Pa­trio­tis­mo

Mural - - PORTADA - Eduar­do Cac­cia @eduar­do_­cac­cia ecac­cia@mind­co­de.com

Eso de que “los me­xi­ca­nos que­re­mos un me­jor país” es cues­tio­na­ble, mu­chos quie­ren que las co­sas se que­den co­mo es­tán.

Aho­ra que ce­le­bra­mos un aniver­sa­rio más de la ges­ta in­de­pen­den­tis­ta y que sep­tiem­bre sa­be a chi­les en no­ga­da y nos mue­ve al pa­trio­ta que lle­va­mos den­tro, va­le ha­blar del ver­da­de­ro pa­trio­tis­mo, aquel que es­tá dis­pues­to a sa­cri­fi­car sus in­tere­ses por la Patria. Es co­mún es­cu­char en dis­cur­sos ofi­cia­les y ter­tu­lias ca­se­ras que los me­xi­ca­nos que­re­mos un me­jor país, que es­ta­mos a fa­vor de un cam­bio, que re­cha­za­mos la ile­ga­li­dad y an­sia­mos un Es­ta­do de de­re­cho. Aun­que ha­ble­mos de cam­biar, hay mu­chos me­xi­ca­nos que, a tra­vés de sus ac­tos, no quie­ren que las co­sas cam­bien.

No quie­re un cam­bio ni es pa­trio­ta el le­gis­la­dor que ac­túa en fun­ción de los in­tere­ses de su par­ti­do aun cuan­do és­tos sean con­tra­rios al bien de la na­ción. Si­mu­la desear un me­jor país el fun­cio­na­rio pú­bli­co, de cual­quier ran­go, que sos­tie­ne a sus sub­al­ter­nos a pe­sar de sus pi­fias e in­ca­pa­ci­da­des y los sos­tie­ne por al­gún acuer­do per­ver­so en el so­ca­vón de la com­pli­ci­dad. Y en­tre más al­to el car­go, me­nos pa­trio­ta. An­ti­pa­trio­tas son los po­lí­ti­cos que es­tán sa­tis­fe­chos con la in­mo­ral mi­llo­na­da que re­ci­ben de no­so­tros los par­ti­dos po­lí­ti­cos. Son quie­nes me­nos quie­ren el cam­bio.

Se re­go­ci­ja del es­ta­do ac­tual de las co­sas un fla­man­te ma­gis­tra­do, juez, mi­nis­tro de la cor­te o un sim­ple pe­ro cru­cial agen­te del mi­nis­te­rio pú­bli­co, que es­quil­ma a quien pue­de pa­gar por la jus­ti­cia; ¿se ima­gi­nan te­ner que vi­vir del sa­la­rio na­da más? ¡Que nin­gún cam­bio lo per­mi­ta! En el mis­mo ca­nal es­tán quie­nes tie­nen en la nó­mi­na a sus fa­mi­lia­res y ami­gos, o el ce­la­dor que se ga­na unos pe­sos ex­tras ven­dien­do fa­vo­res a los in­ter­nos del pe­nal y a los fa­mi­lia­res que los vi­si­tan. La jus­ti­cia hoy es lu­cra­ti­va.

Y tam­po­co quie­re un cam­bio en Mé­xi­co ni es pa­trio­ta el ado­les­cen­te que com­pra una cre­den­cial pa­ra vo­tar con fo­to­gra­fía sin te­ner la ma­yo­ría de edad, y así en­trar al an­tro. Y no quie­re el cam­bio ni quie­re a Mé­xi­co el dueño del bar que sir­ve be­bi­das al­cohó­li­cas a me­no­res de edad. Y mu­cho me­nos quie­re otro país quien les sir­ve be­bi­das adul­te­ra­das. Po­drán de­cir que son or­gu­llo­sa­men­te me­xi­ca­nos, pe­ro sa­bo­tean al país quie­nes otor­gan per­mi­sos de cons­truc­ción ile­ga­les y los desa­rro­lla­do­res que les dan dinero.

Aun­que di­ga que quie­re otro Mé­xi­co, en reali­dad no lo quie­re el pa­dre o ma­dre de fa­mi­lia que, al lle­var a su hi­jo a la es­cue­la, da vuel­ta en se­gun­da fi­la por­que va tar­de, o de­ja a su hi­jo en una zo­na prohi­bi­da, to­tal, “¿qué da­ño pue­de ha­cer­le al país es­to?”. Y es­tá en­can­ta­do con el Mé­xi­co de hoy el con­duc­tor que ha so­bre­pues­to una cu­bier­ta a la pla­ca de su au­to­mó­vil pa­ra evi­tar ser fo­to­in­frac­cio­na­do. Po­drá, eso sí, gri­tar “¡Vi­va Mé­xi­co!” y ha­blar pes­tes de los go­ber­na­do­res co­rrup­tos que de­be­rían es­tar en la cár­cel, pe­ro ser mul­ta­do, ¡eso no lo per­mi­ta Dios! (ni el acrí­li­co an­ti-mul­ta).

Es fe­liz con el es­ta­do ac­tual de las co­sas pe­ro es na­da pa­trio­ta el je­fe de ofi­ci­na de una uni­dad gu­ber­na­men­tal cu­yos trá­mi­tes son tan bu­ro­crá­ti­cos que pro­pi­cian la co­rrup­ción pa­ra ace­le­rar los asun­tos. Y no quie­re un me­jor Mé­xi­co el es­tu­dian­te que sa­be que pue­de com­prar el exa­men o co­piar en lu­gar de es­tu­diar. Ni el em­pre­sa­rio que se aho­rra unos pe­sos de im­pues­tos al mar­gen de la ley. Y no per­mi­ta el des­tino que se cum­plan las le­yes de trán­si­to, ya no di­ga­mos en la vía pública, sino en los es­ta­cio­na­mien­tos de los cen­tros co­mer­cia­les. Es tan a gus­to es­ta­cio­nar­se cer­ca del ele­va­dor o las es­ca­le­ras eléc­tri­cas, aun­que ha­ya lí­nea ama­ri­lla, que si apli­can mul­tas se­rá con­tra­pro­du­cen­te pa­ra las com­pras, ¡no le mue­van al país!, con mor­di­da se arre­gla to­do, es me­jor pen­sar que mo­ral es un ár­bol que da mo­ras (Gon­za­lo N. San­tos, priis­ta, di­xit) y que Pa­trio­tis­mo es una ave­ni­da, flui­da a ve­ces.

El cam­bio, tan año­ra­do en los dis­cur­sos y en las so­bre­me­sas, no pue­de dar­se en for­ma gra­tui­ta, a to­dos nos de­be de cos­tar. Im­pli­ca el sa­cri­fi­cio de be­ne­fi­cios en pro de un bien co­mún que for­ta­lez­ca las ins­ti­tu­cio­nes y el Es­ta­do de de­re­cho. Mien­tras no lo vea­mos así, se­gui­re­mos que­ján­do­nos de lo que pa­sa en Mé­xi­co sin ver que so­mos cau­sa de aque­llo que re­pu­dia­mos. La Patria, ha­cer Patria, em­pie­za en “el bre­ve es­pa­cio”, yo, mi en­torno, mi fa­mi­lia, mi gru­po, con­ta­gian­do con el ejem­plo.

Ca­da quien eva­lúe su pa­trio­tis­mo. Des­de la re­tó­ri­ca no tenemos el país que me­re­ce­mos, en la prác­ti­ca sí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.