Triumph Street Cup / Street Scram­bler

LA STREET HA GENERADO NUE­VOS MO­DE­LOS SO­BRE SU ACERTA BA­SE, ASI­MIS­MO, A LA BON­NE­VI­LLE T100 LLEGADA HA­CE MUY PO­CO, AHO­RA HAY QUE ANA­DIR LA DE­POR­TI­VA STREET CUP Y LA PO­LI­VA­LEN­TE STREET SCRAM­BLER, AM­BAS DE IN­NE­GA­BLE ES­TI­LO VIN­TA­GE

Motociclismo (México) - - Sumario - Eduar­do Jiménez / MB Fo­tos: Ale­sio Bar­ban­ti Mat­teo Ca­va­di­ni

pe­sar del nom­bre, Street Cup no so­lo cum­ple co­mo me­dio de trans­por­te urbano ba­jo apa­rien­cia re­tro, sino que re­sul­ta to­tal­men­te sol­ven­te al ex­plo­rar sus ca­pa­ci­da­des a rit­mos más rá­pi­dos, aun­que de la ma­ne­ra más ase­qui­ble de ca­ra a los más no­ve­les, lo cual se com­ple­men­ta con su atrac­ti­va es­tam­pa de­por­ti­va. La Street Scram­bler apli­ca la mis­ma re­ce­ta, aun­que aho­ra con ma­yor di­na­mis­mo y efi­ca­cia, en com­pa­ra­ción con la an­te­rior Bon­ne­vi­lle Scram­bler de ha­ce ya una dé­ca­da.

DE CA­RRE­RAS

La Street Cup es to­da una Racer Street -en pa­la­bras de la mar­ca bri­tá­ni­ca- y adop­ta una po­si­ción de­por­ti­va apo­ya­da so­bre el eje de­lan­te­ro. Fru­to del nue­vo ma­ni­llar de tres pie­zas, nues­tras ma­nos que­dan por de­lan­te de la hor­qui­lla. Con so­lo re­co­rrer los pri­me­ros me­tros se apre­cia du­re­za en el gi­ro de la di­rec­ción, de­bi­do al me­nor bra­zo de pa­lan­ca, pe­ro que ya entre cur­vas se con­vier­te en aplo­mo y pre­ci­sión. Sin em­bar­go, lue­go de unas tres ho­ras de uso, ni las mu­ñe­cas ni los bra­zos se re­sien­ten en ab­so­lu­to. El mo­tor de­cla­ra idén­ti­co ren­di­mien­to al de la Street Twin, aun­que su so­ni­do es dis­cre­ta­men­te di­fe­ren­te al de aquél, por los nue­vos si­len­cia­do­res más cor­tos, aho­ra pin­ta­dos en ne­gro. El cua­dro de man­dos aña­de un re­loj pa­ra el ta­có­me­tro, con la zo­na ro­ja a par­tir de 7,000 rpm, mo­men­to en el que ac­túa el li­mi­ta­dor de ré­gi­men.

El Twin en pa­ra­le­lo es agra­da­ble y se mues­tra lleno a cual­quier ré­gi­men, aun­que, ló­gi­ca­men­te, da lo me­jor de sí en la par­te más al­ta y cuen­ta con un so­bre­rré­gi­men apro­ve­cha­ble, con unas mil vuel­tas de mar­gen más has­ta que ac­túa el cor­te, por lo que se pue­de pres­cin­dir el con­sul­tar de reojo la

in­for­ma­ción del ta­có­me­tro. Las sus­pen­sio­nes son fir­mes, pe­ro sin trans­mi­tir ma­yor in­co­mo­di­dad an­te las irre­gu­la­ri­da­des del as­fal­to. El nue­vo asien­to ga­na 30 mm de al­tu­ra y es có­mo­do, con un ta­pi­za­do ti­po al­can­ta­ra que fa­ci­li­ta los mo­vi­mien­tos so­bre él. La po­si­ción “al ata­que”, con las pun­tas de los pies so­bre los es­tri­bos, ha­ce que apo­ye­mos las ro­di­llas so­bre el ale­tea­do de las ca­be­zas, al­go que se lle­ga a agra­de­cer en es­ta gé­li­da épo­ca del año, pe­ro que du­ran­te el es­tío ten­drá jus­to el efec­to con­tra­rio. No se­rá pro­ble­ma, ya que hay su­fi­cien­te es­pa­cio, in­clu­so con la vis­to­sa ta­pa de co­lín pues­ta, se pue­de re­tra­sar la po­si­ción, evi­tan­do el con­tac­to di­rec­to con el mo­tor. Los fre­nos cum­plen, aun­que in­vi­ta a prac­ti­car una con­duc­ción flui­da apro­ve­chan­do la re­ten­ción del mo­tor. Es una de­li­cia ac­cio­nar el cam­bio de mar­chas, y de­jar ac­tuar el nue­vo em­bra­gue asis­ti­do an­ti­rre­bo­te, que ade­más de sua­vi­zar el tac­to de la pa­lan­ca, im­pi­de blo­quear la rue­da tra­se­ra, in­clu­so en las re­duc­cio­nes más des­pia­da­das. Más crí­ti­ca es la nu­la pro­tec­ción ae­ro­di­ná­mi­ca, que obli­ga a pe­gar­nos al tan­que pa­ra apre­ciar la efec­ti­vi­dad de la anec­dó­ti­ca cú­pu­la, prác­ti­ca­men­te un re­cla­mo es­té­ti­co. Ade­más, la ma­la no­ti­cia

es que en el com­ple­to ca­tá­lo­go de ac­ce­so­rios no hay pre­vis­to un se­mi­ca­re­na­do –co­mo sí se ofre­ce pa­ra la Th­rux­ton 1200– aun­que sí al­gu­nas cú­pu­las de ma­yor ta­ma­ño que la de se­rie. Por otro la­do, es una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra la in­dus­tria au­xi­liar.

OL­VI­DA EL AS­FAL­TO

Los cam­bios in­cor­po­ra­dos en la Street Scram­bler con­si­guen una po­si­ción a los man­dos muy na­tu­ral, con los es­tri­bos li­ge­ra­men­te ade­lan­ta­dos y un ma­ni­llar ele­va­do, ade­más de más an­cho. Pen­sa­do pa­ra po­der ir de pie. Eso sí, la vis­to­sa do­ble sa­li­da del es­ca­pe ocu­pa par­te del lu­gar de la pier­na, ya que el es­tri­bo de­re­cho no so­bre­sa­le lo ne­ce­sa­rio. Al ir sen­ta­dos va­mos en con­tac­to con él y de pie obli­ga a bus­car el co­do que ha­ce su re­co­rri­do apo­yan­do las ro­di­llas en el de­pó­si­to. Al­go to­tal­men­te asu­mi­ble. Lo peor se­rá el ca­lor des­pren­di­do en ve­rano. Su uso es muy agra­da­ble, con man­dos de ac­cio­na­mien­to sua­ve, co­mo nos tie­ne acos­tum­bra­dos la mar­ca, y un mo­tor adap­ta­do a su nue­vo co­me­ti­do, con un ran­go óp­ti­mo de uso ma­yor con res­pec­to al ori­gi­nal, aun­que con idén­ti­cos va­lo­res má­xi­mos de ren­di­mien­to.

Las sus­pen­sio­nes son con­for­ta­bles y cuen­tan con la ne­ce­sa­ria fir­me­za cuan­do se ele­va el rit­mo. Fue­ra del as­fal­to no cuen­ta con una ge­ne­ro­sa al­tu­ra li­bre al sue­lo, pe­ro dis­po­ne de un cu­bre­cár­ter me­tá­li­co. En esas con­di­cio­nes, lo acon­se­ja­ble es des­co­nec­tar el con­trol de trac­ción y el ABS, al­go su­ma­men­te sen­ci­llo a gol­pe de bo­tón des­de el man­do iz­quier­do; aun­que hay

que te­ner en cuen­ta que ca­da vez que se de­tie­ne el mo­tor, al arran­car de nue­vo se ar­ma el con­trol de trac­ción. Por cier­to, de­bi­do al em­pleo de neu­má­ti­cos mix­tos, tan­to és­te co­mo el ABS sal­tan con ma­yor fa­ci­li­dad al apli­car una con­duc­ción ex­tre­ma, in­clu­so en as­fal­to. Dos mo­de­los muy dis­tin­tos entre sí, y has­ta con la Street Twin. Su­po­ne­mos que ha­brá una di­fe­ren­cia su­pe­rior en or­den a los 30,940 pe­sos –so­bre una Bon­nie nor­mal- pe­ro sin du­da va­len la pe­na y re­ga­la­rán tan­tas sen­sa­cio­nes co­mo bus­que­mos en nues­tro ca­mino, sea ha­cia un en­fo­que pis­te­ro, o bien, uno más ru­di­men­ta­rio. .

6

4

5 4. El rin de­lan­te­ro es de 19 pul­ga­das y se mon­tan neu­má­ti­cos trail Met­ze­ler Tou­ran­ce con cá­ma­ra al em­plear ri­nes de ra­yos. 5. La Street Scram­bler mon­ta un ma­ni­llar an­cho y ele­va­do que fa­vo­re­ce la con­duc­ción de pie y cuen­ta con un úni­co re­loj. 6. La...

1 1. Es­tre­na un sim­bó­li­co pa­ra­bri­sas fron­tal pin­ta­do co­mo el res­to de la mo­to y los es­pe­jos re­tro­vi­so­res pa­san a las pun­tas del ma­ni­llar. 2. El cua­dro de man­dos de la Street Cup aña­de un vis­to­so ta­có­me­tro analó­gi­co. Tam­bién in­cor­po­ra un ma­ni­llar de...

2

3

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.