Co­les­te­rol, es­ta­ti­nas y Par­kin­son

Mural - - COMUNIDAD SALUD - Siem­pre Bien DR. FRAN­CIS­CO ARRO­YO fran­cis­coa­rro­yo@sport­med.mx

En la his­to­ria de los me­di­ca­men­tos que he­mos usa­do a lo lar­go de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad, siem­pre he­mos te­ni­do dos efec­tos que tal vez no nos gus­ten, pe­ro así son: 1) Los fa­mo­sos efec­tos se­cun­da­rios que to­dos los me­di­ca­men­to tie­nen, y 2) Des­cu­bri­mien­tos de que fun­cio­nan pa­ra lo que fue­ron ela­bo­ra­dos, pe­ro tie­nen me­jo­res re­sul­ta­dos en otras pa­to­lo­gías. Un ejem­plo de lo an­te­rior es el Via­gra, pues de ori­gen fun­cio­na­ba pa­ra una co­sa, pe­ro ter­mi­nó sir­vien­do me­jor pa­ra otra.

Aho­ra bien, el tra­ta­mien­to de los ni­ve­les ele­va­dos del co­les­te­rol se ba­sa en unos me­di­ca­men­tos lla­ma­dos es­ta­ti­nas, cu­yo efec­to es ba­jar di­chos ni­ve­les, pe­ro al pa­re­cer tam­bién tie­nen otros efec­tos.

Es­tas es­ta­ti­nas se di­vi­den en dos ti­pos: las li­po­fí­li­cas (ato­vas­ta­ti­na, flu­vas­ta­ti­na, lo­vas­ta­ti­na, ce­ri­vas­ta­ti­na, pi­ta­vas­ta­ti­na y sim­vas­ta­ti­na), lla­ma­das así por­que se di­lu­yen en lí­pi­dos, y las hi­dro­fí­li­cas, las cua­les se di­lu­yen en agua.

Las pri­me­ras pue­den pa­sar al ce­re­bro, mien­tras las so­lu­bles en agua no pa­san, y és­te es el pro­ble­ma. Has­ta an­tes de un es­tu­dio se creía que las es­ta­ti­nas pro­te­gían de los prin­ci­pios del Par­kin­son, pe­ro no es así.

Di­cho me­di­ca­men­to tie­ne una ba­ja re­cu­rren­cia de cau­sar la en­fer­me­dad de Par­kin­son y dos in­ves­ti­ga­do­res, el pro­fe­sor Huang y el pro­fe­sor y coau­tor Guo­dong Liu, con­fir­ma­ron lo an­te­rior. En un es­tu­dio que se hi­zo exa­mi­nan­do los da­tos de re­cla­mos ha­cia las ase­gu­ra­do­ras de 50 mi­llo­nes de per­so­nas, se se­lec­cio­nó a 22 mil de ellos que es­ta­ban vi­vien­do con Par­kin­son y de es­tos, 2 mil 322 fue­ron diag­nos­ti­ca­dos re­cien­te­men­te con el pa­de­ci­mien­to. Tam­bién se eli­gió un gru­po de con­trol que no te­nía la en­fer­me­dad.

Lue­go es­tu­dia­ron a quie­nes es­tu­vie­ron to­man­do es­ta­ti­nas y de­ter­mi­na­ron el tiem­po en que tar­da­ron en apa­re­cer los sín­to­mas de la en­fer­me­dad, con­clu­yen­do que el uso de las es­ta­ti­nas se aso­cia a un mayor ries­go de desa­rro­llar Par­kin­son, y el efec­to fue mayor al co­mien­zo de los tra­ta­mien­tos, más es­pe­cí­fi­ca­men­te en aque­llos que te­nían me­nos de 2.5 años to­mán­do­los.

Es­te ejem­plo de me­di­ca­men­tos que son am­plia­men­te usados pa­ra un fin, que es ba­jar el co­les­te­rol, se ve que al fi­nal es­tán tam­bién re­la­cio­na­dos con el Par­kin­son. Aun­que, co­mo en to­do es­tu­dio, es ne­ce­sa­rio lle­var a ca­bo más in­ves­ti­ga­cio­nes, por el nú­me­ro de ca­sos re­vi­sa­dos. Y aque­llo que de­cían de que las es­ta­ti­nas te pro­te­gen del Par­kin­son pu­die­ra no ser ver­dad.

Si us­te­des to­man es­te ti­po de me­di­ca­men­tos y em­pe­za­ron con tem­blor y sín­to­mas de en­fer­me­dad de Par­kin­son, pla­ti­quen con su mé­di­co, no es­tá de más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.