USA-MO­TOGP

Motociclismo (México) - - Columna -

Lás­ti­ma que Mo­toGP so­lo sea pa­ra los es­ta­dou­ni­den­ses una com­pe­ten­cia más, de es­ca­sa im­por­tan­cia pa­ra ellos. Siem­pre se ha aco­gi­do con mu­cho ca­lor el cam­peo­na­to en In­dia­ná­po­lis, pe­ro es di­fí­cil que el pú­bli­co nor­te­ame­ri­cano apo­ye un de­por­te ajeno a su cul­tu­ra, por eso aho­ra los pro­mo­to­res lo­ca­les y Dor­na es­tu­dian una so­lu­ción pa­ra que In­dia­ná­po­lis se man­ten­ga en el ca­len­da­rio de ca­ra al 2016, pe­ro no se­rá una ta­rea fá­cil. Na­die se atre­ve a de­cir­lo, pe­ro pue­de que es­ta ha­ya si­do la úl­ti­ma vi­si­ta de Mo­toGP.

Ni Day­to­na, en los le­ja­nos años 60 del pa­sa­do si­glo, ni La­gu­na Se­ca, ni In­dia­ná­po­lis. En nin­gu­na de las tres pis­tas más co­no­ci­das de Es­ta­dos Uni­dos el Mun­dial de Mo­toGP ha con­se­gui­do echar raí­ces, por di­ver­sos mo­ti­vos. Qui­zá sea en CO­TA (Cir­cuit of the Ame­ri­cas), el cir­cui­to de Aus­tin, en Te­xas, el úl­ti­mo en lle­gar a es­ce­na, don­de Mo­toGP con­si­ga arrai­gar­la. Ha­ce no mu­cho Ke­vin Sch­wantz di­jo: “Yo soy el mo­ti­vo de que exis­ta CO­TA”. Pa­re­ce va­ni­do­so, pe­ro es cier­to.

Pe­ro tam­bién hay que re­co­no­cer que Sch­wantz es más co­no­ci­do, se­gui­do y ad­mi­ra­do en Eu­ro­pa de lo que lo es en su pro­pio país. Y no hay más ra­zón pa­ra ello que el des­co­no­ci­mien­to que tie­ne Es­ta­dos Uni­dos de es­te de­por­te. Y po­de­mos de­cir que Ke­vin es po­pu­lar.

Años atrás re­cuer­do un in­tere­san­te re­por­ta­je pu­bli­ca­do en la épo­ca del mí­ti­co Kenny Ro­berts, el pri­mer nor­te­ame­ri­cano que ga­nó el Mun­dial de 500 (1978-1980). En una vi­si­ta a su ran­cho de Mo­des­to (Ca­li­for­nia), el pe­rio­dis­ta ha­bla­ba con la fa­mi­lia. Lo más gra­cio­so fue leer lo que co­men­ta­ba Bús­ter, el pa­dre de Kenny, cuan­do sus ve­ci­nos le pre­gun­ta­ban por sus pro­lon­ga­das au­sen­cias en pri­ma­ve­ra y ve­rano: "Se va a co­rrer en mo­to a Eu­ro­pa”, les de­cía. Co­mo quien se va de pes­ca con sus ami­gos un fin de se­ma­na…

Y es­ta­mos ha­blan­do de Kenny Ro­berts, el hom­bre que cam­bió es­te de­por­te a ni­vel mun­dial, el que lo po­pu­la­ri­zó en Es­ta­dos Uni­dos, que ro­bó del Grand Na­tio­nal a las me­jo­res fi­gu­ras nor­te­ame­ri­ca­nas (Ed­die Law­son, Way­ne Rai­ney) y se las tra­jo "a Eu­ro­pa”…

A ve­ces ese ano­ni­ma­to es bueno. Se­gu­ra­men­te no su­fren el aco­so al que son so­me­ti­dos de for­ma cons­tan­te los pi­lo­tos europeos allá don­de van: en un ae­ro­puer­to, de va­ca­cio­nes, es­tén don­de es­tén siem­pre se en­cuen­tran los fans, o cual­quie­ra con un po­co de des­ca­ro que quie­ra con­se­guir ese “sel­fie”, que pa­re­ce que se ha con­ver­ti­do en al­go inevi­ta­ble. Re­sul­ta di­fí­cil con­se­guir in­ti­mi­dad. Pe­ro en la tie­rra del Tío Sam los pi­lo­tos son tra­ta­dos de otra ma­ne­ra, al me­nos los de Mo­toGP. Sin em­bar­go hay íco­nos mun­dia­les co­mo Va­len­tino Ros­si y Marc Már­quez, que son in­du­da­ble­men­te po­pu­la­res.

Si las ne­go­cia­cio­nes de Dor­na con Indy no pros­pe­ran, es pro­ba­ble que CO­TA que­de co­mo el úni­co es­ce­na­rio nor­te­ame­ri­cano de Mo­toGP. Pen­san­do con ló­gi­ca, es nor­mal que sea así por­que el cir­cui­to de Aus­tin es una ab­so­lu­ta no­ve­dad, una idea sur­gi­da en la ac­tua­li­dad pa­ra dar ca­bi­da ex­pre­sa­men­te a Mo­toGP. Y Aus­tin ha re­ci­bi­do al cam­peo­na­to con los bra­zos abier­tos.

No obs­tan­te re­sul­ta di­fí­cil apo­yar Mo­toGP en Es­ta­dos Uni­dos, cuan­do la pre­sen­cia nor­te­ame­ri­ca­na ha ido mer­man­do en el cur­so de los úl­ti­mos años. Ya so­lo que­da en pis­ta Nicky Hay­den, qui­zás en­to­nan­do su des­pe­di­da, por­que hay ru­mo­res que lo si­túan en SBK la pró­xi­ma tem­po­ra­da. Hu­bo un tiem­po en el que los nor­te­ame­ri­ca­nos mar­ca­ban la re­fe­ren­cia en el Mun­dial de 500, pe­ro ese mo­men­to ha pa­sa­do. Y no ha lle­ga­do el re­le­vo.

Nor­tea­mé­ri­ca bus­ca nue­vos pi­lo­tos, y pa­ra eso ha crea­do Mo­toA­mé­ri­ca, un cam­peo­na­to que bus­ca nue­vos ta­len­tos, pe­ro si­gue an­cla­do en unas es­truc­tu­ras he­re­da­das del AMA, sin apo­yar las ca­te­go­rías pro­mo­cio­na­les al es­ti­lo del Mun­dial, tra­ba­jan­do la ba­se des­de muy jó­ve­nes. En Es­ta­dos Uni­dos las co­sas se ha­cen de otra ma­ne­ra: no tra­ba­jan con Mo­to3, motos po­co po­ten­tes y me­nos atrac­ti­vas que las po­de­ro­sas de­por­ti­vas de­ri­va­das de se­rie, las cua­les son la ba­se de su cam­peo­na­to. Un di­fí­cil idi­lio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.