Una aven­tu­ra inol­vi­da­ble

CON UN BE­LLO AZUL PRO­FUN­DO NOS RE­CI­BIÓ EL HER­MO­SO MAR DE COR­TÉS, UNO DE LOS MÁS RICOS EN BIO­DI­VER­SI­DAD Y ESTUDIADOS DEL PLA­NE­TA. NOM­BRA­DO “EL ACUA­RIO DEL MUN­DO” POR EL FA­MO­SO OCEANÓGRAFO JAC­QUES COUSTEAU, ES­TE FASCINANTE ES­CE­NA­RIO SIR­VIÓ PA­RA LO­GRAR UN RE

Motociclismo (México) - - Editorial / Sumario - Tex­to: Ro­ge­lio Ma­ga­ña Fo­tos: Ro­ge­lio Ma­ga­ña Jor­ge Te­pox Ro­dri­go Cár­de­nas

Ami­gos lec­to­res, hoy les com­par­to la ex­pe­rien­cia de cua­tro des­ce­re­bra­dos que de­ci­di­mos na­ve­gar so­bre es­tas aguas, pa­re­cie­ra una lo­cu­ra el so­lo pen­sar­lo, pe­ro a ve­ces de esas in­sen­sa­te­ces re­sul­tan co­sas ex­tra­or­di­na­rias.

Con una pla­nea­ción de un año –tan­to fí­si­ca co­mo lo­gís­ti­ca­men­te– nos lan­za­mos a re­con­quis­tar el Mar de Cor­tés. La ru­ta se­ría arran­car del puer­to de Guay­mas a Bahía de Kino (en la pri­me­ra eta­pa), am­bos lu­ga­res en el es­ta­do de So­no­ra; la se­gun­da nos lle­va­ría has­ta San­ta Ro­sa­lía, cru­zan­do pre­ci­sa­men­te el al­to gol­fo has­ta Ba­ja Ca­li­for­nia, en la ter­ce­ra ha­ría­mos pa­ra­da en Lo­re­to, pa­ra fi­nal­men­te en una cuar­ta lle­gar a La Paz, Ba­ja Ca­li­for­nia Sur.

Tra­jes de neo­preno, cas­co, gog­gles, guan­tes, ca­mel bag, una do­ta­ción in­fi­ni­ta de cho­co­la­tes, hi­dra­ta­ción, dos Jet Ski Ka­wa­sa­ki 2017 Ul­tra 310 LX y una STX-15F, se vol­vie­ron ins­tru­men­tos fun­da­men­ta­les pa­ra lle­var a ca­bo nues­tro via­je.

PRI­ME­RA ETA­PA: PUER­TO DE GUAY­MAS, SON LAS NUE­VE HO­RAS DEL 1 DE MA­YO DE 2017

Des­pués de dos días de prác­ti­cas so­bre nues­tros ca­ba­llos ma­ri­nos, que se­rían nues­tros me­jo­res ami­gos du­ran­te cua­tro días, ini­cia­mos el tra­yec­to. Con la pues­ta de sol co­men­za­mos la na­ve­ga­ción, a nues­tro pa­so so­bre­sa­lían im­pre­sio­nan­tes for­ma­cio­nes ro­co­sas que ha­cen que a es­te si­tio se le co­noz­ca co­mo “La Per­la del Mar de Cor­tés”, in­me­dia­ta­men­te apa­re­cían fo­cas y leo­nes ma­ri­nos, que vi­gi­la­ban nues­tro pa­so por un océano de olea­je mo­de­ra­do pe­ro a con­tra­co­rrien­te, lo que pro­vo­ca­ba que la na­ve­ga­ción fue­ra de­man­dan­te.

La adre­na­li­na iba su­bien­do, el con­tac­to con lo des­co­no­ci­do po­nía los sen­ti­dos en aler­ta. Al me­dio­día ape­nas lle­vá­ba­mos 50 mi­llas re­co­rri­das y tres ho­ras en el agua; los de­dos de la mano de­re­cha es­ta­ban ya can­sa­dos por el ace­le­ra­dor; era mo­men­to de ha­cer el se­gun­do es­fuer­zo, so­lo el amor pro­pio nos da­ba áni­mo, por­que por ahí nos en­te­ra­mos de que las apues­tas eran tres a uno de que no lle­gá­ba­mos a la pri­me­ra eta­pa. Fi­nal­men­te, cua­tro ho­ras des­pués arri­ba­mos a Bahía de Kino, el tí­pi­co pa­raí­so me­xi­cano. Un apa­ci­ble pue­blo a la ori­lla del mar, y que lle­va es­te nom­bre en ho­nor al pa­dre Eu­se­bio Kino, un mi­sio­ne­ro je­sui­ta que se es­ta­ble­ció en es­te lu­gar a fi­na­les del si­glo XVII. Es­te mu­ni­ci­pio de­di­ca­do prin­ci­pal­men­te a la pes­ca se­ría nues­tro an­fi­trión. En el pri­mer día re­co­rri­mos 102.592 mi­llas en seis ho­ras 44 mi­nu­tos.

SE­GUN­DA ETA­PA: BAHIA DE KINO. DÍA 2

Es­ta eta­pa se­ría la más lar­ga, aquí cru­za­ría­mos el Mar de Cor­tés, de la par­te con­ti­nen­tal a la pe­nin­su­lar. Ama­ne­ció con mu­cho frío, nues­tro can­san­cio ya era evi­den­te con do­lor de bra­zos, es­pal­da y pier­nas; nos es­pe­ra­ban más de 100 mi­llas náu­ti­cas, que en un plan ori­gi­nal se­rían 140, pe­ro de úl­ti­ma ho­ra tu­vi­mos que acor­tar­la pa­ra no pa­sar por el Ca­nal del In­fier­ni­llo, ya que és­te se en­cuen­tra con­tro­la­do por la tri­bu Se­ri, que en ya­qui sig­ni­fi­ca “hom­bres de are­na”. Se cree que ha­ce mi­les de años lle­ga­ron de Asia asen­tán­do­se en Is­la Ti­bu­rón, es­ta et­nia tie­ne la cua­li­dad de ma­ne­jar a la per­fec­ción el ar­co y la fle­cha, que no du­dan en usar­los en quie­nes pa­sen por su te­rri­to­rio.

Atrás de­ja­mos la cos­ta, so­lo veía­mos azul, el mar en cal­ma, olas alar­ga­das que se ater­cio­pe­la­ban al ser to­ca­das por pe­que­ñas bri­sas; fue ahí don­de tu­vi­mos nues­tro pri­mer con­tac­to con lo in­creí­ble, a nues­tro pa­so se aso­ma­ba una gran ale­ta, se­gui­da de un pe­que­ño cho­rro de agua que anun­cia­ba la pre­sen­cia de una ba­lle­na jo­ro­ba­da be­bé; se­gui­mos su na­dar pau­sa­do, so­lo se su­mer­gía un me­tro y emer­gía pa­ra res­pi­rar, uno de los es­pec­tácu­los na­tu­ra­les más im­pre­sio­nan­tes en

el mun­do so­lo pa­ra no­so­tros. Es­te fue el tra­yec­to más lar­go de la de­rro­ta (tér­mino ma­rino a una ru­ta) pe­ro lleno de be­lle­za. Des­pués de ca­si nue­ve ho­ras lle­ga­mos a un her­mo­so pue­blo mi­ne­ro en Ba­ja Ca­li­for­nia, lla­ma­do San­ta Ro­sa­lía. Re­co­rri­mos 107.991 mi­llas náu­ti­cas en ocho ho­ras 52 mi­nu­tos.

TER­CE­RA ETA­PA: SAN­TA RO­SA­LÍA. DÍA TRES

Nues­tro día co­men­zó con frío, fue in­dis­pen­sa­ble el uso de tra­jes es­pe­cia­les pa­ra evi­tar la hi­po­ter­mia. El mar en un ini­cio pa­re­cía la­go, ade­lan­te nos sor­pren­dió un ban­co de nie­bla, era co­mo en­trar a otra di­men­sión, las mo­to­ci­cle­tas des­apa­re­cían fren­te a mis ojos, afor­tu­na­da­men­te fue­ron po­cos mi­nu­tos de zo­zo­bra. Po­co a po­co el olea­je co­bró fuer­za, cuan­do de re­pen­te cien­tos de del­fi­nes apa­re­cie­ron fren­te a no­so­tros; en una dan­za mag­ní­fi­ca y per­fec­ta­men­te bien coor­di­na­da es­tos ma­mí­fe­ros per­se­guían un car­du­men pa­ra ali­men­tar­se; no­so­tros que­da­mos en me­dio del fes­tín, no aguan­ta­mos las ga­nas de na­dar con ellos, o me­jor di­cho en­tre ellos, la sen­sa­ción de có­mo pa­sa­ban a un la­do de no­so­tros fue in­des­crip­ti­ble. Uno de los mo­men­tos com­pli­ca­dos del via­je fue el reabas­te­ci­mien­to, ma­nio­bra di­fí­cil pe­ro ne­ce­sa­ria. Ha­bía que apro­xi­mar­se y per­ma­ne­cer pa­ra­le­los a una em­bar­ca­ción, la cual ti­ra­ba una lí­nea con el com­bus­ti­ble, di­cha ac­ción du­ra­ba 15 mi­nu­tos, en los cua­les tu­vi­mos que uti­li­zar ma­nos y pier­nas con fuer­za pa­ra no des­aco­plar­nos del bar­co. Trans­cu­rrie­ron va­rias ho­ras pa­ra lle­gar a nues­tro pe­núl­ti­mo des­tino, Lo­re­to, el po­bla­do más an­ti­guo de la pe­nín­su­la, lu­gar que qui­ta el alien­to y fue­ra ca­pi­tal de la Al­ta y Ba­ja Ca­li­for­nia has­ta 1829. En el ter­cer día re­co­rri­mos 102.592 mi­llas náu­ti­cas en cua­tro ho­ras 27 mi­nu­tos.

CUAR­TA Y ÚL­TI­MA ETA­PA. LA PAZ, BA­JA CA­LI­FOR­NIA SUR

Has­ta es­te mo­men­to to­do iba co­mo miel so­bre ho­jue­las, la naturaleza nos ha­bía per­do­na­do, el sol no era in­cle­men­te y nues­tros ca­ba­llos de mar res­pon­dían al cien por cien­to. En es­ta eta­pa las con­di­cio­nes cli­ma­to­ló­gi­cas se­guían a nues­tro fa­vor, el re­por­te de la Se­cre­ta­ría de Ma­ri­na era de tiem­po des­pe­ja­do con con­di­cio­nes pa­ra na­ve­gar. Men­ción es­pe­cial tie­ne es­ta ins­ti­tu­ción ba­luar­te de nues­tro país, ya que en to­do mo­men­to nos sen­ti­mos se­gu­ros de que la guar­dia de los ma­res es­ta­ba aten­ta por si al­go nos su­ce­día.

Fue así co­mo en­cen­di­mos mo­to­res ha­cia la úl­ti­ma de­rro­ta, los pai­sa­jes nue­va­men­te apa­re­cie­ron, to­na­li­da­des de azul eran nues­tras cóm­pli­ces, las man­ta­rra­yas vo­la­do­ras en­tra­ron en ac­ción, dos ale­tas pa­ra­le­las nos avi­sa­ban que de­bía­mos te­ner cui­da­do por­que ines­pe­ra­da­men­te po­dían sal­tar ver­ti­gi­no­sa­men­te des­de de­ba­jo de no­so­tros en un vue­lo es­pec­ta­cu­lar.

En es­ta oca­sión 134 mi­llas náu­ti­cas mar­ca­ron el re­to, con el pa­sar de las ho­ras se fue com­pli­can­do el olea­je, por lo que de­ci­di­mos se­guir la es­te­la que el ya­te

iba de­jan­do, el gol­pe­teo de las olas ya mer­ma­ba nues­tra con­di­ción fí­si­ca, el do­lor de es­pal­da, hom­bros, pier­nas y mu­ñe­cas era no­to­rio; y ape­nas lle­vá­ba­mos 60 mi­llas.

Al­go que apren­dí es que en el mar, la vi­da no es más sa­bro­sa; sin du­da, es so­lo en la pla­ya. Hay que te­ner­le res­pe­to a es­te co­lo­so azul, por­que en un se­gun­do las co­sas pue­den cam­biar ines­pe­ra­da­men­te. Por for­tu­na pa­ra no­so­tros es­tas va­rian­tes fue­ron pa­ra bien, por­que a lo le­jos al­can­zá­ba­mos a ver una for­ma­ción ro­co­sa, te­ñi­da ca­si en su to­ta­li­dad de blan­co, era el guano de las ga­vio­tas. An­te no­so­tros: la Is­la Es­pí­ri­tu San­to, tam­bién co­no­ci­da co­mo La Lo­be­ra, nos da­ba la bien­ve­ni­da con to­da su bio­di­ver­si­dad, in­me­dia­ta­men­te sa­lie­ron a nues­tro encuentro las gra­cio­sas fo­cas, es­tos ma­mí­fe­ros son muy cu­rio­sos y amigables, na­da­ban has­ta don­de nos en­con­trá­ba­mos co­mo in­vi­tán­do­nos a su mo­ra­da, no así sus pri­mos, los leo­nes ma­ri­nos, que emi­tían fuer­tes so­ni­dos, qui­zás era una ad­ver­ten­cia de que es­tá­ba­mos cer­ca de ellos.

Des­pués de ca­si sie­te ho­ras de via­je lle­ga­mos a La Paz, Ba­ja Ca­li­for­nia Sur, ahí ya nos es­pe­ra­ban au­to­ri­da­des lo­ca­les pa­ra dar fe de la ha­za­ña, así co­mo mo­to­ci­clis­tas que con el ru­gir de sus mo­to­res nos in­di­ca­ban el ca­mino ha­cia el Mue­lle de la Rei­na, don­de aguar­da­ban la Rei­na Ca­la­fia y la Rei­na del Car­na­val, re­ci­bi­mien­to que no pu­do ser me­jor. En el cuar­to día re­co­rri­mos 134.989 mi­llas náu­ti­cas en seis ho­ras 35 mi­nu­tos.

EL MEN­SA­JE

Es­te via­je que co­men­zó co­mo una proeza fí­si­ca, con el pa­so de los días se con­vir­tió en uno de con­cien­cia, de vol­tear ha­cia los ma­res, el 80 por cien­to de nues­tro país es­tá ro­dea­do de ellos, por lo que hay que pre­ser­var­los, conocerlos y dis­fru­tar­los; de­mos cuen­ta de su gran­de­za, el Mar de Cor­tés es úni­co en el mun­do y es de Mé­xi­co. Ha­ga­mos tu­ris­mo res­pon­sa­ble, la ex­ce­si­va pes­ca co­mer­cial e in­ci­den­tal y la con­ta­mi­na­ción del agua han pues­to a es­pe­cies ma­ri­nas en pe­li­gro de ex­tin­ción.

Es así co­mo ter­mi­na­mos es­ta aven­tu­ra, con el can­san­cio a cues­tas pe­ro con la ca­ra en al­to de cua­tro per­so­nas co­mu­nes, tra­tan­do de rea­li­zar co­sas ex­tra­or­di­na­rias.

Agra­de­ce­mos a to­dos quie­nes par­ti­ci­pa­ron en es­te desafío, sin us­te­des no hu­bie­ra si­do po­si­ble. En es­pe­cial a la Se­cre­ta­ría de Ma­ri­na, por su apo­yo en la pla­nea­ción de la ru­ta y sus con­se­jos, siem­pre ne­ce­sa­rios pa­ra que pu­dié­ra­mos lle­gar a buen puer­to. Mi­llas náu­ti­cas re­co­rri­das: 448.164 (830 km). El cru­ce du­ró 25 ho­ras con 58 mi­nu­tos efec­ti­vos en cua­tro días. Ve­lo­ci­dad pro­me­dio: 20 nu­dos. So­mos los pri­me­ros me­xi­ca­nos en rea­li­zar es­te re­to (atra­ve­sar el Mar de Cor­tés en jet ski).

DE­DI­CA­DO A NI­CO­LÁS VÁZ­QUEZ NIE­TO (Q.E.P.D.). ÉL YADESPERTÓ Y NOS DE­JA SOÑANDO.

Ca­da eta­pa re­co­rri­da im­pli­có un nue­vo re­to pa­ra los va­lien­tes pi­lo­tos. "An­dar en jet ski es co­mo dar­le a una mo­to de en­du­ro o cross, pe­ro aquí no hay fre­nos, so­lo re­tro­ce­so de mo­tor, que an­te la de­man­da de ma­ne­jo es co­mo no te­ner na­da", re­sal­tó Ro­ge­lio...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.