LA GUE­RRA DEL CAUCHO

La cues­tión de los neu­má­ti­cos es­tá dan­do mu­cho de que ha­blar en el Mun­dial de Mo­toGP. Hay co­sas que no se en­tien­den y pre­gun­tas sin res­pues­ta, lo que lle­va a pen­sar en cons­pi­ra­cio­nes y co­sas ex­tra­ñas

Motociclismo (México) - - Columna -

Ave­ces ol­vi­da­mos que la vi­da no es ma­te­má­ti­ca. En oca­sio­nes los pe­que­ños de­ta­lles, co­sas sin apa­ren­te im­por­tan­cia, son los que mar­can la di­fe­ren­cia, los que se­pa­ran el éxi­to del fra­ca­so. El Mun­dial de Mo­toGP se en­tre­ga a un en­cen­di­do de­ba­te en torno al neu­má­ti­co de­lan­te­ro de car­ca­sa du­ra, co­no­ci­do co­mo el com­pues­to 070, y en­tre la du­da de in­cor­po­rar­lo o no a la selección de neu­má­ti­cos de es­ta tem­po­ra­da, y los pro­ble­mas que aco­san a Va­len­tino Ros­si -des­de el in­vierno- hay quien se apun­ta a la es­pe­cu­la­ción, desa­rro­llán­do­se to­da suer­te de teo­rías cons­pi­ra­ti­vas que no res­pon­den a la ver­dad.

Dicen que Mi­che­lin ma­ne­ja la si­tua­ción y que ma­nio­bra pa­ra fa­vo­re­cer a Ros­si, que lo es­tá pa­san­do mal. Me pa­re­ce pe­li­gro­so e irres­pon­sa­ble afir­mar al­go así. Con­fie­so que no ten­go ele­men­tos de jui­cio su­fi­cien­tes pa­ra ne­gar­lo, pe­ro creo que na­die tie­ne las prue­bas ne­ce­sa­rias pa­ra de­cir lo con­tra­rio.

To­do gi­ra en torno al ya fa­mo­so neu­má­ti­co 070 que, ade­más, no es nue­vo: ya se usó en 2016. Pe­ro aho­ra Mi­che­lin se plan­tea la vuel­ta de es­te com­pues­to. Se­gu­ra­men­te la po­lé­mi­ca sur­gi­da en el Gran Pre­mio de Ar­gen­ti­na, cuan­do el fa­bri­can­te fran­cés in­ten­tó que los pi­lo­tos pro­ba­ran esa llan­ta, no ha ayu­da­do a di­si­par sos­pe­chas. Qui­zás hi­zo lo con­tra­rio, por­que se pen­sa­ba que lo que se que­ría era echar una mano a Ros­si. Pe­ro, en cual­quier ca­so, eso no tie­ne por qué sig­ni­fi­car que se va a per­ju­di­car a los de­más, pien­so yo. Por­que el uso de ese neu­má­ti­co no só­lo lo de­fien­de Va­len­tino: Marc Már­quez tam­bién es par­ti­da­rio de él. Lo que pa­sa es que en el ban­do opues­to se en­cuen­tran Jor­ge Lo­ren­zo, Ma­ve­rick Vi­ña­les y, tal vez, Dani Pe­dro­sa.

Es­te de­ba­te es­tá ahí y no ten­dría ma­yor tras­cen­den­cia si no fue­ra por los pro­ble­mas inex­pli­ca­bles que Vi­ña­les su­frió en Je­rez. No es­tu­vo có­mo­do en to­do el fin de se­ma­na. Sus se­sio­nes de en­tre­na­mien­to es­tu­vie­ron bien, aun­que no fue el más rá­pi­do has­ta el “warm up” del do­min­go. Pe­ro en ca­rre­ra, ni se acer­có a ese re­gis­tro. Su co­men­ta­rio a los pe­rio­dis­tas, “re­ci­bi­ría un mail si ha­blo mal de los neu­má­ti­cos”, en­cen­dió a más de uno que ha de­bi­do ini­ciar su ca­za de bru­jas particular.

Es fre­cuen­te pen­sar en el mun­do de las ca­rre­ras que si las co­sas no sa­len bien es por al­gu­na cues­tión aje­na. Si una llan­ta fun­cio­na bien a las 10 de la ma­ña­na y no lo ha­ce a las dos de la tar­de, pa­re­ce po­co me­nos que inex­pli­ca­ble. Pe­ro to­do en la vi­da, y más en las ca­rre­ras, tie­ne su ex­pli­ca­ción. Ob­via­men­te, el sis­te­ma ac­tual del neu­má­ti­co úni­co en Mo­toGP tie­ne sus des­ven­ta­jas, por­que fuer­za a los pi­lo­tos a ce­ñir­se a unas op­cio­nes es­tre­chas, con po­ca ca­pa­ci­dad de ma­nio­bra. Pe­ro es lo que tie­ne el sis­te­ma. Bus­ca que na­die par­ta con ven­ta­ja y es­to su­po­ne que, en oca­sio­nes, cuan­do por di­ver­sas cir­cuns­tan­cias al­go im­pi­de al­can­zar la per­fec­ción exi­gi­da por pi­lo­tos y má­qui­nas, el re­sul­ta­do no sea el es­pe­ra­do. Nos ha­bía­mos acos­tum­bra­do a Brid­ges­to­ne: una pla­ni­fi­ca­ción muy an­ti­ci­pa­da y so­lo dos op­cio­nes, una du­ra y otra blan­da. La mar­ca ja­po­ne­sa afi­na­ba mu­cho, y en la prác­ti­ca úni­ca­men­te ha­bía un com­pues­to útil, así que to­do el mun­do te­nía cla­ro con que co­rrer. Du­ran­te sie­te años Brid­ges­to­ne so­lo en­tró en con­flic­to en una oca­sión, en Aus­tra­lia 2013, cuan­do una ba­ja de tem­pe­ra­tu­ra de­jó sus op­cio­nes fue­ra del ran­go de uti­li­za­ción con se­gu­ri­dad, y hu­bo que co­rrer con una obli­ga­da pa­ra­da a mi­tad de ca­rre­ra pa­ra cam­biar de mo­to.

Mi­che­lin tie­ne un plan­tea­mien­to dis­tin­to. Ofre­ce tres op­cio­nes, con lo que to­do se vuel­ve más com­ple­jo. Los pi­lo­tos con­ti­núan te­nien­do la mis­ma can­ti­dad de se­sio­nes pa­ra en­tre­nar, y en oca­sio­nes les fal­ta tiem­po pa­ra pro­bar to­do. Eso ha­ce que, a ve­ces, ado­lez­can de in­for­ma­ción pa­ra to­mar una de­ci­sión, y de pron­to lle­gan a con­clu­sio­nes equi­vo­ca­das. Na­die es in­fa­li­ble. No sé si eso le su­ce­dió a Vi­ña­les, aun­que él lo nie­gue. “¿Qué quie­ren, que cri­ti­que a mi equi­po? No lo ha­ré”, di­jo en Je­rez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.