La Vie­ja Eu­ro­pa

Cuan­do te en­fren­tas a nue­vas si­tua­cio­nes, no hay na­da más in­te­li­gen­te que de­jar a un la­do ideas pre­con­ce­bi­das y com­pren­der que hay que to­mar otro ca­mino. Eso es lo que ha he­cho Jor­ge Lo­ren­zo tras su llegada a Du­ca­ti.

Motociclismo (México) - - Sumario -

Mu­cho se es­pe­ra­ba del ren­di­mien­to de Jor­ge Lo­ren­zo con la Du­ca­ti en las pri­me­ras prue­bas de Se­pang. La jor­na­da ini­cial fue des­co­ra­zo­na­do­ra, con és­te ale­ja­do de las po­si­cio­nes de pri­vi­le­gio, con Ca­sey Sto­ner y An­drea Do­vi­zio­so en ca­be­za y Lo­ren­zo, su nue­vo lí­der, a ca­si dos se­gun­dos del ju­bi­la­do aus­tra­liano. Pe­ro na­da al­te­ró el rit­mo del im­pa­si­ble mo­to­ris­ta es­pa­ñol. Se to­mó su tiem­po pa­ra asi­mi­lar la si­tua­ción: si que­ría ro­dar de­pri­sa con la Du­ca­ti, ten­dría que cam­biar su for­ma de pi­lo­tar.

Jor­ge Lo­ren­zo ha mos­tra­do la in­te­li­gen­cia del cam­peón, ese sa­ber es­tar, esa ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción que le ha lle­va­do a con­se­guir tres de los sie­te úl­ti­mos tí­tu­los dispu­tados en el Mun­dial de Mo­toGP. Con esa sin­ce­ri­dad abru­ma­do­ra, con la que se des­nu­da co­mo nin­gún otro pi­lo­to de la ca­te­go­ría, el ma­llor­quín re­co­no­ció en Se­pang que se en­fren­ta­ba a una si­tua­ción to­tal­men­te di­fe­ren­te, a sen­sa­cio­nes que no ex­pe­ri­men­tó en la pri­me­ra to­ma de con­tac­to con la Des­mo­se­di­ci, en no­viem­bre, en Va­len­cia. “Ya­maha y Du­ca­ti son las mo­tos más opues­tas en cuan­to a pi­lo­ta­je. La se­gun­da se con­du­ce de ma­ne­ra di­fe­ren­te. En Va­len­cia po­día lle­var­la con mi es­ti­lo, pe­ro aquí no”, ad­mi­tió con hu­mil­dad. “Si in­ten­tas fre­nar y de­jar la pa­lan­ca an­tes de en­trar en cur­va, co­mo ha­cía con la Ya­maha, y man­te­nien­do la ve­lo­ci­dad co­rrec­ta, la uni­dad no gi­ra”.

Y Lo­ren­zo si­guió des­gra­nan­do, sin re­pa­ros y sin ocul­tar­se, sus ca­ren­cias: “En cur­vas len­tas el ma­ne­jo es muy di­fe­ren­te. Ten­go que me­jo­rar la fre­na­da por­que to­da­vía no apro­ve­cho al má­xi­mo las pres­ta­cio­nes del nue­vo neu­má­ti­co de­lan­te­ro”. Y ad­mi­tió que no se­ría un pro­ce­so sen­ci­llo, ni fá­cil ni in­me­dia­to: “Nun­ca he si­do un pi­lo­to que se adap­te rá­pi­da­men­te (a los cam­bios de mo­to), así que po­co a po­co me iré acos­tum­bran­do”, ad­mi­tió.

Es di­fí­cil en­con­trar tan­ta sin­ce­ri­dad. Qui­zás al­gu­nos con­si­de­ren que es un signo de de­bi­li­dad, pe­ro des­de mi pun­to de vis­ta de­mues­tra su for­ta­le­za. Por­que le­jos de in­ten­tar ocul­tar­se y ha­cer creer que los pro­ble­mas son otros o, sim­ple­men­te, re­co­no­cer­los sin en­trar en de­ta­lles, Lo­ren­zo fue ab­so­lu­ta­men­te trans­pa­ren­te. Se mar­chó de Se­pang sa­tis­fe­cho, con la ca­be­za bien al­ta, des­pués de ha­ber de­te­ni­do el crono bas­tan­te cer­ca de Ma­ve­rick Vi­ña­les, que es­tá sien­do el faro-guía en la pre­tem­po­ra­da.

Lo me­jor de es­ta si­tua­ción es el am­bien­te que rei­na­ba en Du­ca­ti. Le­jos de dis­pa­rar­se las alar­mas, el box era una bal­sa de acei­te. En el pri­mer día de Se­pang te­nían a Sto­ner y Do­vi­zio­so en lo más al­to, y a Bautista, con una de sus mo­tos sa­té­li­te, bien co­lo­ca­do. Es de­cir, que el vehícu­lo fun­cio­na­ba y, por tan­to, era una cues­tión de ajus­te de Lo­ren­zo pa­ra de­vol­ver­le a su si­tio na­tu­ral. Ese am­bien­te de con­fian­za tan con­ta­gio­so, es lo que ha­ce pro­gre­sar al equi­po.

Lo­ren­zo trans­mi­te sus ga­nas a to­da la es­truc­tu­ra. An­tes de que le to­ca­ra el turno de ro­dar, ha­bía via­ja­do en la se­ma­na pre­via a las prue­bas con el gru­po pa­ra com­par­tir en el box el tra­ba­jo con los pi­lo­tos pro­ba­do­res (con Sto­ner y Pi­rro), sin per­der de­ta­lle en nin­gu­na jor­na­da, y cons­tan­te­men­te in­ter­cam­bia­ba in­for­ma­ción con ellos y Do­vi­zio­so. Y así se ha ido em­pa­pan­do de to­do, apren­dien­do has­ta el más mí­ni­mo de­ta­lle.

La llegada de Lo­ren­zo a Du­ca­ti con­tras­ta com­ple­ta­men­te con el pa­so de Va­len­tino Ros­si por el equi­po ita­liano. Ros­si fue co­mo un hu­ra­cán que lo arra­só to­do: cam­bió la mo­to de arri­ba aba­jo re­nun­cian­do a una de sus pe­cu­lia­ri­da­des, el bas­ti­dor de car­bono, pa­ra adop­tar el pri­mer cha­sís de alu­mi­nio, trans­for­man­do la Des­mo­se­di­ci en un mo­de­lo con­ven­cio­nal y, co­mo con­se­cuen­cia de su pa­so, Fi­lip­po Pre­zio­si, pa­dre de la Des­mo­se­di­ci, ter­mi­nó aban­do­nan­do la fá­bri­ca, tras que­dar apar­ta­do del de­par­ta­men­to de ca­rre­ras. Pe­ro to­dos sus es­fuer­zos fue­ron en bal­de. Jor­ge Lo­ren­zo ha lle­ga­do con otra ac­ti­tud y en­ten­dió que el pro­ble­ma pa­ra ir rá­pi­do con la Du­ca­ti no es la mo­to­ci­cle­ta, sino él. Y pu­so re­me­dio de in­me­dia­to. Muy in­te­li­gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.