio­nes a de­re­chos hu­ma­nos.

Con­fie­mos en que, co­mo jue­ces su­pre­mos de la Na­ción, los mi­nis­tros apro­ve­chen los ar­gu­men­tos co­mo in­su­mo de su re­fle­xión. Oja­lá no sean so­me­ti­dos a pre­sio­nes que en­tre ad­ver­ten­cias ve­la­das in­quie­ten su ve­re­dic­to. Los ra­zo­na­mien­tos, en cam­bio, ha­brán de ser ma­te­ria in­dis­pen­sa­ble pa­ra en­ri­que­cer su de­li­be­ra­ción en aras de la paz y la se­gu­ri­dad de las y los me­xi­ca­nos. M

JOR­GE MOCH

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.