TRA­DI­CIÓN ITA­LIA­NA

Haz de es­ta pas­ta ita­lia­na el an­to­jo per­fec­to pa­ra ex­plo­rar di­ver­si­dad de re­lle­nos y sal­sas

Mural - - PORTADA - Step­ha­nie Quiles

Co­noz­ca la his­to­ria de un em­ble­má­ti­co pla­to del nor­te de ita­lia, los ra­vio­li.

To­mar un cu­bier­to y cor­tar la sua­ve ca­pa de pas­ta pa­ra lle­gar al re­lleno de car­ne, ver­du­ra o que­so e im­preg­nar­lo en al­gu­na sal­sa ita­lia­na es un clá­si­co pla­cer que a dia­rio vi­ven los ha­bi­tan­tes de ese país eu­ro­peo.

La gas­tro­no­mía de Ita­lia es­tá in­fluen­cia­da por grie­gos, fran­ce­ses, ale­ma­nes y ára­bes; mu­chas de es­tas co­ci­nas tie­nen di­ver­si­dad de pas­tas, re­lle­nos y tex­tu­ras, por lo que no se sa­be de for­ma con­tun­den­te el ori­gen de la pas­ta re­lle­na, y en es­te ca­so de los ra­vio­li.

Lo que es un he­cho es que el sur del país con for­ma de bo­ta es fa­mo­so por sus pas­tas se­cas, mien­tras que en el nor­te no hay bo­da, bau­ti­zo o na­vi­dad tra­di­cio­nal sin pas­ta fres­ca re­lle­na.

Hay re­ce­tas do­cu­men­ta­das en Flo­ren­cia en el año 1300 en las que se uti­li­za ha­ri­na de tri­go, huevo y sal pa­ra ha­cer pas­ta fres­ca.

Fuentes: Ac­ca­de­mia Ita­lia­na de­lla Cu­ci­na y li­bros Atlas Mun­dial del Gas­tró­no­mo y Eu­ro­pa a la Car­ta. Las mu­je­res pre­pa­ra­ban con ella bol­si­tas pa­ra re­lle­nar con ver­du­ra, car­ne, que­so o es­pi­na­cas y ser­vir con sal­sa de ji­to­ma­te.

Des­de ha­ce tiem­po ya, pa­ra ha­cer ra­vio­li se for­man dos ca­pas lar­gas y an­chas de pas­ta con un gro­sor de 2 mi­lí­me­tros, se co­lo­can “mon­ton­ci­tos” de re­lleno con dis­tan­cia en­tre uno y otro so­bre una de las ca­pas; se bar­ni­za con huevo la pas­ta que que­da li­bre y se cu­bre con el otro rec­tán­gu­lo de pas­ta, ha­cien­do pre­sión al­re­de­dor del ri­pieno (re­lleno) pa­ra se­llar­lo. Se cor­tan cua­dra­dos y se cue­cen en agua con sal, pa­ra ter­mi­nar el pla­to con al­gu­na sal­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.