Ya no le su­fra a la guar­de­ría

Tie­nen me­no­res que van a cen­tros ven­ta­jas so­cia­les, re­por­ta in­ves­ti­ga­ción

Mural - - COMUNIDAD SALUD - NA­TA­LIA VITELA

Fa­vo­re­cen es­tan­cias desa­rro­llo in­fan­til

Le­jos de ex­pe­ri­men­tar cul­pa por lle­var a los hi­jos a las es­tan­cias in­fan­ti­les mien­tras tra­ba­jan, los pa­pás tie­nen que con­si­de­rar es­ta op­ción aun­que no la­bo­ren, pues los es­tu­dios re­ve­lan que los be­ne­fi­cios son múl­ti­ples.

In­clu­so se in­cre­men­ta has­ta tres ve­ces la po­si­bi­li­dad de que los ni­ños ten­gan un desa­rro­llo nor­mal en com­pa­ra­ción con quie­nes no asis­ten a és­tas.

El di­rec­tor de la Uni­dad de Neu­ro­de­sa­rro­llo del Hos­pi­tal In­fan­til de Mé­xi­co, An­to­nio Riz­zo­li-cór­do­ba, lí­der del es­tu­dio “Aso­cia­ción en­tre el Tiem­po de Per­ma­nen­cia en el Pro­gra­ma de Es­tan­cias In­fan­ti­les pa­ra Ni­ños en Si­tua­ción de Po­bre­za y el Ni­vel de Desa­rro­llo In­fan­til”, afir­ma que, cuan­do los ni­ños acu­den a es­tan­cias don­de se es­ti­mu­la su desa­rro­llo, tie­nen un va­lor agre­ga­do res­pec­to a los que per­ma­ne­cen en el ho­gar.

“Les per­mi­te es­tar en con­tac­to con otros ni­ños, y eso fa­vo­re­ce la so­cia­li­za­ción. Apren­den a in­ter­ac­tuar de for­ma po­si­ti­va y proac­ti­va con los ni­ños.

“El que es­tén en con­tac­to con otros adul­tos per­mi­te que los ni­ños apren­dan a se­guir ins­truc­cio­nes, a res­pe­tar las re­glas”, ase­gu­ró.

Riz­zo­li-cór­do­ba pre­ci­só que, se­gún el es­tu­dio rea­li­za­do en 177 es­tan­cias del DIF y la Se­de­sol, com­pa­ra­do con los ni­ños que lle­va­ban me­nos de un mes en esos lu­ga­res, la pro­ba­bi­li­dad de te­ner un desa­rro­llo nor­mal se in­cre­men­ta has­ta tres ve­ces si el ni­ño lle­va más de dos años ahí.

De he­cho, de acuer­do con la in­ves­ti­ga­ción, los ni­ños que per­ma­ne­cen por más de seis me­ses en las es­tan­cias tie­nen más pro­ba­bi­li­dad de lo­grar un desa­rro­llo nor­mal en com­pa­ra­ción con quie­nes no com­ple­ta­ron ni un mes de in­gre­so.

“La per­ma­nen­cia en las es­tan­cias in­fan­ti­les pue­de ser un fac­tor pro­tec­tor pa­ra ries­gos de pro­ble­mas de desa­rro­llo”,

re­por­ta es­te es­tu­dio.

Se­gún la in­ves­ti­ga­ción, hay un im­pac­to po­si­ti­vo en las áreas per­so­nal-so­cial y de co­mu­ni­ca­ción, así co­mo en las áreas mo­to­ras y cog­ni­ti­va de los ni­ños que acu­den a las es­tan­cias in­fan­ti­les.

Riz­zo­li-cór­do­ba ase­gu­ró que hay es­pe­cial me­jo­ría en el desa­rro­llo mo­tor fino, cog­ni­ti­vo y de len­gua­je.

Agre­gó que los pa­dres de­ben te­ner cla­ro que los avan­ces em­pie­zan a no­tar­se a par­tir de los seis me­ses, ade­más de que el apren­di­za­je ba­sa­do en el jue­go es fun­da­men­tal.

Lo ideal, apun­tó el ex­per­to, es que en el pri­mer año de vi­da los ni­ños es­tén en ca­sa, y lue­go va­yan a las es­tan­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.