TIE­RRA DE MOLINOS Y CASTILLOS

CAS­TI­LLA OFRE­CE MIL Y UN RIN­CO­NES QUE ME­RE­CEN SER DESCUBIERTOS. NUES­TROS GUÍAS SE­RÁN LOS NU­ME­RO­SOS MOLINOS DE VIEN­TO Y CASTILLOS QUE, LE­JOS DE OFRE­CER UNA AC­TI­VI­DAD RE­LA­CIO­NA­DA CON SU ORI­GEN EN PLENO SI­GLO XXI, NOS ACOM­PA­ÑAN EN ES­TE CA­MINO QUE NOS LLE

Motociclismo (México) - - Turismo Internacional - Luis Ló­pez Lo­zano / EJ Fo­tos: Juan Sanz

Cas­ti­lla, en los tiem­pos de la re­con­quis­ta, era el lu­gar perfecto pa­ra que flo­re­cie­sen los ne­go­cios en­tre am­plios y de­sola­dos cam­pos don­de la vi­gi­lan­cia bri­lla­ba por su au­sen­cia. Así des­cu­bri­mos hoy día mu­chos de los ves­ti­gios que ofre­cie­ron glo­ria a un pa­sa­do ya le­jano, y que nos re­cuer­dan có­mo vi­vie­ron los ha­bi­tan­tes de es­tas tie­rras de cul­ti­vo, vien­tos y fé­rrea de­fen­sa ha­cién­do­se va­ler de las pro­mi­nen­tes ata­la­yas que en­con­tra­mos a nues­tro pa­so. Tal es el ca­so de Es­ca­lo­na, nues­tro pun­to de par­ti­da. La po­bla­ción, fuer­te­men­te amu­ra­lla­da, se eri­ge en un pro­mon­to­rio a los pies del río Al­ber­che. Allí aba­jo flu­yen sus aguas de­jan­do, en cier­tas épo­cas del año, un lu­gar de re­creo don­de im­pro­vi­sa­das pla­yas dan pie a que mu­chos lu­ga­re­ños y vi­si­tan­tes se re­fres­quen a su cos­ta. Tras un bre­ve re­co­rri­do in­tra­mu­ros, nos des­pla­za­mos por la Na­cio­nal que nos lle­va­rá

a Ma­que­da. Nos ro­dean en el ca­mino cam­pos ver­des acom­pa­ñán­do­nos du­ran­te gran par­te del re­co­rri­do de oes­te a es­te de To­le­do, apor­tan­do no so­lo co­lo­res, sino tam­bién olo­res y sa­bo­res pe­cu­lia­res de una épo­ca del año que, sin du­da, se­rá la más re­co­men­da­ble pa­ra des­cu­brir a los man­dos de una mo­to.

ATA­LA­YAS VI­GI­LAN­TES

Des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les, la vi­gi­lan­cia en la le­ja­nía se ha tor­na­do co­mo una em­pre­sa fun­da­men­tal pa­ra el bie­nes­tar de la po­bla­ción. Qué me­jor ejem­plo que los que en­con­tra­mos a nues­tro pa­so. Des­pués de ha­ber des­cu­bier­to la for­ta­le­za de Es­ca­lo­na, otra ata­la­ya se con­vier­te en "ga­ri­ta de lar­go al­can­ce". En Ma­que­da, muy cer­ca de la au­to­vía de Ex­tre­ma­du­ra, se eri­ge el cas­ti­llo de ori­gen mu­sul­mán re­cons­trui­do por los Cár­de­nas-En­rí­quez; así lo ates­ti­gua la ima­gen de su es­cu­do he­rál­di­co en la puer­ta prin­ci­pal, de orien­ta­ción nor­te. Cu­rio­si­da­des del des­tino, ha si­do em­plea­do co­mo cuar­tel de la Guar­dia Ci­vil has­ta no ha­ce mu­cho tiem­po. La vi­gi­lan­cia no co­no­ce tiem­pos ni fron­te­ras...

Con­ti­nua­mos nues­tro pe­ri­plo por el co­ra­zón de To­le­do ha­cia La Pue­bla de Mon­tal­bán, lu­gar que vio na­cer a Fer­nan­do de Ro­jas, por lo que la vi­si­ta al Mu­seo de la Ce­les­ti­na re­sul­ta obli­ga­do. Cam­bia­mos rum­bo en di­rec­ción Nor­te ha­cia To­rri­jos, don­de nos es­pe­ra una pa­ra­da más que re­co­men­da­ble en La Sal­ve. Es­tés o no can­sa­do, una jor­na­da en las ins­ta­la­cio­nes re­co­men­da­das por Ru­ral­ka te per­mi­ti­rá cam­biar el pa­so y re­la­jar­te a to­pe. La si­guien­te pa­ra­da ne­ce­sa­ria de­be si­tuar­se en la ca­pi­tal. To­le­do no me­re­ce una ma­ña­na o una tar­de pa­ra ser des­cu­bier­ta, sino un tiem­po ili­mi­ta­do pa­ra "can­sar­te" de ca­mi­nar por sus tor­tuo­sas y, a me­nu­do, em­pi­na­dí­si­mas ca­lles don­de el tiem­po se de­tu­vo si­glos atrás. En cual­quier ca­so, y an­tes de aban­do­nar el ho­ri­zon­te de sus cen­te­na­rias edi­fi­ca­cio­nes, va­le la pe­na re­co­rrer la ron­da que cir­cun­va­la el cau­ce del Ta­jo. Sus vis­tas y la ca­rre­te­ra que ser­pen­tea a una al­tu­ra

con­si­de­ra­ble, lla­man la aten­ción del via­je­ro en mo­to por di­fe­ren­tes mo­ti­vos. Sus mi­ra­do­res te per­mi­ti­rán ele­gir la pers­pec­ti­va más be­lla.

MÁS POR DES­CU­BRIR

Con­ti­nua­mos di­rec­ción sur ha­cia Son­se­ca y Or­gaz, don­de su cas­ti­llo tam­bién me­re­ce su do­sis de pro­ta­go­nis­mo po­co an­tes con­ti­nuar ca­mino en di­rec­ción a Los Yé­be­nes. Aquí ga­na­mos al­tu­ra. Arri­ba, son sus molinos, ac­tual­men­te en pro­ce­so de reha­bi­li­ta­ción, los que que­dan gra­ba­dos en nues­tra re­ti­na. Po­co an­tes, el si­nuo­so tra­za­do de la vie­ja Na­cio­nal, bas­tan­te aban­do­na­do y des­car­na­do, nos ha per­mi­ti­do dis­fru­tar de otra de esas vis­tas des­de lo al­to, ofre­cien­do una ex­tra­or­di­na­ria pa­no­rá­mi­ca de los cam­pos de Cas­ti­lla. Más tar­de, cam­bia­mos de vía pa­ra di­ri­gir­nos a Ur­da, Con­sue­gra y Ma­dri­de­jos, pa­ra po­co des­pués to­par­nos con Al­cá­zar de San Juan, ya en la pro­vin­cia de Ciu­dad Real. Sus nu­me­ro­sos mu­seos, pa­rro­quias, igle­sias o de nue­vo los molinos de vien­to, me­re­cen sin áni­mo a equi­vo­car­nos, un nue­vo al­to en el ca­mino.

Po­co nos que­da ya an­tes de lle­gar a To­me­llo­so, nues­tro pun­to de des­can­so fi­nal, aun­que en­con­trán­do­nos tan cer­ca del Par­que Na­tu­ral de las La­gu­nas de Rui­de­ra,

se­ría un des­ca­ro no acer­car­nos a su en­torno, si­tua­do a me­dio ca­mino en­tre tie­rras de Ciu­dad Real y Al­ba­ce­te. Las cur­vas que pre­ce­den a la lle­ga­da de Rui­de­ra son so­lo un pre­sa­gio de las pos­te­rio­res "re­don­das" que en­con­tra­mos, an­tes de dis­fru­tar en cual­quie­ra de sus lu­ga­res de des­can­so si­tua­dos a pie de ca­rre­te­ra; al­gu­nos de ellos han to­ma­do for­ma de pla­ya, don­de el bu­lli­cio es mo­ne­da de uso co­mún du­ran­te los me­ses más ca­lu­ro­sos del año.

Mien­tras tan­to, re­sul­ta obli­ga­do dis­fru­tar de es­tos pa­ra­jes en días en los que las per­so­nas tra­ba­jan y via­jan de un la­do a otro. La paz y quie­tud que aquí se res­pi­ran son un bál­sa­mo pa­ra nues­tra sa­lud. El re­torno a la ci­vi­li­za­ción lo rea­li­za­mos por Os­sa de Mon­tiel, des­de don­de re­to­ma­mos el ca­mino a To­me­llo­so pa­ra dis­fru­tar de otro mo­men­to de re­lax en el Ho­tel Al­to­ra. Y ma­ña­na se­rá otro día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.