Du­ca­ti Mons­ter 797

LA ME­NOR DE LAS MONS­TER RETORNA AL CON­CEP­TO ORI­GI­NAL DE LA SAGA, EN UNA VER­SIÓN MINIMALISTA QUE TIE­NE LO NE­CE­SA­RIO PA­RA DIS­FRU­TAR AL CONDUCIRLA, SIN DIS­TRAER­TE EN OTRAS CUES­TIO­NES, CEN­TRA­DA EN LO FUN­DA­MEN­TAL, UN CHA­SÍS Y UN MO­TOR

Motociclismo (México) - - Editorial / Sumario - Pe­pe Bur­ga­le­ta / EJ Fo­tos: MPIB

El con­cep­to Mons­ter na­ció en 1993, y des­de en­ton­ces se ha des­via­do po­co de su con­cep­to ori­gi­nal. La idea de Mi­guel Án­gel Ga­luz­zi es­ta­ba cla­ra, vol­ver a los orí­ge­nes de la mo­to, a lo bá­si­co, que no es otra co­sa que un mo­tor y un cha­sís, con el mí­ni­mo im­pres­cin­di­ble de ac­ce­so­rios que per­mi­tan la con­duc­ción. La nue­va Mons­ter 797, adap­ta­da a los tiem­pos ac­tua­les y sus nor­ma­ti­vas, vuel­ve a te­ner en es­ta fi­lo­so­fía su prin­ci­pio de ac­tua­ción.

NUE­VA VI­DA

Con la apa­ri­ción de las Scram­bler pa­re­cía que Du­ca­ti se cen­tra­ría en ofre­cer mo­tos de ma­yor ci­lin­dra­da y va­lor aña­di­do, con­vir­tién­do­se en una mar­ca más eli­tis­ta, pe­ro ha que­da­do cla­ro que hay un pú­bli­co que quie­re una Du­ca­ti de to­da la vi­da, y que no cuen­ta con los me­dios pa­ra ac­ce­der a los mo­de­los su­pe­rio­res. La res­pues­ta no se ha he­cho es­pe­rar, y aquí te­ne­mos la nue­va Mons­ter 797, he­re­de­ra de una saga que ha si­do des­de ha­ce mu­cho tiem­po la de más éxi­to co­mer­cial de la mar­ca. Y el nue­vo mo­de­lo lle­ga ade­más rom­pien­do la ten­den­cia de al­gu­na de sus pre­de­ce­so­ras, y abra­zan­do lo que ori­gi­nal­men­te con­vir­tió a es­ta mo­to en un fe­nó­meno, la sim­pli­ci­dad.

La es­té­ti­ca lo di­ce to­do, hay muy po­ca ca­rro­ce­ría que re­cor­dar, el gran de­pó­si­to con­cen­tra la aten­ción, y so­lo unos cor­tos de­flec­to­res, las pe­que­ñas ta­pas la­te­ra­les y un co­lín acom­pa­ñan al si­llín de una pie­za. La es­truc­tu­ra es de lo más sim­ple, por­que el cha­sís ya no tie­ne nin­gún adi­ta­men­to, es­tá cons­trui­do ex­clu­si­va­men­te con tu­bos de prin­ci­pio a fin, de­jan­do al ai­re la ma­yo­ría de los ór­ga­nos me­cá­ni­cos. Lo que se man­tie­ne, co­mo siem­pre, es la in­te­gra­ción de com­po­nen­tes de ca­li­dad, ya que vie­ne con una hor­qui­lla in­ver­ti­da de grue­sas ba­rras de 43 mm, y dos dis­cos de 320 mm con pin­zas Brem­bo mo­no­block de an­cla­je ra­dial, al­go di­fí­cil de en­con­trar en un seg­men­to en el que el pre­cio es una de las ar­mas fun­da­men­ta­les. En es­te sen­ti­do la Mons­ter se se­pa­ra un tan­to, ya que fren­te a su com­pe­ten­cia ja­po­ne­sa tie­ne un pre­cio de unos 40 mil pe­sos por en­ci­ma.

No es al­go nue­vo, sino la tó­ni­ca que siem­pre man­tu­vie­ron sus pre­de­ce­so­ras, y que no fue óbi­ce pa­ra que al­can­za­ran un éxi­to co­mer­cial con­si­de­ra­ble. Me­cá­ni­ca­men­te no hay sor­pre­sas, pe­ro sí una va­ria­ción sen­si­ble en la po­si­ción de con­duc­ción, que con­ser­van­do el es­ti­lo Mons­ter, con el cuer­po un tan­to des­pla­za­do ha­cia de­lan­te, es me­nos ra­di­cal. El ma­ni­llar se ha acer­ca­do un po­co al con­duc­tor, y los es­tri­bos es­tán más ba­jos y ade­lan­ta­dos, for­man­do un trián­gu­lo que pro­por­cio­na una pos­tu­ra más con­for­ta­ble pa­ra re­co­rri­dos me­dios y lar­gos. Al­go con lo que la Mons­ter 797 no te va a cau­sar do­lo­res de ca­be­za es con sus ajus­tes. La elec­tró­ni­ca bri­lla por su au­sen­cia más allá de la ges­tión in­vi­si­ble del mo­tor y el ABS. No hay na­da que se pue­da re­gu­lar, ni adi­ta­men­tos co­mo el con­trol de trac­ción o los mo­dos de con­duc­ción. To­do es sen­ci­llo y tra­di­cio­nal, tras­pa­san­do el con­cep­to de sim­pli­ci­dad a la elec­tró­ni­ca, en un mo­tor de so­bra co­no­ci­do, con 75 HP en su ver­sión li­bre. El amor­ti­gua­dor tra­se­ro, con ajus­tes de pre­car­ga e hi­dráu­li­co en ex­ten­sión, es lo úni­co con lo que po­drás ju­gar.

EMO­CIO­NES AL DESNUDO

La con­duc­ción es tí­pi­ca­men­te Mons­ter, no so­lo por la po­si­ción de ma­ne­jo, sino por el ca­rác­ter de la mo­to. El mo­tor tie­ne su pul­so de siem­pre, con po­ten­cia y res­pues­ta des­de aba­jo. No hay vi­bra­cio­nes en el V2, el so­ni­do re­sul­ta in­con­fun­di­ble, y to­do es sua­ve. El em­bra­gue tie­ne sis­te­ma de con­trol de par en am­bos sen­ti­dos, lo que dis­mi­nu­ye la pre­sión ne­ce­sa­ria pa­ra ac­cio­nar­lo. El asien­to es ba­jo y co­mo la mo­to es­tá muy es­tre­cha, lle­ga per­fec­ta­men­te al sue­lo. La ma­nio­bra­bi­li­dad es una de sus gran­des vir­tu­des, lo que la con­vier­te en una uni­dad es­pe­cial­men­te ade­cua­da pa­ra ciu­dad y pa­ra el pú­bli­co fe­me­nino.

Pe­ro es­to no sig­ni­fi­ca que el es­pí­ri­tu de­por­ti­vo de las Mons­ter ha­ya dis­mi­nui­do, por­que man­tie­ne su cha­sís rí­gi­do y es­ta­ble, y unas sus­pen­sio­nes con bas­tan­te fir­me­za, que per­mi­ten que en cur­vas con­ser­ve el mis­mo es­pí­ri­tu que cual­quie­ra de sus her­ma­nas de mar­ca. La li­ge­re­za es­tá siem­pre pre­sen­te, co­mo la fa­ci­li­dad pa­ra lle­var el mo­tor en una bue­na zo­na de par, lo que con­vier­te su con­duc­ción en una de­li­cia. La Mons­ter 797 re­cuer­da a sus an­te­pa­sa­das, y lo ha­ce tan­to por fue­ra co­mo por den­tro, es un vehícu­lo sim­ple, in­clu­so en su cua­dro que en­se­ña lo jus­to, pe­ro per­fec­ta­men­te do­ta­do pa­ra lo fun­da­men­tal, dis­fru­tar del ma­ne­jo con una mo­to de per­so­na­li­dad pro­pia y di­fe­ren­te en un seg­men­to en que, por ma­si­vo, aún es más im­por­tan­te la di­fe­ren­cia­ción.

UN MONS­TRUO PA­RA TO­DOS

La pe­que­ña de las Mons­ter se in­te­gra en uno de los seg­men­tos más com­pe­ti­dos del mer­ca­do, y tam­bién de ma­yor éxi­to de ven­tas. Sus ri­va­les son ma­yo­ri­ta­ria­men­te ja­po­ne­ses, co­mo las BMW F 800 R, Yamaha FZ-07, Ka­wa­sa­ki Z650, KTM Du­ke 690 o bien, Hon­da NC750X, y res­pec­to a ellas plan­tea su es­pe­cial ca­rác­ter, pe­ro ju­gan­do con unas pres­ta­cio­nes si­mi­la­res y un pre­cio cla­ra­men­te su­pe­rior. Sin em­bar­go, no hay que ol­vi­dar que se tra­ta de una pro­pues­ta pre­mium, con aca­ba­dos de ca­li­dad, pe­ro en es­te ca­so, con­ti­nuan­do al mar­gen de las ges­tio­nes y asis­ten­cias elec­tró­ni­cas, pa­ra vol­ver a ser esa mo­to­ci­cle­ta pu­ris­ta y atrac­ti­va que to­dos re­cor­da­mos y que­re­mos.

1 2 3

DU­CA­TI

La Mons­ter 797 con­for­ma la esen­cia del con­cep­to, cen­trar­se en con­du­cir una mo­to di­fe­ren­te a to­das las de­más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.