Atien­da obe­si­dad tem­prano

Acu­da al mé­di­co si los ni­ños usan una o dos ta­llas más gran­des

Mural - - COMUNIDAD SALUD - DULCE SO­TO

La ma­yo­ría de los pa­dres se alar­ma si no­ta que su hi­jo tie­ne un pe­so ba­jo, pe­ro no si lo ve gor­di­to, aler­tó el pe­dia­tra Ar­tu­ro Ló­pez, del Hos­pi­tal Ángeles Mo­cel.

De las con­sul­tas que atien­de en la prác­ti­ca pri­va­da por el pe­so, ase­gu­ró, cua­tro son por­que el ni­ño “se ve fla­co” y só­lo una por­que pre­sen­ta so­bre­pe­so.

“Tenemos la fal­sa idea de que el ni­ño gor­di­to es­tá sano”, sub­ra­yó.

El mé­di­co ex­pli­có que es­to im­pi­de que un ni­ño con obe­si­dad o so­bre­pe­so sea diag­nos­ti­ca­do de ma­ne­ra opor­tu­na y re­ci­ba tra- ta­mien­to ade­cua­do.

El pro­ble­ma, des­ta­có, es que si el ni­ño cre­ce con so­bre­pe­so se­rá un adul­to obe­so y pro­ba­ble­men­te ten­drá hi­jos obe­sos tam­bién.

“Es­to nos va a au­men­tar el ries­go de pa­de­cer en­fer­me­da­des in­cu­ra­bles, co­mo la dia­be­tes, hi­per­ten­sión ar­te­rial, car­dio­pa­tías”, de­ta­lló.

Pa­ra de­tec­tar lo an­tes po­si­ble que un me­nor es­tá ga­nan­do pe­so, el pe­dia­tra se­ña­ló que es im­por­tan­te no­tar si se ve más cor­pu­len­to que sus com­pa­ñe­ros de es­cue­la.

Tam­bién ob­ser­ve si usa una ta­lla que no co­rres­pon­de con su edad, si co­me en ex­ce­so o por­cio­nes de adul­to.

In­di­có que los fa­mi­lia­res cer­ca­nos y cual­quier mé­di­co de­ben es­tar aler­tas iden­ti­fi­car a qué se de­be el au­men­to de pe­so: me­nos ac­ti­vi­dad fí­si­ca, cam­bios en ali­men­tos, en­tre otros.

Un ni­ño de 4 años pue­de ser ta­lla 4 o 6 de ro­pa, pe­ro no 8 o 10.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.