Hi­per­exi­gen­cia: un mal de hoy

El gu­rú de la psicología cog­ni­ti­va ofre­ce­rá la charla ‘Ser fe­liz, men­tes fuer­tes con­tra vien­to y ma­rea’, el 21 de sep­tiem­bre en el Teatro Ga­le­rías

Mural - - COMUNIDAD - DA­NIEL SAN­TIA­GO

El psi­có­lo­go es­pa­ñol Ra­fael San­tan­dreu en­cuen­tra cier­ta si­mi­li­tud en­tre los pa­cien­tes me­xi­ca­nos y los es­ta­dou­ni­den­ses, a quie­nes con­sul­ta por me­dio de Sky­pe des­de sus con­sul­to­rios en Ma­drid o en Bar­ce­lo­na.

“Mi equi­po de psi­có­lo­gos tra­ta a mu­chos me­xi­ca­nos por vi­deo­lla­ma­da y lo que ve­mos es que, en­tre las cla­ses me­dias y al­tas, la sa­lud men­tal de Mé­xi­co es pa­re­ci­da a la de Es­ta­dos Uni­dos, que es la peor del mun­do”, co­men­ta en en­tre­vis­ta con Gru­po RE­FOR­MA.

“Es de­cir, exis­te más an­sie­dad. Se­gu­ra­men­te por­que los ni­ve­les de hi­per­exi­gen­cia y con­su­mis­mo son pa­re­ci­dos”.

Au­tor de “El Ar­te de No Amar­gar­se la Vi­da”, “Las Ga­fas de la Felicidad” y “Ser Fe­liz en Alas­ka”, li­bros en­fo­ca­dos en la sa­lud emo­cio­nal, San­tan­dreu se pre­pa­ra pa­ra cru­zar el Atlán­ti­co y traer a los re­gios su men­sa­je acer­ca del po­der de la psicología cog­ni­ti­va.

“Co­mo di­jo el fi­ló­so­fo Epic­te­to en el si­glo I: ‘No nos afec­ta lo que nos su­ce­de, sino lo que nos de­ci­mos acer­ca de lo que nos su­ce­de’. Son nues­tros pen­sa­mien­tos los que pro­vo­can nues­tras emo­cio­nes”, co­men­ta.

“Y en edu­car ese diá­lo­go in­terno es­tá la for­ta­le­za emo­cio­nal”.

El psi­co­te­ra­pis­ta ofre­ce­rá el jue­ves 21 de sep­tiem­bre la con­fe­ren­cia “Ser fe­liz, men­tes fuer­tes con­tra vien­to y ma­rea” en el Teatro Ga­le­rías, a las 20:00 ho­ras.

Ex pro­fe­sor en la Uni­ver­si­dad Ra­mon Llull, en Bar­ce­lo­na, y ex re­dac­tor de la re­vis­ta de psicología “Men­te Sa­na”, jun­to con Jor­ge Bu­cay, San­tan­dreu con­si­de­ra que to­da per­so­na pue­de con­ver­tir­se en su pro­pio psi­có­lo­go y con su men­te trans­for­mar­se en al­guien fuer­te y fe­liz, co­mo el cien­tí­fi­co Step­hen Haw­king.

“En uno de mis li­bros des­cri­bo su fi­lo­so­fía per­so­nal (la de Haw­king).

“Aun­que des­de ha­ce 40 años no se pue­de mo­ver, ni si­quie­ra ha­blar, él di­ce: ‘Que­jar­se es inú­til y una pér­di­da de tiem­po. No lo pien­so ha­cer’”, agre­ga.

¿Cuál es el pri­mer pa­so ha­cia una vi­da sin de­pre­sión y an­sie­dad? Dar­te cuen­ta de que to­do eso te lo es­tás pro­vo­can­do tú so­li­to con tu diá­lo­go in­terno, con tu queja in­te­rior. Y, lue­go, cam­biar de ma­ne­ra ra­di­cal tu fi­lo­so­fía per­so­nal. Tie­nes que com­ba­tir la “te­rri­bi­li­tis” y des­pués la “ne­ce­si­ti­tis”.

La “te­rri­bi­li­tis” es la ten­den­cia a de­cir­se a sí mis­mo que to­do es te­rri­ble y es la en­fer­me­dad del si­glo 21.

La gen­te más fuer­te y fe­liz nun­ca se di­ce eso. Ellos con­si­de­ran que prác­ti­ca­men­te siem­pre po­drán ser felices.

(La “ne­ce­si­ti­tis”) es la otra en­fer­me­dad ge­ne­ra­do­ra de an­sie­dad y de­pre­sión. Es la creen­cia de que ne­ce­si­ta­mos mu­cho pa­ra es­tar bien: es­tar del­ga­dos, ser gua­pos, in­te­li­gen­tes, te­ner un buen tra­ba­jo, pa­re­ja y mil co­sas más. Y si fa­lla­mos en al­go, nos de­ci­mos: “¡Soy un mal­di­to gu­sano!”.

¿En qué pun­to te­ner am­bi­cio­nes o es­tar in­con­for­me con lo que se tie­ne, in­clu­so que­rer una vi­da me­jor, se con­vier­te en pa­to­ló­gi­co? El pro­ble­ma es con­ver­tir los de­seos en ne­ce­si­da­des ab­so­lu­tas. Yo pue­do desear ser ac­tor en Holly­wood, pe­ro si no lo con­si­go voy a ser igual de fe­liz. Cuan­do crea­mos hi­per­exi­gen­cias nos me­te­mos una pre­sión que ge­ne­ra an­sie­dad. El mun­do, es­pe­cial­men­te Eu­ro­pa, ha vi­vi­do úl­ti­ma­men­te tra­ge­dias de­ri­va­das del te­rro­ris­mo, la más re­cien­te, en Bar­ce­lo­na. ¿Qué ha no­ta­do en quie­nes acu­den a sus con­sul­tas y te­ra­pias? Las per­so­nas un po­co neu­ró­ti­cas se neu­ro­ti­zan más, les en­tra más an­sie­dad y sen­sa­ción de in­se­gu­ri­dad, pe­ro los que son ra­cio­na­les y fuer­tes va­lo­ran que en el mun­do siem­pre ha­brá un por­cen­ta­je de lo­cu­ra y el te­rro­ris­mo no lo ha­ce mu­cho peor.

De he­cho, mue­ren mu­chas más per­so­nas en ac­ci­den­tes de ca­rre­te­ra ca­da se­ma­na. Y mu­chas más del ta­ba­co.

¿Qué opi­na de los ta­lle­res de mind­ful­ness que en los úl­ti­mos años se han con­ver­ti­do en ten­den­cia? La me­di­ta­ción bu­dis­ta o mind­ful­ness es una he­rra­mien­ta preciosa. En mis con­fe­ren­cias ha­bla­ré del “Mind­ful­ness de Ter­ce­ra Ge­ne­ra­ción”. Real­men­te te pue­de cam­biar la vi­da de ma­ne­ra ra­di­cal. Des­de que yo lo prac­ti­co he po­di­do ex­pe­ri­men­tar la ver­da­de­ra li­ber­tad y el des­cu­bri­mien­to de una fuen­te de paz y ale­gría in­te­rior que no sa­bía que po­seía.

¿Qué re­co­men­da­cio­nes ofre­ce a los pa­dres de fa­mi­lia pa­ra edu­car a sus hi­jos pa­ra ser men­tal­men­te fuer­tes con­tra vien­to y ma­rea? In­cul­car­les que ne­ce­si­tan muy po­co pa­ra es­tar bien. No só­lo co­sas ma­te­ria­les, sino in­ma­te­ria­les co­mo res­pe­to, co­mo­di­dad o pres­ti­gio so­cial.

Ha­cer­les ver que siem­pre hay co­sas her­mo­sas pa­ra ha­cer, es­tés dón­de es­tés. Y no pro­te­ger­les en de­ma­sía.

Los ni­ños ne­ce­si­tan apren­der que la vi­da no es per­fec­ta ni fal­ta que ha­ce.

Uno de los li­bros de los que Ra­fael San­tan­dreu es au­tor se ti­tu­la “Ser Fe­liz en Alas­ka”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.