Ob­je­ción de con­cien­cia

En la apro­ba­ción de la ob­je­ción de con­cien­cia en San Lá­za­ro se es­con­de el de­ba­te del abor­to.

Mural - - OPINION - GUI­LLER­MO VE­LAS­CO BA­RRE­RA @gve­las­cob

El pa­sa­do mar­tes fue­ron apro­ba­dos en el Pleno del Con­gre­so cam­bios a la Ley Ge­ne­ral de Sa­lud pa­ra dar cau­ce le­gal a la ob­je­ción de con­cien­cia. Lo an­te­rior es­ta­ble­ce que los pro­fe­sio­na­les, téc­ni­cos, au­xi­lia­res y pres­ta­do­res de ser­vi­cio so­cial que for­men par­te del Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud, po­drán ha­cer va­ler la ob­je­ción de con­cien­cia y ex­cu­sar­se de par­ti­ci­par en to­dos aque­llos pro­gra­mas, ac­ti­vi­da­des, prác­ti­cas, tra­ta­mien­tos, mé­to­dos o in­ves­ti­ga­cio­nes que con­tra­ven­gan su li­ber­tad de con­cien­cia, con ba­se en sus va­lo­res o prin­ci­pios éti­cos.

La ob­je­ción de con­cien­cia es un de­re­cho fun­da­men­tal que per­mi­te que una per­so­na no se so­me­ta a una dis­po­si­ción le­gal, en vir­tud de que di­cha dis­po­si­ción se con­si­de­ra in­jus­ta por­que aten­ta contra la ley natural, y es con­tra­ria a sus prin­ci­pios éti­cos y va­lo­res. La ne­ga­ti­va al cum­pli­mien­to de de­ter­mi­na­dos pre­cep­tos le­ga­les, no se da ex­clu­si­va­men­te en el ám­bi­to de la sa­lud, pe­ro es cier­to que en­tre el per­so­nal mé­di­co es don­de exis­ten más ob­je­to­res de con­cien­cia.

La apro­ba­ción de es­te de­re­cho fun­da­men­tal de la per­so­na ge­ne­ró un in­ten­so de­ba­te en la Cá­ma­ra de Dipu­tados y pu­so de ma­ni­fies­to las visiones en­con­tra­das en el Fren­te Ciu­da­dano por Mé­xi­co, en un te­ma vin­cu­la­do a de­re­chos hu­ma­nos fun­da­men­ta­les.

Al in­te­rior de los par­ti­dos exis­tie­ron vo­tos a fa­vor y en contra de la apro­ba­ción de es­ta ley que aho­ra se­rá re­mi­ti­da al Se­na­do. Hu­bo 320 vo­tos a fa­vor pro­ve­nien­tes del blo­que con­for­ma­do por el PAN, PRI y PES; 105 vo­tos en contra del PRD, Mo­re­na y MC, y 26 abs­ten­cio­nes, en­tre la que des­ta­có, por cier­to, la de Cle­men­te Cas­ta­ñe­da, coordinador de los dipu­tados na­ran­jas a ni­vel fe­de­ral.

Cecilia So­to, del PRD, una de las vo­ces más crí­ti­cas a la re­fe­ri­da ley, se­ña­ló que és­ta re­pre­sen­ta un ries­go pa­ra la sa­lud de los pa­cien­tes y que ade­más abre la puer­ta a que cri­te­rios re­li­gio­sos nor­men la po­lí­ti­ca en un país lai­co. Ka­ri­na Sán­chez, del Pa­nal, tam­bién con­tra­ria a la ob­je­ción de con­cien­cia, ad­vir­tió que es­te cam­bio le­gal se ba­sa en va­lo­ra­cio­nes morales sub­je­ti­vas y que da­rá pie a la in­to­le­ran­cia y la dis­cri­mi­na­ción.

Es lla­ma­ti­va, so­bre to­do, la be­li­ge­ran­cia del PRD contra es­te de­re­cho fun­da­men­tal, cuan­do en su dis­cur­so di­cen es­tar a fa­vor de las li­ber­ta­des y los de­re­chos. Cla­ro que en su opo­si­ción fé­rrea a la ob­je­ción de con­cien­cia se con­du­cen con am­bi­güe­da­des y eu­fe­mis­mos, pa­ra no de­cir con cla­ri­dad que se opo­nen a és­ta, por­que de­ja en li­ber­tad al per­so­nal mé­di­co en el Sis­te­ma de Sa­lud pa­ra ne­gar­se a la prác­ti­ca del abor­to y la eu­ta­na­sia.

Ar­gu­men­tan que les preo­cu­pa que de­bi­do a la ob­je­ción de con­cien­cia se pon­ga en ries­go la vi­da de pa­cien­tes, ar­gu­men­to des­de lue­go fa­laz, pues la ley apro­ba­da con­tem­pla que un mé­di­co no po­drá ne­gar­se a la aten­ción a un pa­cien­te cuan­do es­té en pe­li­gro su vi­da. Así que a es­tos le­gis­la­do­res “pro­gre­sis­tas” no les preo­cu­pa en reali­dad que al­gún de­re­choha­bien­te del sis­te­ma de sa­lud se que­de sin aten­ción mé­di­ca por el de­re­cho de los mé­di­cos ob­je­to­res, sino que se opo­nen a una ley que po­ne lí­mi­tes a la prác­ti­ca del abor­to en nues­tro País, al que de­no­mi­nan in­te­rrup­ción le­gal del em­ba­ra­zo.

Cu­rio­so que hoy se ras­guen las ves­ti­du­ras con es­ta ley, cuan­do mu­chos de es­tos le­gis­la­do­res han lu­cha­do por que exis­ta un mar­co ju­rí­di­co que per­mi­ta el con­su­mo lúdico de la ma­ri­gua­na, ar­gu­men­tan­do el de­re­cho al li­bre desa­rro­llo de la per­so­na­li­dad. ¿Y la li­ber­tad de con­cien­cia? ¿Esa no ca­be en su vi­sión del desa­rro­llo de la per­so­na­li­dad? ¿Y el res­pe­to a los prin­ci­pios éti­cos de las per­so­nas?

Al­gu­nos han que­ri­do en­cua­drar las di­fe­ren­cias en torno a es­te te­ma co­mo la plu­ra­li­dad que pre­va­le­ce en el lla­ma­do Fren­te Ciu­da­dano por Mé­xi­co. Pe­ro ¿cuál se­rá la pos­tu­ra del can­di­da­to a la Pre­si­den­cia de es­te Fren­te en torno al abor­to? No le de­mos mu­chas vuel­tas, ese es el fon­do en es­te de­ba­te, ga­ran­ti­zar o no la li­ber­tad pa­ra que los mé­di­cos pue­dan ne­gar­se a arre­ba­tar a un ser hu­mano su de­re­cho a la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.