Yamaha XSR900 Abarth

LA AC­TUAL GA­MA SPORT HERITAGE JA­PO­NE­SA IN­COR­PO­RA SU MO­DE­LO MÁS DE­POR­TI­VO CON LA NUE­VA XSR900 ABARTH. DIG­NA ACREE­DO­RA DEL CON­CEP­TO FASTER SONS DE YAMAHA, SU PRO­DUC­CIÓN ES­TA­RÁ LI­MI­TA­DA A SO­LO 695 UNI­DA­DES. TO­DO UN GUI­ÑO AL AN­TI­GUO Y AFAMADO PRE­PA­RA­DOR DE AU

Motociclismo (México) - - Editorial / Sumario - Mar­cos Blan­co / EJ Fo­tos: MPIB

L a sa­tis­fac­to­ria dé­ca­da de co­la­bo­ra­ción en­tre las mar­cas Yamaha y Abarth –re­nom­bra­do pre­pa­ra­dor de FIAT y aho­ra de­di­ca­do a la co­mer­cia­li­za­ción de la ga­ma de­por­ti­va de la mar­ca ita­lia­na- ha pro­vo­ca­do la crea­ción de es­ta ver­sión so­bre la XSR900. Ins­pi­ra­da en los va­lo­res trans­mi­ti­dos por la mí­ti­ca fir­ma ita­lia­na, ya tu­vo su pre­ce­den­te con la FZ1 Abarth, ha­ce ya ca­si una dé­ca­da. La XSR900 Abarth es más que un cui­da­do ejer­ci­cio es­té­ti­co y se si­túa co­mo to­da una ra­di­cal de­por­ti­va de es­ti­lo Vin­ta­ge y que, re­cor­da­mos, tie­ne su ori­gen en la ex­ci­tan­te MT-09. To­da una Cafe Racer de acen­tua­do di­se­ño neo­rre­tro.

ME­CÁ­NI­CA CO­NO­CI­DA

A los man­dos, la po­si­ción es­tá to­tal­men­te po­la­ri­za­da por el nue­vo ma­ni­llar y su­po­ne to­da una in­ter­pre­ta­ción de los mí­ti­cos "tres pie­zas". An­ta­ño inequí­vo­ca se­ña de iden­ti­dad en­tre las de­por­ti­vas, y que en la Abarth tam­bién obli­ga a do­blar la co­lum­na y abra­zar la di­rec­ción. Con nues­tra ca­ra bien pró­xi­ma al es­cue­to cua­dro de re­lo­jes. O la amas o la odias. Su so­ni­do no es es­pe­cial­men­te ca­rac­te­rís­ti­co ni mu­cho me­nos ele­va­do. Sin du­da lo más ex­ci­tan­te vie­ne por la ca­pa­ci­dad de su­bir de vuel­tas al tri­ci­lín­dri­co cross­pla­ne (ci­güe­ñal ca­la­do a 270º) y pa­ra el que no se de­cla­ran di­fe­ren­cias de rendimiento con res­pec­to a la ver­sión es­tán­dar.

Dis­pues­tos a ma­ne­jar, ¡ per­dón! ¡ a ro­dar!, aco­plán­do­nos a su ra­di­cal po­si­ción, pe­ro que dis­po­ne del es­pa­cio más que su­fi­cien­te pa­ra aco­mo­dar­nos. La con­fian­za no tar­da en lle­gar, a po­co

que ca­len­ta­mos los neu­má­ti­cos al en­ca­rar el pri­mer puer­to de mon­ta­ña. Eso sí, al ir echa­dos com­ple­ta­men­te so­bre el de­pó­si­to y car­gan­do to­do el pe­so en el tren de­lan­te­ro, in­vi­ta a ju­gar con los cam­bios de nues­tro pe­so al pre­pa­rar la en­tra­da a los vi­ra­jes. Los fre­nos cuen­tan con la po­ten­cia más que su­fi­cien­te y su ABS no lle­ga a re­sul­tar in­tru­so. Re­du­ci­mos de for­ma des­pia­da­da en bus­ca de com­pro­me­ter la me­cá­ni­ca y el re­sul­ta­do es sa­tis­fac­to­rio. Na­da de na­da. El em­bra­gue an­ti­blo­queo que mon­ta tra­ba­ja a la per­fec­ción cuan­do obli­ga­mos el tri­ci­lín­dri­co a que rea­li­ce las fun­cio­nes de los fre­nos. Mo­men­to en el que apre­cia­mos que los neu­má­ti­cos no su­fren pér­di­da de ad­he­ren­cia ni que­ja en for­ma de chi­rri­dos.

Las sus­pen­sio­nes mues­tran su fir­me­za, aun­que in­clu­so con el as­fal­to en mal es­ta­do. por el que lle­ga­mos a cir­cu­lar du­ran­te su pre­sen­ta­ción en la is­la de Cer­de­ña, no lle­ga­ron a trans­mi­tir una es­pe­cial se­que­dad en su fun­cio­na­mien­to y cum­plen so­bra­da­men­te al ex­plo­rar la es­ta­bi­li­dad y el apo­yo de su fé­rreo bas­ti­dor do­ble vi­ga de alu­mi­nio en to­do ti­po de cir­cuns­tan­cias. Sin du­da, el me­jor am­bien­te de la XSR900 Abarth es­tá en una re­vi­ra­da ca­rre­te­ra de mon­ta­ña e in­clu­so en la pis­ta de un cir­cui­to.

FASTER SONS

Lo me­jor lo en­con­tra­mos al su­bir de vuel­tas. Su tri­ci­lín­dri­co siem­pre se en­cuen­tra re­bo­san­te de par mo­tor y, ade­más, no tie­ne re­pa­ros en ga­nar ré­gi­men de gi­ro. La re­la­ción de cam­bio es acer­ta­da y la in­ser­ción de las mar­chas re­sul­ta pre­ci­sa, aun­que su tac­to trans­mi­te cier­ta du­re­za, por lo que ex­tra­ña­mos un asis­ten­te del cam­bio (co­mo aho­ra mon­ta de se­rie la MT-09) da­do su ta­lan­te tan de­por­ti­vo, ba­jo la cir­cuns­tan­cia de per­der el me­nor tiem­po en­tre cur­va y cur­va. Co­mo en la XSR900, dis­po­ne de con­trol de trac­ción, una mues­tra de las in­ten­cio­nes trans­gre­so­ras por par­te de es­ta hi­ja pre­di­lec­ta en­tre las Faster Sons. La nue­va cú­pu­la cum­ple con su fun­ción y sin du­da real­za las lí­neas de la Abarth, jun­to al nue­vo y ex­clu­si­vo co­lín. Tras la cú­pu­la, y con la sen­sa­ción de que­rer es­ca­par de ella, por su ele­va­da po­si­ción, en­con­tra­mos el mis­mo es­cue­to cua­dro de ins­tru­men­tos que en la ver­sión es­tán­dar. Cuen­ta con abun­dan­te in­for­ma­ción re­fe­ri­da a dis­tan­cias par­cia­les, con­su­mos, tem­pe­ra­tu­ras am­bien­te. La XSR900 se ra­di­ca­li­za y lo ha­ce en for­ma de atrac­ti­va edi­ción li­mi­ta­da. La nue­va po­si­ción a los man­dos per­mi­te dis­fru­tar de to­do el po­ten­cial de su con­jun­to me­cá­ni­co, pe­ro tam­bién res-

trin­gi­rá su uso a úni­ca­men­te pi­lo­tos muy ex­pe­ri­men­ta­dos. Su ima­gen y aca­ba­dos enamo­ran y se­rá to­do un fo­co de aten­ción don­de se en­cuen­tre es­ta­cio­na­da, ¡per­dón, po­san­do!

Sí, ya sé que es­ta tem­po­ra­da ha vuel­to la YZF-R6, pe­ro mi­ra a qué pre­cio, y ya el de las ac­tua­les y es­tra­tos­fé­ri­cas Su­per­bi­ke me­jor ni te cuen­to. Mo­tor, bas­ti­dor, sus­pen­sio­nes, fre­nos, ima­gen y ex­clu­si­vi­dad. Po­si­ción ra­di­cal y selección de in­for­ma­ción (del cua­dro y el mo­tor), ré­gi­men de gi­ro, etc. Re­sul­ta le­gi­ble, pe­ro es cri­ti­ca­ble que es­to su­pon­ga te­ner que sol­tar el pu­ño y bus­car los con­mu­ta­do­res en el pro­pio re­loj. Eso sí, dis­po­ne de la có­mo­da fun­ción de avan­zar o re­tra­sar so­bre la in­for­ma­ción y no te­ner que rea­li­zar to­do el bu­cle in­for­ma­ti­vo.

EDI­CIÓN LI­MI­TA­DA

Se pro­du­ci­rá co­mo edi­ción li­mi­ta­da y so­lo hay pre­vis­ta una fa­bri­ca­ción de 695 uni­da­des. Es­ta can­ti­dad es to­do un gui­ño al mo­de­lo es­tre­lla de Abarth. Du­ran­te la pre­sen­ta­ción in­ter­na­cio­nal a la pren­sa em­plea­mos uni­da­des pre se­rie y que no con­ta­ban con nu­me­ra­ción en su pla­ca iden­ti­fi­ca­ti­va (xxx/695). Ade­más nos en­te­ra­mos que tras fi­na­li­zar su fun­ción pro­mo­cio­nal, es­ta­ban pre­des­ti­na­das a su to­tal des­truc­ción y nu­lo apro­ve­cha­mien­to. ¿Lo pue­des creer? ¿No hay ya su­fi­cien­tes in­jus­ti­cias en el mun­do…? La Yamaha XSR900 Abarth se ofre­ce en una úni­ca op­ción cro­má­ti­ca y que, evi­den­te­men­te, ha­ce cla­ra re­fe­ren­cia a la mar­ca ita­lia­na.

1. La XSR900 Abarth ofre­ce una nue­va po­si­ción a los man­dos, al in­cor­po­rar un ma­ni­llar de­por­ti­vo y la cú­pu­la fron­tal que al­ber­ga el cua­dro. 2. Akra­po­vič se ha en­car­ga­do del es­ca­pe, fa­bri­ca­do en ace­ro inoxi­da­ble y aca­ba en una pa­re­ja de si­len­cia­do­res su­per­pues­tos. 3. Al igual que la cú­pu­la fron­tal, el co­lín es ex­clu­si­vo de la XSR900 Abarth y abra­za al pi­lo­to tra­se­ro. Am­bos es­tán fa­bri­ca­dos en fi­bra de car­bono.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.