ca­tón El jo­ven te­nor

Mural - - PORTADA - de po­lí­ti­ca y co­sas peo­res afa­ca­ton@yahoo.com.mx

Ya co­no­ce­mos a do­ña Fri­gi­dia. No hay mu­jer más in­di­fe­ren­te al se­xo que ella. Su frial­dad en el le­cho con­yu­gal es tan­ta que una vez su ma­ri­do, don Frus­tra­cio, com­pró un col­chón de agua pen­san­do que los un­do­sos me­neos de esa lí­qui­da ca­ma pon­drían eflu­vios de ero­tis­mo en su se­ño­ra. La idea no fun­cio­nó: do­ña Fri­gi­dia con­ge­ló el col­chón, que ter­mi­nó en ca­ma de pie­dra, igual que el tí­tu­lo de la can­ción ver­ná­cu­la. El in­fe­liz es­po­so le na­rró sus des­di­chas al com­pa­dre Li­bi­diano, quien era hom­bre de mun­do, dies­tro en acha­ques de car­na­li­dad. És­te le di­jo: “La ru­ti­na es el peor ene­mi­go del amor, y la va­rie­dad su más efi­caz alia­da. De­bes po­ner al­go de fan­ta­sía en la re­la­ción con tu mu­jer. Hay una be­lla can­ción ita­lia­na lla­ma­da La cam­pa­na di San Lu­lio, obra del gran com­po­si­tor Pa­lo­mino Chi­ne­la. Las ver­sio­nes más co­no­ci­das son las de Ca­ru­so y Ti­to Schi­pa, y mo­der­na­men­te la de Pa­va­rot­ti. Es­toy se­gu­ro de que los acor­des de esa me­lo­día pon­drán arres­tos amo­ro­sos en tu es­po­sa, y aun le da­rán com­pás pa­ra rit­mar sus mo­vi­mien­tos en la ca­ma. Pue­des lle­var un es­té­reo a la al­co­ba y ahí po­ner la gra­ba­ción. Me­jor aún: co­noz­co a un jo­ven te­nor de bue­nas pren­das fí­si­cas y voz bien im­pos­ta­da lla­ma­do Car­me­lu­cho Pa­ta­né. Él pue­de es­tar en la ha­bi­ta­ción ve­ci­na e in­ter­pre­tar la obra mien­tras tú go­zas los de­li­quios de hi­me­neo”. In­qui­rió don Frus­tra­cio, cau­te­lo­so: “¿No co­bra­rá muy ca­ro?”. Res­pon­dió el com­pa­dre: “Cual­quier dinero es po­co cuan­do se tra­ta de dis­fru­tar los inefa­bles go­ces del amor sen­sual. El rey de Ser­bia le re­ga­ló a La Be­lla Ote­ro un co­llar de bri­llan­tes y es­me­ral­das cu­yo va­lor al­can­za­ría hoy el mi­llón de eu­ros, y eso por una bre­ve se­sión de se­xo oral, pues el cos­to de lo de­más era muy gran­de, y el reino muy pe­que­ño. No te preo­cu­pes por los ho­no­ra­rios del ar­tis­ta: yo los cu­bri­ré por ti. Y sin in­te­rés, te lo ase­gu­ro, por cu­brir al­gu­na otra co­sa más”. Acep­tó don Frus­tra­cio la ge­ne­ro­sa ofer­ta del com­pa­dre, y se fi­jó la fe­cha pa­ra la no­che del con­nu­bio. Lle­gó pun­tual el apues­to te­nor, y don Frus­tra­cio lo pre­sen­tó a su es­po­sa, quien no pu­do me­nos que no­tar los atrac­ti­vos fí­si­cos del jo­ven. Co­lo­có el can­tan­te su atril con la par­ti­tu­ra de la obra que iba a in­ter­pre­tar, pues nun­ca la ha­bía can­ta­do. (Úl­ti­ma­men­te es­ta­ba en­sa­yan­do Des­pa­ci­to). Igual­men­te pu­so en el es­té­reo la mú­si­ca en ka­rao­ke de la pie­za. Lue­go to­sió pa­ra acla­rar la gar­gan­ta. Se re­ti­ra­ron los es­po­sos a la cá­ma­ra con­yu­gal, y a una se­ñal del ma­ri­do em­pe­zó a en­to­nar Pa­ta­né los pri­me­ros ver­sos de la can­ción que se le ha­bía en­car­ga­do: “Cuan­do sue­na la cam­pa­na de San Lu­lio – sien­to aba­jo una ex­tra­ña sen­sa­ción”, et­cé­te­ra. De in­me­dia­to se apli­có don Frus­tra­cio a la rea­li­za­ción del ac­to na­tu­ral. Do­ña Fri­gi­dia, pe­se al in­gen­te es­fuer­zo de su cón­yu­ge, no dio tra­zas de es­tar dis­fru­tan­do la oca­sión. Mien­tras él ja­dea­ba y ace­za­ba ella se re­vi­sa­ba la pin­tu­ra de las uñas y tra­ta­ba de re­cor­dar el día en que iba a desa­yu­nar con sus ami­gas. Por fin, co­mo mo­vi­da por sú­bi­ta ins­pi­ra­ción, le su­gi­rió a su es­po­so: “¿Por qué no de­jas que ven­ga aquí el jo­ven te­nor, y tú vas a la ha­bi­ta­ción ve­ci­na a can­tar La cam­pa­na di San Lu­lio?”. “¿Có­mo pue­des pe­dir­me tal co­sa? –opu­so don Frus­tra­cio–. Tú sa­bes que no co­noz­co esa can­ción”. “Pue­des can­tar cual­quier otra –su­gi­rió do­ña Fri­gi­dia–. A la ori­lla de un pal­mar, por ejem­plo. Te sa­le muy bien”. En efec­to, se hi­zo el cam­bio: el apues­to te­nor subió al le­cho con la se­ño­ra, y el es­po­so fue a la ha­bi­ta­ción ve­ci­na a en­to­nar esa sen­ti­da pie­za acom­pa­ñán­do­se con su man­do­li­na. A po­co do­ña Fri­gi­dia es­ta­ba en el cul­men del éx­ta­sis eró­ti­co. Le gri­tó a su es­po­so: “¡Sí­gue­le, Frus­tra­cio! ¡Tú sí que cantas bien!”... FIN.

Des­pués de 20 años, do­ña Fri­gi­dia y su ma­ri­do lo­gra­ron com­pa­ti­bi­li­dad se­xual: les do­lió la ca­be­za la mis­ma no­che...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.