RALLY

Motociclismo (México) - - Presentación - Santi Ayala / EJ Fo­tos: Mar­co Cam­pe­lli

UNA AU­TÉN­TI­CA MO­TO OFF ROAD, BA­JO EL FOR­MA­TO SCRAM­BLER, CON DESA­RRO­LLO ES­PE­CÍ­FI­CO PA­RA LO QUE HA DE­NO­MI­NA­DO DU­CA­TI CO­MO SEG­MEN­TO "EASY & SOFT OFF ROAD". ESO HA CREA­DO CON LA DE­SERT SLED, RE­CU­PE­RAN­DO LA DE­NO­MI­NA­CIÓN Y EL ES­PÍ­RI­TU DE AQUE­LLAS ICÓ­NI­CAS MO­TOS AME­RI­CA­NAS, QUE EN LOS 60 Y 70 SUR­CA­BAN EL DE­SIER­TO DE CA­LI­FOR­NIA.

ecu­pe­rar y res­tau­rar el pa­sa­do, en for­ma­to mo­derno. Man­te­ner un es­pí­ri­tu de una ti­po­lo­gía de mo­to off road que tu­vo un glo­rio­so mo­men­to en las de­cá­das del si­glo pa­sa­do de los 60 y los 70 en Es­ta­dos Uni­dos. Eso bus­ca Du­ca­ti con es­ta uni­dad. Vol­va­mos la mi­ra­da atrás, via­je­mos a Ca­li­for­nia, en el de­sier­to y las mon­ta­ñas, cuan­do ape­nas ha­bía ofer­ta de dos rue­das de cam­po ru­te­ras pa­ra en­du­ro, pe­ro sí mu­chas ga­nas de aven­tu­ra fue­ra de ca­rre­te­ra. En el oes­te yan­qui el in­ge­nio les lle­vó a crear un ti­po de mo­to, las De­sert Sled, na­ci­das co­mo de­ri­va­das de las mon­tu­ras de as­fal­to con cier­tas trans­for­ma­cio­nes y adi­ción de com­po­nen­tes, al­go que, de he­cho, pro­ce­de di­rec­ta­men­te de las Scram­bler, pe­ro con una on­da más aven­tu­re­ra. El cu­bre­cár­ter es pre­ci­sa­men­te lo que le da el nom­bre, en­ten­dien­do és­te, en for­ma de eu­fe­mis­mo, co­mo "pa­tín o tri­neo (tra­duc­ción de sled)" so­bre el que la mo­to des­li­za al apo­yar­se en los obs­tácu­los o so­bre los mon­to­nes de are­na, y le pro­te­ge de las ro­cas, pie­dras y del im­pre­de­ci­ble sue­lo de­sér­ti­co, ro­to y ári­do.

MO­DI­FI­CA­CIO­NES

Las De­sert Sled eran mo­tos de ca­rre­te­ra con pro­pul­sor de 500 cc a las que se les qui­ta­ban los ac­ce­so­rios no esen­cia­les y que pu­die­sen in­co­mo­dar en cam­po, o tu­vie­sen ries­go de ro­tu­ra por gol­pes, a las que se les mon­ta­ban ri­nes de ra­yos, neu­má­ti­cos con ta­cos, ma­ni­llar ele­va­do pa­ra ir me­jor de pie, así co­mo sus­pen­sión mo­di­fi­ca­da pa­ra ab­sor­ber me­jor los fuer­tes im­pac­tos en el ro­to sue­lo cam­pe­ro. Con el pa­so de los años, es­te ti­po de mo­de­lo pa­só a con­tar con su pro­pia ca­te­go­ría, las trail, que tan­to éxi­to han te­ni­do y tie­nen, pe­ro ya con un di­se­ño di­fe­ren­te, per­dien­do aque­lla com­bi­na­ción de ar­qui­tec­tu­ra on road/ off road. Con la De­sert, Du­ca­ti re­cu­pe­ra aquel es­pí­ri­tu aven­tu­re­ro que mez­cla los va­lo­res sin­gu­la­res de la Scram­bler en cuan­to a ima­gen y per­so­na­li­dad.

A di­fe­ren­cia de la ver­sión Urban En­du­ro –por cier­to, des­apa­re­ce del ca­tá­lo­go Scram­bler–, que era un me­ro ejer­ci­cio es­té­ti­co, la De­sert sí tie­ne un desa­rro­llo es­pe­cí­fi­co con abun­dan­tes cam­bios con­cre­tos en la par­te ci­clo.

To­do ello, bus­can­do una con­duc­ción aven­tu­re­ra en uso off road mo­de­ra­do y tam­bién en su com­por­ta­mien­to. El cha­sís se ha ro­bus­te­ci­do, con dos pie­zas de so­por­te la­te­ra­les for­ja­das, a la al­tu­ra de los pies, que abra­zan al mo­tor, así co­mo un tu­bo ex­tra a ca­da la­do, que cru­za en ho­ri­zon­tal y co­nec­ta los otros tu­bos ver­ti­ca­les del cha­sís. El bas­cu­lan­te tam­bién se ha re­for­za­do y alar­ga­do pa­ra te­ner 60 mm más de dis­tan­cia entre ejes. La geo­me­tría cam­bia con otras ti­jas con un off set de 30 mm –22 en la Scram­bler es­tán­dar– man­te­nien­do los 112 mm de lan­za­mien­to. La sus­pen­sión re­ci­be ele­men­tos Ka­ya­ba, la hor­qui­lla es in­ver­ti­da con ba­rras de 46 mm y amor­ti­gua­dor con bo­te­lla se­pa­ra­da –an­cla­da ba­jo el pa­so de rue­da–. Ele­men­tos re­gu­la­bles en tres vías y con un re­co­rri­do cam­pe­ro de 200 mm, más lar­go que en las otras Scram­bler. Ló­gi­ca­men­te, la dis­tan­cia li­bre al sue­lo ha au­men­ta­do, se in­cor­po­ra un cu­bre­cár­ter de alu­mi­nio, y el asien­to es di­fe­ren­te, con ma­yor al­tu­ra has­ta los 860 mm –sube 138 so­bre la Scram­bler nor­mal–. La er­go­no­mía me­jo­ra mu­cho pa­ra ir de pie, con otro ma­ni­llar –ti­po off road, de sec­ción va­ria­ble y ba­rra cen­tral– y es­tri­bos de alu­mi­nio den­ta­do, op­cio­na­les –los de se­rie son los tí­pi­cos con go­ma pa­ra uso urbano, pie­za ex­tra­íble pa­ra cam­po, con el aga­rre del den­ta­do–. En op­ción hay un asien­to más ba­jo de 20 mm me­nos. Los cam­bios no aca­ban aquí, pues lle­gan unos neu­má­ti­cos más apro­pia­dos pa­ra el uso mix­to cam­po/as­fal­to, Pi­re­lli Scor­pion Rally STR, en me­di­das de llan­ta de­lan­te­ra de 19 pul­ga­das y tra­se­ra de 17. El ta­co de­lan­te­ro es muy ce­rra­do, pa­ra aga­rrar más en ca­rre­te­ra, que el trasero, que tie­ne ma­yor se­pa­ra­ción –me­jor en cam­po–. De­ta­lles co­mo el faro cu­bier­to con re­ji­lla pro­tec­to­ra –ho­mo­lo­ga­da la mo­to con esa pa­rri­lla que an­tes se ven­día co­mo ac­ce­so­rio–, sal­pi­ca­de­ra de­lan­te­ra al­ta y tra­se­ra alar­ga­da, así co­mo por­ta­pla­ca ele­va­do la com­ple­tan. En cuan­to a los fre­nos, lle­va ma­te­rial Brem­bo con ABS des­co­nec­ta­ble; un enor­me dis­co de­lan­te­ro de 330 mm jun­to a uno más pe­que­ño trasero de 245.

El mo­tor de la De­sert es el co­no­ci­do bi­ci­lín­dri­co Des­mo de 800 cc re­fri­ge­ra­do por ai­re y con ra­dia­dor de acei­te. Pe­ro tie­ne una nue­va pro­gra­ma­ción en sus ma­peos, con

una ca­li­bra­ción que ga­na en res­pues­ta, so­bre to­do en el pri­mer ter­cio de aper­tu­ra de gas. Ge­ne­ra una po­ten­cia de 75 HP que, co­mo sa­be­mos, rinde una gran ca­pa­ci­dad de ace­le­ra­ción. Dis­po­ne de un si­len­cia­dor de do­ble sa­li­da cor­to, en alu­mi­nio, pa­re­ci­do al que mon­ta­ban al­gu­nas ver­sio­nes de la Scram­bler. La De­sert se pue­de com­prar en dos co­lo­res, blan­co y ro­jo, con el cha­sís ne­gro y los ri­nes do­ra­dos en am­bos ca­sos. Aun­que ya ha co­men­za­do su pro­duc­ción, las pri­me­ras uni­da­des lle­ga­rán a los con­ce­sio­na­rios en Mé­xi­co en el trans­cur­so del pri­mer se­mes­tre del año.

SE PER­FEC­CIO­NA Y AUTOSUPERA

Mo­to di­fe­ren­cial en un mer­ca­do ato­mi­za­do de mo­de­los sin­gu­la­res. Cap­tar al aman­te de ese sen­tir re­tro con tin­tes modernos, de com­por­ta­mien­to dual efec­ti­vo en ca­rre­te­ra y en la mon­ta­ña. Du­ca­ti, co­mo siem­pre, ha acer­ta­do en la adap­ta­ción de es­te ejem­plar a un uso es­pe­cí­fi­co. Un de­sier­to, en Mé­xi­co, no hay otro co­mo los que ofre­ce el es­ta­do de Gua­na­jua­to, don­de pre­ci­sa­men­te se lle­va a ca­bo el Rally, un am­bien­te de Oes­te ame­ri­cano, sin­tien­do el es­pí­ri­tu De­sert Sled. Ro­dan­do en un re­co­rri­do as­fal­to/tie­rra por las lo­ca­cio­nes gua­na­jua­ten­ses de pis­tas pe­dre­go­sas, ríos de are­na, ca­rre­te­ras de mon­ta­ña… La De­sert nos po­drá cau­ti­var an­te la gran res­pues­ta de la sus­pen­sión –có­mo­da y con tac­to– así co­mo el cha­sís, con gran es­ta­bi­li­dad y efec­ti­va en los cam­bios de di­rec­ción. Los neu­má­ti­cos bus­can res­pon­der bien, aun­que con más aga­rre, se­gu­ra­men­te se­rán me­jo­res en cam­po. No es una mo­to li­ge­ra, pe­ro su di­ná­mi­ca par­te ci­clo la ha­ce di­ver­ti­da y ca­paz. Es­ta mo­to­ci­cle­ta de­ja­rá sa­tis­fe­chos a los al­tos, a los que la Scram­bler les que­da pe­que­ña.

El pues­to de man­do des­ta­ca por la pre­sen­cia del ma­ni­llar off road, con ba­rra cen­tral. Las ta­pas del de­pó­si­to son in­ter­cam­bia­bles. Ade­más, el bas­cu­lan­te es más lar­go que el de la Scram­bler es­tán­dar. Cuen­ta con ri­nes de ra­yos y neu­má­ti­cos pa­ra te­rra­ce­ría. El amor­ti­gua­dor tie­ne bo­te­lla de gas se­pa­ra­da.

2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.