BMW MOTORRAD DAYS MX

Puebla se lle­na de Ale­ma­nia 52

Motociclismo (México) - - Sumario - Jo­na­tan To­rres Fo­tos: Jo­sé Luis Ruiz / BMW

Si eres un lec­tor ha­bi­tual de MO­TO­CI­CLIS­MO ha­brás leí­do so­bre el Motorrad Days 2015 al que asis­ti­mos en Gar­misch-Par­ten­kir­chen, ciu­dad ale­ma­na en el es­ta­do Bá­va­ro. Even­to que reúne a más de 35 mil mo­to­ci­clis­tas du­ran­te tres días. Bien pues, en es­ta oca­sión se ha ce­le­bra­do por pri­me­ra vez en Mé­xi­co, es­pe­cí­fi­ca­men­te en el Au­tó­dro­mo Mi­guel E. Abed en Amo­zoc, Puebla.

La invitación pa­ra asis­tir al Motorrad Days Mé­xi­co 2017 fue abier­ta a to­do pú­bli­co pe­ro li­mi­ta­da a 1,500 per­so­nas en dos días de even­to, por lo que hu­bie­ron mu­chos en­tu­sias­tas que se que­da­ron con las ga­nas. Si­tua­ción que la­men­ta­mos pe­ro que de­be­mos en­ten­der, fue una pri­me­ra edi­ción don­de ha­bía mu­cho por apren­der, por ex­plo­rar, por me­dir, con­si­de­rar y ana­li­zar, con el fin úl­ti­mo de se­guir rea­li­zán­do­lo y que ca­da año sea mu­cho me­jor que el an­te­rior.

LLE­GA­MOS RO­DAN­DO

Dis­cul­pen tan­ta re­mem­bran­za pe­ro es inevi­ta­ble re­la­cio­nar un even­to con otro cuan­do lo he­mos vi­vi­do en se­me­jan­za des­de su ini­cio, es más, des­de su pre­vio. Ya que igual co­mo lo vi­vi­mos en Ale­ma­nia, sa­lien­do en mo­to des­de Mú­nich, no es la ca­pi­tal pe­ro sí una de las prin­ci­pa­les ciu­da­des del país. En es­ta oca­sión sa­li­mos ro­dan­do de la Ciu­dad de Mé­xi­co, es­pe­cí­fi­ca­men­te de BMW Motorrad Ba­va­ria Po­lan­co, don­de una po­de­ro­sa R 1200 GS nos es­pe­ra­ba con tan­que lleno pa­ra to­mar ca­rre­te­ra.

La sa­li­da di­rec­ta se­ría ha­cia el orien­te de la CDMX pe­ro co­mo el pro­pó­si­to era dis­fru­tar más el via­je se op­tó por sa­lir ha­cia el sur, pa­ra to­mar la ca­rre­te­ra Mé­xi­co-Cuer­na­va­ca y lue­go des­viar­nos en di­rec­ción Te­poztlán-Cuautla, don­de se en­cuen­tra el en­tron­que que lle­va di­rec­ta­men­te a Puebla so­bre una ca­rre­te­ra prác­ti­ca­men­te nue­va, de cur­vas en­tre­te­ni­das y pai­sa­jes her­mo­sos.

Sin es­ca­las cul­mi­na­mos la ro­da­da di­rec­ta­men­te en el Au­tó­dro­mo, don­de es­ta­cio­na­mos las mo­tos y rea­li­za­mos nues­tro re­gis­tro, y don­de to­dos los asis­ten­tes te­nían que “pa­sar lis­ta” pa­ra po­der in­gre­sar, si­tua­ción que pu­do ha­ber en­tor­pe­ci­do el flu­jo de en­tra­da pe­ro que gra­cias a la bue­na or­ga­ni­za­ción es­to fue muy flui­do.

A LA AC­CIÓN

Ya des­de an­tes de en­trar se co­men­zó a sen­tir ese mood mo­to­ci­clis­ta en el que en su ma­yo­ría eran pro­pie­ta­rios de BMW, pe­ro que, de­je­mos cla­ro, es­to no era un even­to ex­clu­si­vo de la mar­ca. Una vez que in­gre­sa­mos co­men­zó a su­bir la adre­na­li­na y emo­ción con la mú­si­ca de fon­do que acom­pa­ña­ba el ru­gir de las mo­tos que par­ti­ci­pa­ban en los Sprint Ra­ce, ca­rre­ra en la que par­ti­ci­pa­ba cual­quier mo­to­ci­clis­ta con su pro­pia mo­to en un due­lo ti­po arran­cón, lle­va­do a ca­bo den­tro de la pis­ta del au­tó­dro­mo y ba­jo to­das las pre­cau­cio­nes de­bi­das. De he­cho, co­mo no po­día fal­tar la cer­ve­za ale­ma­na, de­be­mos men­cio­nar que el con­trol de es­ta si­tua­ción fue que a ca­da asis­ten­te se le co­lo­có una pul­se­ra que al in­ge­rir cual­quier be­bi­da al­cohó­li­ca se le cor­ta­ba la pul­se­ra pa­ra que ya no pu­die­ra par­ti­ci­par en nin­gu­na di­ná­mi­ca que im­pli­ca­ra su­bir­se a la mo­to.

NO SO­LO MO­TOS

Den­tro de la mis­ma pis­ta pe­ro en una sec­ción di­fe­ren­te se rea­li­za­ban tam­bién bre­ves cur­sos de mo­to, don­de los mis­mos ex­per­tos pi­lo­tos cer­ti­fi­ca­dos por BMW que los im­par­ten en Pis­ta Pe­ga­so, ins­truían a to­do aquel que qui­so me­jo­rar su téc­ni­ca de ma­ne­jo, po­nién­do­les ejer­ci­cios de equi­li­brio y con­trol de clutch y ace­le­ra­dor.

En otra sec­ción di­vi­di­da de la pis­ta se en­con­tra­ban por su­pues­to los pro­duc­tos de cua­tro rue­das de la mar­ca, entre Mini Coo­per con­ver­ti­bles, ca­mio­ne­tas X5 y po­de­ro­sos M2, se rea­li­za­ron prue­bas de ma­ne­jo pa­ra que en­tu­sias­tas de la mar­ca BMW pe­ro de dos rue­das co­no­cie­ran las se­me­jan­zas de la mar­ca en los au­tos.

Otra de las ac­ti­vi­da­des ce­le­bra­das den­tro del au­tó­dro­mo fue el show de drift arri­ba de un M2 y a ma­nos del ex­per­to Be­ni­to Gue­rra Jr. don­de subió uno por uno a tres afi­cio­na­dos que ga­na­ron su lu­gar ba­jo sor­teo pa­ra dis­fru­tar de un via­je lleno de adre­na­li­na. Por su­pues­to el show de mo­tos no po­día fal­tar y es­te fue pro­pi­cia­do por el ex­per­to Fra­nçois De­roeux, quien arri­ba de una R 1200 GS to­tal­men­te stock lu­ció tan­to sus ha­bi­li­da­des co­mo las de la mo­to, de­rra­pan­do, lle­ván­do­la a una rue­da, gi­ran­do 360 gra­dos con ma­nu­brio blo­quea­do, rea­li­zan­do zig-zag a 90 gra­dos y de­más pe­ri­cias que en­tu­sias­ma­ron a to­do el pú­bli­co.

PA­RA TO­DOS

Ya fue­ra de la pis­ta se en­con­tra­ban dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des ap­tas pa­ra to­do pú­bli­co, des­de un pe­que­ño mu­ro de es­ca­la­da o una ti­ro­le­sa pa­ra los pe­que­ños. Más al fon­do se en­con­tra­ba una pis­ta de trial y una de tie­rra con obs­tácu­los en la que se lle­va­ban a ca­bo la ca­rre­ra len­ta y el ma­ne­jo de pre­ci­sión, ejer­ci­cios en los que cla­ra­men­te no im­por­ta­ba ir a tope de ace­le­ra­dor sino con­tro­lar to­da la mo­to en un cir­cui­to sú­per ce­rra­do y cur­vea­do en el que te en­con­tra­bas con ram­pas, gra­va, ro­cas y de­más si­tua­cio­nes que po­nían a prue­ba tu des­tre­za arri­ba de la mo­to.

Por su­pues­to, co­mo el pro­pó­si­to fue es­tar en el lu­gar to­do el día, y es que la en­tra­da fue a par­tir de las 10 am con cie­rre al fi­na­li­zar el con­cier­to que co­men­zó a las 8 de la no­che, en es­ta mis­ma zo­na del es­ce­na­rio se en­con­tra­ban los food trucks con va­rie­dad de co­mi­das, be­bi­das y pos­tres pa­ra que no ha­ya que sa­lir del lu­gar pa­ra na­da. En es­te mis­mo lu­gar ha­bía si­llas y som­bri­llas pa­ra des­can­so pe­ro tam­bién ha­bía otra par­te don­de se co­lo­có una car­pa enor­me pa­ra al­ber­gar a la ma­yo­ría de los asis­ten­tes con me­sas lar­gas y si­llas que sir­vie­ron de res­guar­do del sol así co­mo pa­ra in­ge­rir los ali­men­tos y por su­pues­to don­de to­dos com­par­ti­mos ex­pe­rien­cias del even­to y del mun­do de las dos rue­das entre co­no­ci­dos y nue­vos ami­gos.

¡EN­HO­RA­BUE­NA!

De­ja­mos el even­to con muy buen sa­bor de bo­ca, con una ex­pe­rien­cia que sa­be­mos pue­de me­jo­rar, pe­ro que tam­bién sa­be­mos que sien­do la pri­me­ra edi­ción lo han he­cho per­fec­ta­men­te, con una or­ga­ni­za­ción im­pe­ca­ble y una ca­li­dad que pue­de lle­gar a ser la en­vi­dia de otros paí­ses. De to­do co­ra­zón desea­mos que así sea y que ca­da año se va­yan su­man­do al­mas via­je­ras y al­mas mo­to­ris­tas de to­das las mar­cas, por­que es­tos even­tos son pa­ra com­par­tir la di­cha de po­der vi­vir ex­pe­rien­cias arri­ba de nues­tras mo­tos. ¡Fe­li­ci­da­des a to­dos los in­vo­lu­cra­dos!

La ma­yo­ría de asis­ten­tes en mo­to son pro­pie­ta­rios de BMW, sin em­bar­go el even­to no es ex­clu­si­vo de la mar­ca y fue abier­to a to­do pú­bli­co.

Mi­chel Gouy­det, Di­rec­tor de Motorrad Mé­xi­co dan­do las pa­la­bras de bien­ve­ni­da al pri­mer Motorrad Days.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.