Ma­du­ro en Mé­xi­co: la to­xi­na

Milenio - - AL FRENTE - HÉC­TOR AGUI­LAR CAMÍN hec­tor.agui­lar­ca­min@mi­le­nio.com

El fu­tu­ro go­bierno ha in­vi­ta­do a su inauguración al dic­ta­dor de Ve­ne­zue­la y al de Co­rea del Nor­te. La ver­dad me preocupa más el pri­me­ro que el se­gun­do y al nue­vo go­bierno de­be­ría preo­cu­par­le tam­bién.

Na­die va a pen­sar en Mé­xi­co que Ló­pez Obra­dor quie­re es­ta­ble­cer una dic­ta­du­ra a la Co­rea del Nor­te, pe­ro hay mu­chos me­xi­ca­nos que creen que Ló­pez Obra­dor pien­sa se­guir los pa­sos de Chá­vez. De las in­vi­ta­cio­nes a la to­ma de po­se­sión que ha he­cho el pró­xi­mo go­bierno no hay nin­gu­na tan to­xi­ca, mo­ral y po­lí­ti­ca­men­te, co­mo la de Ma­du­ro.

Mo­ral­men­te, por­que el de Ve­ne­zue­la es uno de los go­bier­nos real­men­te inacep­ta­bles que hay en el pla­ne­ta. Des­de lue­go, el más desas­tro­so pa­ra su gen­te, que hu­ye por mi­llo­nes de un es­ta­do de pri­va­ción eco­nó­mi­ca y deses­truc­tu­ra­ción so­cial sin pa­ra­le­lo en la Amé­ri­ca La­ti­na re­cien­te.

Po­lí­ti­ca­men­te, por­que Ma­du­ro es el ti­po con el que una de­mo­cra­cia la­ti­noa­me­ri­ca­na, o de cual­quier la­ti­tud, no quie­re sa­lir a la ca­lle.

Hay una di­men­sión más que agra­va la to­xi­ci­dad de Ma­du­ro, es la di­men­sión sim­bó­li­ca. La pre­sen­cia de Ma­du­ro re­fren­da el es­te­reo­ti­po ne­ga­ti­vo que con ma­yor efi­ca­cia ha caído so­bre Ló­pez Obra­dor, el es­te­reo­ti­po de que es un pe­li­gro pa­ra Mé­xi­co por­que quie­re ser

El de Ve­ne­zue­la es uno de los go­bier­nos real­men­te inacep­ta­bles que hay en el pla­ne­ta

el Chá­vez de Mé­xi­co: con­cen­trar el po­der, re­ele­gir­se y es­ta­ti­zar la eco­no­mía co­mo Chá­vez.

Las de­ci­sio­nes que re­fren­dan es­te­reo­ti­pos ne­ga­ti­vos son ve­neno pu­ro pa­ra po­lí­ti­cos y go­bier­nos. Los dos he­chos que hun­die­ron sim­bó­li­ca­men­te al go­bierno de Pe­ña, re­cuer­da un pe­ñis­ta, fue­ron el escándalo de la ca­sa blan­ca y la no­che de Ayot­zi­na­pa.

Esos es­cán­da­los se­lla­ron con fie­rro de he­rrar es­te­reo­ti­pos ne­ga­ti­vos acu­mu­la­dos por los priis­tas a lo lar­go de la his­to­ria: que son co­rrup­tos y que son re­pre­so­res. Es co­no­ci­da la sim­pa­tía de gen­te de Mo­re­na por el ré­gi­men ve­ne­zo­lano, ha si­do ex­pre­sa­da mu­chas ve­ces. Le ha­cen un fla­co fa­vor al go­bierno elec­to con esas de­cla­ra­cio­nes,co­moel­go­bier­noe­lec­to­se ha­rá un fla­co fa­vor tra­yen­do a Ma­du­ro.

¿Por qué? Por­que re­fren­da­rán el es­te­reo­ti­po ne­ga­ti­vo me­jor sem­bra­do so­bre Ló­pez Obra­dor: que es un po­pu­lis­ta del li­na­je de Chá­vez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.