La mú­si­ca no tie­ne lí­mi­tes ni fron­te­ras: Ha­feez Ah­med

El en­sam­ble de Nue­va Del­hi fu­sio­na la tra­di­ción clá­si­ca hin­dú con la cul­tu­ra so­no­ra eu­ro­pea, pe­ro con pleno res­pe­to a sus orí­ge­nes

Milenio - - Cultura - Jesús Ale­jo San­tia­go/Gua­na­jua­to IN­TE­GRAN­TE DE OZONE RAAGA

To­dos los in­te­gran­tes del gru­po Ozone Raaga de la In­dia tie­nen una for­ma­ción mu­si­cal aca­dé­mi­ca, clá­si­ca se po­dría de­cir, pe­ro al mis­mo tiem­po lle­van los so­ni­dos en la san­gre… por­que al­gu­nos de ellos res­pon­den a una he­ren­cia fa­mi­liar sos­te­ni­da a lo lar­go de va­rias ge­ne­ra­cio­nes. “Se­gui­mos el le­ga­do mu­si­cal de nues­tras fa­mi­lias: hay quien re­pre­sen­ta, por ejem­plo, la oc­ta­va ge­ne­ra­ción de mú­si­cos. Es­ta­mos si­guien­do las tra­di­cio­nes, no ne­ce­sa­ria­men­te ha­ce­mos al­go nue­vo, pe­ro no es fá­cil lle­var un le­ga­do, pa­ra ello ne­ce­si­ta­mos mu­cha dis­ci­pli­na, in­clu­so prac­ti­ca­mos de cua­tro a cin­co ho­ras al día. Bá­si­ca­men­te ama­mos lo que es­ta­mos ha­cien­do, por­que des­de nues­tra ni­ñez so­lía­mos es­cu­char la mú­si­ca al­re­de­dor de no­so­tros”, a de­cir de Ha­feez Ah­med Al­vi, di­rec­tor de la agru­pa­ción.

Crea­do en 2006 en Nue­va Del­hi, el en­sam­ble Ozone Raaga ha con­jun­ta­do una enor­me ex­pe­rien­cia en fo­ros y fes­ti­va­les en su país y en el ex­tran­je­ro, al fu­sio­nar la mú­si­ca clá­si­ca hin­dú con la tra­di­ción so­no­ra eu­ro­pea, pe­ro en to­do mo­men­to con pleno res­pe­to a sus orí­ge­nes, a la im­pro­vi­sa­ción que ca­rac­te­ri­za ca­da una de sus in­ter­pre­ta­cio­nes, lo que ha­ce que na­da sea igual en­tre una pre­sen­ta­ción y otra. “Lo que ha­ce­mos no se pue­de re­pro­du­cir de la mis­ma ma­ne­ra, cuan­do can­ta­mos lo ha­ce­mos di­fe­ren­te. La mú­si­ca clá­si­ca de la In­dia se ba­sa en las no­tas, pe­ro hay reglas e im­pro­vi­sa­mos jus­to en ese mo­men­to: si­gue las reglas de las no­tas, pe­ro jus­to en ese mo­men­to es cuan­do se im­pro­vi­sa”, en­fa­ti­zó el mú­si­co, que se pre­sen­tó la no­che del jue­ves en el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal Cervantino (FIC).

Con­si­de­ra­do co­mo uno de los prin­ci­pa­les si­ta­ris­tas en el mun­do, Ha­feez Ah­med Al­vi tam­bién for­ma par­te del es­ce­na­rio del jazz con­tem­po­rá­neo, con pre­sen­ta­cio­nes co­mo so­lis­ta, si bien una de sus ta­reas pri­mor­dia­les es lo­grar que el so­ni­do tra­di­cio­nal de In­dia se es­cu­che en vi­vo con to­da su di­ver­si­dad.

En su pre­sen­ta­ción hi­cie­ron un ho­me­na­je a la re­la­ción en­tre Mé­xi­co y la In­dia, ba­jo el en­ten­di­do de que “la mú­si­ca es un len­gua­je uni­ver­sal que no tie­ne lí­mi­tes ni fron­te­ras. Tal vez no en­tien­den el idio­ma que ha­bla­mos, pe­ro cuan­do nos es­cu­chen, se­gu­ro van a en­ten­der”. Ozone Raaga ofre­ció ayer un con­cier­to en León, pa­ra des­pués em­pren­der una gi­ra por di­ver­sos fes­ti­va­les en nues­tro país. Adi Shak­ti es un man­tra de de­vo­ción que re­pre­sen­ta el po­der crea­ti­vo que re­si­de den­tro de ca­da mu­jer. Adis­hak­ti es el nom­bre de una com­pa­ñía hin­dú en­fo­ca­da a la in­ves­ti­ga­ción del ar­te tea­tral, cu­ya pro­pues­ta es­cé­ni­ca se fun­da en una me­to­do­lo­gía de ac­tua­ción vin­cu­la­da con el cuer­po. “Cree­mos que la emo­ción no so­lo su­ce­de en el ce­re­bro, sino que es un pro­ce­so fí­si­co. A tra­vés del en­tre­na­mien­to fí­si­co crea­mos esas emo­cio­nes: to­dos los días en­tre­na­mos en un ar­te mar­cial mi­le­na­rio, Ka­la­ri­pa­ya­tu, con­si­de­ra­do co­mo la ma­triz de to­das las ar­tes mar­cia­les. Des­de ha­ce 19 años en­tre­na­mos una ho­ra y me­dia en es­te ar­te mar­cial”, cuen­ta Vi­nay Ku­mar, di­rec­tor ar­tís­ti­co de la agru­pa­ción.

Adis­hak­ti for­ma par­te de la pro­gra­ma­ción del FIC, con la pro­duc­ción Ga­na­pa­ti, una in­ter­pre­ta­ción so­bre la dei­dad hin­dú ca­be­za de ele­fan­te, si bien uno de sus ele­men­tos fun­da­men­ta­les es el tra­ba­jo que desa­rro­llan des­de la par­te fí­si­ca.

Acom­pa­ña­do de la ac­triz Nimmy Rap­hel, el di­rec­tor de la com­pa­ñía, que tam­bién fun­cio­na co­mo un la­bo­ra­to­rio de ar­te tea­tral, ase­gu­ró que se tra­ta de un diá­lo­go que es­ta­ble­cen en­tre el cuer­po y las emo­cio­nes”.

El en­tre­na­mien­to, agre­gó, “es la ex­ten­sión de no­so­tros mis­mos. Cuan­do ha­bla­mos de aho­ra nos re­fe­ri­mos al mo­men­to. La idea no es es­tan­car­se, sino es­tar en mo­vi­mien­to cons­tan­te. Por eso nos lla­ma­mos la­bo­ra­to­rio, por­que to­do el tiem­po tra­ba­ja­mos a tra­vés del cuer­po”. m

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.