Préam­bu­lo his­tó­ri­co del TT

EL TOURIST TROPHY PA­RE­CÍA HE­RI­DO DE MUERTE EN 1977CUANDO DESAPARECIÓ DEL CA­LEN­DA­RIO DE LOS GRAN­DES PRE­MIOS. PE­RO UN AÑO DES­PUÉS SE OBRÓ EL MI­LA­GRO GRA­CIAS AL RE­GRE­SO DE MI­KE HAILWOOD, 11 AÑOS DES­PUÉS DE SU ÚL­TI­MA VIC­TO­RIA

Motociclismo (México) - - Editorial / Sumario - Por Juan Pe­dro de la To­rre Fo­tos: Mau­ri­ce Bu­la-FIM Archivo Mo­to­world

na ma­ña­na de fe­bre­ro de 1968, Mi­ke Hailwood re­nun­ció al Mun­dial de Mo­to­ci­clis­mo, si­guien­do los de­seos de Hon­da, que se re­ti­ra­ba de las ca­rre­ras y per­sua­dió a Hailwood con un su­cu­len­to con­tra­to de 50 mil li­bras pa­ra que hi­cie­ra lo mis­mo. A par­tir de ese mo­men­to, el pi­lo­tó in­glés reali­zó una se­rie de ca­rre­ras in­ter­na­cio­na­les en 1968 con Hon­da, y tam­bién com­pi­tió en al­gu­na oca­sión con Be­ne­lli, BSA y Yamaha en los años si­guien­tes, mien­tras se vol­ca­ba com­ple­ta­men­te en su ca­rre­ra au­to­mo­vi­lís­ti­ca.

Si­guió los pa­sos de John Sur­tees, el úni­co que ha si­do cam­peón del mun­do en mo­to­ci­clis­mo y Fór­mu­la 1, pe­ro no pu­do igua­lar su ges­ta. Un gra­ve ac­ci­den­te lo ale­jó de las com­pe­ten­cias en 1974, y des­de en­ton­ces Hailwood vi­vía ale­ja­do del mun­da­nal rui­do, en la re­mo­ta Nue­va Ze­lan­da.

So­lo hu­bo una co­sa que lo­gró arran­car­lo de su re­ti­ro: el Tourist Trophy. La mí­ti­ca ca­rre­ra bri­tá­ni­ca bri­lla­ba por el re­cha­zo de las fi­gu­ras del Mun­dial. La muerte de Gil­ber­to Par­lot­ti en 1972 mar­có el pun­to de in­fle­xión de la ca­rre­ra. Por iniciativa de Gia­co­mo Agos­ti­ni, ín­ti­mo ami­go de Par­lot­ti y con el apo­yo de las prin­ci­pa­les es­tre­llas de la épo­ca, co­mo los in­gle­ses Phil Read, Rod­ney Gould y Barry Shee­ne, los pi­lo­tos mun­dia­lis­tas re­ne­ga­ron de la Is­la de Man y boi­co­tea­ron la ca­rre­ra, cu­yos in­ter­mi­na­bles si­nies­tros no se po­dían se­guir to­le­ran­do.

MO­MEN­TO DE AJUS­TES

Con ca­da nue­va tem­po­ra­da que­da­ba en evi­den­cia que el tra­za­do de la is­la era po­co ade­cua­do pa­ra las ca­rre­ras por las ca­da vez más cre­cien­tes pres­ta­cio­nes de las mo­to­ci­cle­tas. El TT era pe­li­gro­so, pe­ro se­guía sien­do con­si­de­ra­do el cen­tro mun­dial de las com­pe­ten­cias. Y ade­más, co­mo to­do lo bri­tá­ni­co, el pe­so de la tra­di­ción te­nía una im­por­tan­cia tre­men­da, lo que ha­cía la prue­ba po­co me­nos que ina­mo­vi­ble, y su con­ti­nui­dad co­mo ca­rre­ra pun­tua­ble pa­ra el Cam­peo­na­to del Mun­do era al­go in­dis­cu­ti­ble. Pe­ro to­do te­nía un lí­mi­te, y la muerte de Par­lot­ti mar­có un an­tes y un des­pués.

A par­tir de 1973, sal­vo en la ca­te­go­ría de si­de­cars, to­dos los pi­lo­tos ha­bi­tua­les del Mun­dial de­ci­die­ron boi­co­tear el Tourist Trophy, que que­dó re­du­ci­do a una prue­ba ca­si ex­clu­si­va pa­ra in­gle­ses, sal­vo al­gu­na exó­ti­ca pre­sen­cia, co­mo las de Jack Find­lay, que ga­nó el Se­nior TT de 1973, y Ta­ka­zu­mi Ka­ta­ya­ma y Pat Hen­nen, pi­lo­tos de fá­bri­ca en 1977 y 1978, que con­tra­ta­dos por la or­ga­ni­za­ción par­ti­ci­pa­ron en va­rias edi­cio­nes. El res­to de las vic­to­rias du­ran­te esos cua­tro años fue a ma­nos de pi­lo­tos bri­tá­ni­cos e ir­lan­de­ses: Char­lie Wi­lliams (250 en 1973 y 1974, y 350 en 1975), Tony Rut­ter (350 en 1973 y 1974), Chas Mor­ti­mer (250 en 1975 y 350 en 1976), Tom He­rron (250 y 500 en 1976), Tommy Robb (125 en 1973), Phil Car­pen­ter (500 en 1974), y Mick Grant ( 500 en 1975).

La fal­ta de par­ti­ci­pan­tes obli­gó a la or­ga­ni­za­ción a otor­gar pri­mas de sa­li­da por pri­me­ra vez en su his­to­ria a par­tir de 1975. Tras la ca­rre­ra de 1976, la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal

(FIM) de­ci­dió que el Tourist Trophy per­die­ra su con­di­ción de prue­ba pun­tua­ble pa­ra el Mun­dial de Ve­lo­ci­dad, tras­la­dán­do­se el

es­ce­na­rio del Gran Pre­mio al cir­cui­to de Sil­vers­to­ne. Pa­ra com­pen­sar al TT por su sa­li­da del ca­len­da­rio de Gran­des Pre­mios, la FIM otor­gó ran­go de cam­peo­na­to del mun­do a las con­tien­das que se dispu­taban en la is­la, crean­do el Cam­peo­na­to del Mun­do de Fór­mu­la TT. Se cons­ti­tu­ye­ron tres ca­te­go­rías: F-1, F-2, y F-3. El re­gla­men­to es­ta­ba res­trin­gi­do a uni­da­des de pro­duc­ción de ven­ta al pú­bli­co.

En 1977, la pri­me­ra edi­ción fue­ra del ca­len­da­rio del Mun­dial, la or­ga­ni­za­ción bus­có una fi­gu­ra que sir­vie­ra de re­cla­mo pa­ra la prue­ba: Phil Read. Acep­tó una sa­bro­sa ofer­ta de la or­ga­ni­za­ción y Hon­da Bri­tain pa­ra pi­lo­tar una Hon­da 810 de fá­bri­ca, y Read se anotó el triun­fo en la ca­rre­ra de F- TT1 y el Se­nior TT. La vic­to­ria de Read en 1977 per­mi­tió que el Tourist Trophy evi­ta­ra la pri­me­ra cri­sis. Pe­ro los pro­ble­mas no se ha­bían so­lu­cio­na­do, así que de ca­ra a 1978 la or­ga­ni­za­ción hi­zo un des­plie­gue aún ma­yor: con­tra­ta­ron a Read, Hen­nen y Ka­ta­ya­ma, fla­man­te mo­nar­ca del mun­do de 350. Pe­ro el pla­to fuer­te de la ca­rre­ra iba a ser ni más ni me­nos que Mi­ke Hailwood.

RE­GRE­SO VIC­TO­RIO­SO

La úl­ti­ma vez que Hailwood co­rrió en la Is­la de Man fue en 1967, cuan­do lo­gró la vic­to­ria en el Se­nior TT. La no­ti­cia de su re­gre­so fue co­mo una sa­cu­di­da, un te­rre­mo­to en el mun­do del mo­to­ci­clis­mo. Des­de aque­lla úl­ti­ma vi­si­ta, el tra­za­do del TT ha­bía si­do so­me­ti­do a di­ver­sas mo­di­fi­ca­cio­nes, sua­vi­zán­do­se va­rios tra­mos, me­jo­ran­do el as­fal­to… Re­sul­ta­ba im­pen­sa­ble con­tem­plar la po­si­bi­li­dad de una vic­to­ria, pe­ro…

El re­cla­mo sur­tió su efec­to, por­que el TT re­gis­tró una asis­ten­cia de es­pec­ta­do­res sin igual. Mi­ke lle­gó a la is­la con

la in­ten­ción de par­ti­ci­par en cua­tro ca­te­go­rías: F-TT1, Se­nior, Ju­nior y Clas­sic. Iba a dis­po­ner de una Du­ca­ti 900 SS pa­ra la ca­rre­ra de F-1, y tres Yamaha pa­ra las com­pe­ten­cias res­tan­tes: una TZ 250 pa­ra Ju­nior, una TZ 500 pa­ra Se­nior, y una TZ 750 pa­ra Clas­sic. Hailwood no se en­fren­tó a se­me­jan­te desafío a cie­gas: or­ga­ni­zó un com­ple­to pro­gra­ma de en­tre­na­mien­tos en Sil­vers­to­ne, Ma­llory Park y Brands Hatch, y re­co­rrió fre­cuen­te­men­te el tra­za­do de la is­la en au­to­mó­vil. No de­jó na­da al azar: Hailwood se hi­zo de los ser­vi­cios de Nobby Clark, su an­ti­guo me­cá­ni­co en los tiem­pos de Hon­da, li­be­ra­do de ser­vi­cio tras la re­ti­ra­da de Agos­ti­ni en el in­vierno de 1977.

El pla­to fuer­te del TT de 1978 iba a ser el en­fren­ta­mien­to en­tre Read y Hailwood en la ca­rre­raa­rre­ra de F-1,F- 1, la pri­me­ra del pro­gra­ma de ca­rre­ras. Hail­woodd ha­bía si­do el más rá­pi­do en los en­tre­na­mien­tos, pe­ro la sa­li­da ida se da­ba por or­den de ins­crip­ción, con lo que Read y Joey Dun­lop, por pa­re­jas, sal­drían pri­me­ro. Cin­cuen­ta se­gun­dos des­pués spués arran­có Hailwood jun­to a Ian Ri­chards.

Al ca­bo de la pri­me­ra vuel­ta, Mi­ke lle­va­ba 20 se­gun­dos de ven­ta­ja a Read, que era ter­ce­ro. . En­tre ellos se situó He­rron. Al fi­nal de la ter­ce­ra vuel­ta lle­gó ó el mo­men­to de la re­car­ga de com­bus­ti­ble. Allí se em­pa­re­ja­ron. n. Co­no­ce­dor de que do­mi­na­ba la prue­ba, el bri­tá­ni­co se li­mi­tó a con­tro­lar a su com­pa­trio­ta. Los dos ro­da­ron jun­tos pa­ra de­lei­te­le­ite de los mi­les de afi­cio­na-

dos, que vi­to­rea­ban su pa­so. Pe­ro en la quin­ta vuel­ta, la mo­to de Read se ave­rió, de­jan­do que Hailwood se en­ca­mi­na­ra en so­li­ta­rio a una épi­ca vic­to­ria.

Aquel triun­fo fue un re­vul­si­vo pa­ra el TT. Po­co im­por­tó que en las de­más prue­bas Mi­ke no es­tu­vie­ra afor­tu­na­do, y tam­po­co que esa edi­ción fue­ra es­pe­cial­men­te dra­má­ti­ca, con la muerte de cin­co pi­lo­tos y el gra­ve ac­ci­den­te de Pat Hen­nen en el Se­nior TT, tras ba­tir el ré­cord de la pis­ta. Es­te úl­ti­mo, una de las es­tre­llas del Cam­peo­na­to del Mun­do de 500, sal­vó la vi­da, pe­ro pu­so fin a su ca­rre­ra de­por­ti­va.

Pa­ra to­do ellos, co­mo pa­ra Hailwood, el TT sig­ni­fi­ca­ba mu­cho más: “Ga­nar el Tourist Trophy es más que ven­cer en cual­quier otro cir­cui­to del mun­do. Es la ca­rre­ra más im­por­tan­te del mun­do, y siem­pre lo se­rá”, di­jo Hailwood.

Al año si­guien­te, Mi­keTheBi­ke re­gre­só y su­mó una nue­va vic­to­ria, la nú­me­ro 14 –en ese mo­men­to, ré­cord en el TT–, tras ga­nar el Se­nior TT. Po­co im­por­ta­ba que los ri­va­les de en­ton­ces no tu­vie­ran la su­fi­cien­te en­ti­dad. Al fi­nal, lo im­por­tan­te era man­te­ner vi­va la atrac­ción por la ca­rre­ra, que se de­fen­día a du­ras pe­nas con el re­cuer­do de los bue­nos tiem­pos pa­sa­dos.

Pa­ra ase­gu­rar su su­per­vi­ven­cia tras ver­se apar­ta­do del Mun­dial, el TT in­ten­tó apo­yar­se en sus mi­tos lo­ca­les, Read, Hailwood y los me­jo­res pi­lo­tos bri­tá­ni­cos del mo­men­to. El épi­co re­gre­so de es­te úl­ti­mo a la is­la en 1978 ha­bía si­do de­fi­ni­ti­vo pa­ra sal­var la vi­da al Tourist Trophy.

El re­gre­so vic­to­rio­so de Mi­ke Hailwood al TT en 1978, fue la ta­bla de sal­va­ción del Tourist Trophy.

1

2

1. Es­ta­do en que que­dó la mo­to de Pa­so­li­ni, tras el ac­ci­den­te de Mon­za. 2. En 1967, Mi­ke Hailwood se lle­vó una des­ta­ca­da vic­to­ria en el Se­nior TT.

INOL­VI­DA­BLE IMA­GEN. HAILWOOD (12) Y READ (1) RUEDAN JUN­TOS EN LA CA­RRE­RA DE F-1 DE 1978

INOL­VI­DA­BLE MO­MEN­TO. MI­KE HAILWOOD CE­LE­BRA EL TRIUN­FO EN EL SE­NIOR TTDE 1979 CON UNA CO­PA DE CER­VE­ZA

1. Aún ha­bía ilu­sión por­que Hailwood ga­na­ra en 1978, pe­ro ha­bían pa­sa­do 11 años de su úl­ti­ma vi­si­ta al TT. 2. Do­ce años des­pués, en su úl­ti­ma ca­rre­ra en la Is­la de Man, Hailwood vol­vió a ga­nar el Se­nior TT en­tre el cla­mor po­pu­lar, lle­van­do en al­to el nú­me­ro 6 es­tam­pa­do en su mo­to. 3

4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.