Eran­di Cer­bón Gó­mez

“Las se­ries: ahí es­tán, inocul­ta­bles, los nau­fra­gios co­lec­ti­vos”

Milenio - - PORTADA - ERAN­DI CER­BÓN GÓ­MEZ

“El len­gua­je vi­sual, aun­que aprehen­si­ble aún, no es to­tal­men­te uni­ver­sal”

Pri­me­ro el cir­co, las pues­tas en es­ce­na, los tea­tros de ma­rio­ne­tas y re­cien­te­men­te la in­sis­ten­cia de ac­tuar los he­chos reales, no pre­ci­sa­men­te en re­la­ción con la ne­ce­si­dad de sus­ten­tar­los por la ra­zón crí­ti­ca. Se da en­ton­ces un fe­nó­meno que me­re­ce la pe­na ar­gu­men­tar. Co­mo si no es­tu­vié­ra­mos har­tos de la reali­dad, exis­ten quie­nes pre­ten­den re­pro­du­cir­la en al­go lla­ma­do “se­ries”, más po­pu­la­res que cual­quier fil­me don­de el ob­je­ti­vo era exa­mi­nar as­pec­tos fic­ti­cios pe­ro que de­man­da­ban una labor re­fle­xi­va. Las ve­mos pa­ra co­men­tar­las cuan­do son muy po­pu­la­res, ig­no­ran­do que es­tán ins­pi­ra­das en cir­cuns­tan­cias que sí de­man­dan nues­tra con­cien­cia y un diá­lo­go abier­to.

Cuan­do en el trans­cur­so de ellas se vuel­ve una con­sig­na el imi­tar los su­ce­sos, uno es­pe­ra que el li­bre­to ten­ga un tono ra­cio­nal y per­so­na­jes con­ven­ci­dos de su di­men­sión hu­ma­na. Se han crea­do va­rios pro­gra­mas que con­tras­tan en­tre sí, far­sas cons­ti­tui­das por per­so­nas que hu­yen sin ser per­se­gui­das, cu­yos pro­duc­to­res ni re­mo­ta­men­te lle­gan al fon­do de las cri­sis que nos so­bre­co­gen fue­ra de la pan­ta­lla. Los ca­pí­tu­los van su­ce­dién­do­se en torno a la vi­da, ape­ga­dos a las cir­cuns­tan­cias más abe­rran­tes y en­ma­ra­ña­das, ar­ti­cu­la­das en­tre frag­men­tos de su­ce­sos que en con­jun­to abor­dan lo alar­man­te del mun­do.

Es­tán ati­bo­rra­dos de bue­nas ideas, tal cual, pe­ro no pa­re­cen des­ti­na­das a un in­ter­cam­bio pro­po­si­ti­vo. De­ja­das de for­ma pre­me­di­ta­da al ga­re­te sin que na­die lo­gre re­sol­ver los ma­len­ten­di­dos que su con­te­ni­do pro­vo­que. Las res­pues­tas que po­da­mos dar al enig­ma del fu­tu­ro con el pro­pó­si­to de re­sol­ver pro­ble­má­ti­cas ac­tua­les aca­ban con­di­cio­na­das por una im­pru­den­te ex­po­si­ción. Es­ta nue­va ma­ne­ra de pre­sen­tar los acon­te­ci­mien­tos que­da sus­cep­ti­ble a con­di­cio­na­mien­tos so­cia­les.

La au­ten­ti­ci­dad de una pro­duc­ción de­be en­sam­blar­se al con­tex­to que lo em­pu­ja a su ex­pre­sión. El len­gua­je de las imá­ge­nes, aun­que aprehen­si­ble aún, no es to­tal­men­te uni­ver­sal. Franz Wer­fel, aus­tro-che­co re­pre­sen­tan­te del ex­pre­sio­nis­mo ale­mán del si­glo XX, ad­vir­tió des­de aquel en­ton­ces que, a pe­sar de las in­no­va­cio­nes en ma­te­ria vi­sual, no se ha­bía cap­ta­do to­da­vía su ver­da­de­ro sen­ti­do, las po­si­bi­li­da­des que con­sis­ten en la ca­pa­ci­dad de ex­pre­sar, con me­dios na­tu­ra­les y con una fuer­za de con­vic­ción, lo qui­mé­ri­co, lo ma­ra­vi­llo­so, lo so­bre­na­tu­ral. Al mar­gen del con­tex­to Ru­dolf Arn­heim con­tri­bu­ye con una ob­ser­va­ción fun­da­men­tal: el úl­ti­mo pro­gre­so —en ma­te­ria de en­tre­te­ni­mien­to— con­sis­te en que se tra­ta al ac­tor co­mo a ac­ce­so­rio es­co­gi­do ca­rac­te­rís­ti­ca­men­te.

Aho­ra que fal­ta el agua de sú­bi­to, bus­co al­gún pro­gra­ma con las re­fe­ren­cias co­rres­pon­dien­tes sin ha­llar nin­guno que pre­sa­gie fa­ta­li­da­des o ad­vier­ta con­se­cuen­cias. Sin em­bar­go, en to­dos los de­más ca­sos, ahí es­tán, inocul­ta­bles, los nau­fra­gios co­lec­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.