Juan Pedro oriol Sue­ños ro­tos

La can­ce­la­ción del pro­gra­ma DACA ha cim­bra­do la vi­da de mi­les de jó­ve­nes in­do­cu­men­ta­dos en Es­ta­dos Uni­dos.

Mural - - PORTADA - juan­pe­droo­riol@hot­mail.com

A mi­tad de se­ma­na, pa­re­cía que el te­ma de los “drea­mers” veía al fin una luz al fi­nal del tú­nel: los lí­de­res de­mó­cra­tas en el Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos ase­gu­ra­ron que ha­bían lle­ga­do a un acuer­do con el Pre­si­den­te Do­nald Trump de tra­ba­jar en co­mún pa­ra brin­dar pro­tec­ción le­gal a 800 mil jó­ve­nes in­do­cu­men­ta­dos co­no­ci­dos co­mo “so­ña­do­res”.

La no­ti­cia se trans­mi­tió a tra­vés de un co­mu­ni­ca­do a to­da la na­ción des­pués de una ce­na que man­tu­vie­ron dos lí­de­res de­mó­cra­tas con el Pre­si­den­te Trump. En él se in­for­ma­ba que ha­bían lo­gra­do ne­go­ciar tam­bién un pa­que­te pre­su­pues­ta­rio pa­ra fi­nan­ciar la se­gu­ri­dad fron­te­ri­za, don­de am­bas par­tes –Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos– lle­ga­rían a un acuer­do.

Pe­ro co­mo siem­pre, fue a tra­vés de un tuit que Trump ne­gó tal acuer­do. Pa­ra él no hay mar­cha atrás ni en la can­ce­la­ción del DACA (Pro­gra­ma de Ac­ción Di­fe­ri­da por Lle­ga­dos en la In­fan­cia) ni en con­ti­nuar con la cons­truc­ción del mu­ro, por­que el Pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano ase­gu­ra que ya se es­tá cons­tru­yen­do ba­jo la for­ma de una nue­va re­no­va­ción de va­llas y de mu­ros ya exis­ten­tes.

Uno de sus prin­ci­pa­les te­mas de tra­ba­jo se­gui­rá sien­do la se­gu­ri­dad fron­te­ri­za que él ase­gu­ra “de­be ser ma­si­va, in­va­si­va, to­tal”, lo con­sien­ta o no Mé­xi­co.

El te­ma de los “so­ña­do­res” ha ocu­pa­do la aten­ción mun­dial so­bre el te­ma de los mi­gran­tes y ha ge­ne­ra­do una reac­ción más fuer­te de la que se es­pe­ra­ba. Fue en el año 2012 cuan­do el en­ton­ces Pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma pro­mo­vió un pro­gra­ma con tin­tes hu­ma­ni­ta­rios aun­que par­ti­dis­tas, que pro­te­gía de la de­por­ta­ción y otor­ga­ría per­mi­sos de tra­ba­jos a jó­ve­nes in­do­cu­men­ta­dos que lle­ga­ron sien­do ni­ños a Es­ta­dos Uni­dos.

Hoy, el pro­gra­ma se ha can­ce­la­do. Y aun­que la sus­pen­sión no se ha­rá efec­ti­va has­ta den­tro de seis me­ses y se irá ha­cien­do de for­ma gra­dual, la de­ci­sión ha cim­bra­do la vi­da de mi­les de jó­ve­nes in­do­cu­men­ta­dos.

Bien por la Igle­sia ca­tó­li­ca en aquel país que no se ha que­da­do ca­lla­da y ha le­van­ta­do la voz. La Con­fe­ren­cia de Obis­pos Ca­tó­li­cos de Es­ta­dos Uni­dos con­de­na la de­ci­sión del Pre­si­den­te y ha anun­cia­do a tra­vés de un co­mu­ni­ca­do pu­bli­ca­do en di­fe­ren­tes me­dios que acom­pa­ña­rá a su ju­ven­tud apo­yán­do­los co­mo sea ne­ce­sa­rio.

“La can­ce­la­ción del DACA es re­pren­si­ble y cau­sa te­mor in­ne­ce­sa­rio a los jó­ve­nes que for­man par­te del pro­gra­ma y a sus fa­mi­lias. La Igle­sia ha vis­to des­de ha­ce mu­cho tiem­po con or­gu­llo y ad­mi­ra­ción có­mo los jó­ve­nes DACA vi­ven su vi­da co­ti­dia­na con es­pe­ran­za y de­ter­mi­na­ción de pros­pe­rar y con­tri­buir a la so­cie­dad, se­guir tra­ba­jan­do y pro­veer a sus fa­mi­lias, se­guir sir­vien­do en el ejér­ci­to y se­guir re­ci­bien­do educación. Hoy, es­tos va­lien­tes jó­ve­nes se en­fren­tan a la de­por­ta­ción. Es­ta de­ci­sión es inacep­ta­ble y no re­fle­ja quié­nes so­mos co­mo es­ta­dou­ni­den­ses, por­que es un pa­so atrás del pro­gre­so que ne­ce­si­ta­mos ha­cer co­mo un país”, se­ña­la­ron los Obis­pos.

Es­pe­re­mos que exis­ta un cam­bio de pa­re­cer. Que to­do es­to no se vuel­va una ca­ce­ría de bru­jas. Y que el nú­me­ro de de­por­ta­cio­nes si­ga dis­mi­nu­yen­do y no si­ga in­cre­men­tán­do­se el de las de­ten­cio­nes, que en la era Trump han au­men­ta­do en 30 por cier­to y se ca­rac­te­ri­zan por ser vio­len­tas y mu­chas ve­ces in­hu­ma­nas.

A PAR­TIR DE AHO­RA

Mu­chas gra­cias a to­dos los que me es­cri­bie­ron y me bus­ca­ron pa­ra pre­gun­tar­me por qué no ha­bía es­cri­to la se­ma­na pa­sa­da. No es­pe­ra­ba, ni de le­jos, tan­tas lla­ma­das y re­ca­dos. Me sor­pren­die­ron y me emo­cio­na­ron, lo ad­mi­to.

A par­tir de aho­ra, pu­bli­ca­ré ca­da quin­ce días en es­te mis­mo es­pa­cio. Des­pués de vein­ti­trés años es­cri­bien­do ca­da se­ma­na, co­mien­za una nue­va eta­pa. Me en­can­tan las nue­vas eta­pas que se van pre­sen­tan­do en el ca­mino de la vi­da.

Es­toy muy agra­de­ci­do con Mu­ral y con to­dos los que han te­ni­do la bon­dad y la pa­cien­cia de acom­pa­ñar­me ca­da se­ma­na. Aho­ra se­rá ca­da quin­ce días. Por lo de­más, ya sa­ben dón­de en­con­trar­me y es­toy a sus ór­de­nes.

¡Fe­liz do­min­go a to­dos!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.