“De aven­tón o a ja­lón: Ciu­dad de Mé­xi­co nos es­pe­ra”

Milenio - - POLÍTICA - JO­SÉ AN­TO­NIO BELMONT

De Tapachula a la Mag­da­le­na Mixhuca hay más de mil 150 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia. Del puen­te fron­te­ri­zo al al­ber­gue. Des­de Chia­pas, pa­san­do por Oa­xa­ca, Veracruz, Pue­bla y Es­ta­do de Mé­xi­co, has­ta la ca­pi­tal del país.

Ca­si 20 días de tra­yec­to. Mu­chas ho­ras de ca­mi­nar por ca­rre­te­ras. Otras más de avan­zar col­ga­dos de trái­le­res, pi­pas y ca­mio­nes de vol­teo. En las me­nos, en un asien­to de au­to­bús, ta­xi o mo­to­ta­xi. Co­mo se pu­die­ra, ellos si­guie­ron.

Tam­po­co les im­por­tó que ca­ye­ra un agua­ce­ro co­mo en Ma­tías Ro­me­ro o que en Juchitán se su­pe­raran los 33 gra­dos .

Aun­que siem­pre ini­cia­ron su mar­cha de ma­dru­ga­da, en­tre 3 y 5 de la ma­ña­na, pa­ra evi­tar las al­tas tem­pe­ra­tu­ras, hu­bo días que fue inevi­ta­ble que el sol les ca­ye­ra a plo­mo.

Dur­mie­ron en ban­que­tas de mu­ni­ci­pios tan pe­que­ños que su­pe­raron en nú­me­ro a la po­bla­ción, co­mo en Do­na­jí, Oa­xa­ca. Tam­bién en­te­rra­ron va­ras en cam­pos de fut­bol y ama­rra­ron lo­nas pa­ra “ar­mar” sus ca­sas de cam­pa­ña y des­can­sar en el pas­to.

Ayer en la Are­na Cór­do­ba fue de las po­cas oca­sio­nes en que des­per­ta­ron ba­jo un te­cho. El mu­ni­ci­pio dis­pu­so ese in­mue­ble pa­ra re­ci­bir a los úl­ti­mos gru­pos de la pri­me­ra ca­ra­va­na de mi­gran­tes.

Las au­to­ri­da­des es­ti­ma­ron que más de 2 mil cen­troa­me­ri­ca­nos des­per­ta­ron ayer a eso de las 5 de la ma­ña­na en los gim­na­sios de ese cen­tro de­por­ti­vo.

Eran los úl­ti­mos que que­da­ban del con­tin­gen­te que des­de el sá­ba­do se fue di­vi­dien­do des­de Sa­yu­la, Veracruz.

Ayer, mi­nu­tos an­tes de las 6 de la ma­ña­na, par­tie­ron de Cór­do­ba, pe­ro en es­ta oca­sión no hu­bo tra­yec­tos de 50-80 ki­ló­me­tros.

En la asam­blea noc­tur­na del do­min­go de­ci­die­ron se­guir di­rec­to a la Ciu­dad De­por­ti­va y no pa­rar en los al­ber­gues ha­bi­li­ta­dos en Pue­bla.

Con al­ta­vo­ces, los or­ga­ni­za­do­res y re­pre­sen­tan­tes apre­mia­ban a sus com­pa­trio­tas pa­ra em­pren-

To­dos co­no­cen el Fo­ro Sol; se suben al Me­tro y se ba­jan en Cd. De­por­ti­va y pre­gun­tan en la ca­lle có­mo lle­gar

der el que se­rá el úl­ti­mo re­co­rri­do pa­ra al­gu­nos: “¡Vá­mo­nos! Ciu­dad de Mé­xi­co nos es­pe­ra”.

Las ins­truc­cio­nes eran pre­ci­sas: “To­dos en Ciu­dad de Mé­xi­co co­no­ce­mos el Fo­ro Sol o el de­por­ti­vo Mag­da­le­na Mixhuca. Se suben al Me­tro y se ba­jan en Ciu­dad De­por­ti­va, puer­ta 6, o Fo­ro Sol, pre­gun­tan en la ca­lle có­mo lle­gar. El al­ber­gue es­tá al la­do del Fo­ro”.

Tam­bién pa­ra quie­nes tu­vie­ran los re­cur­sos ya se te­nía la ta­ri­fa pa­ra to­mar un au­to­bús de Cór­do­ba a CdMx: “Son ca­si 500 pe­sos del bus”, anun­ció el hon­du­re­ño Wal­ter Cue­llo, quien si­guió por el me­gá­fono. “Quie­nes no te­ne­mos pa­ra el pa­sa­je pe­di­re­mos aven­tón, a ja­lón, al arras­tre”.

JA­VIER RÍOS

Al­gu­nos mi­gran­tes de­ci­die­ron no pa­rar en Pue­bla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.