Bus­ca Bei­jing con­tro­lar fir­mas chi­nas de tec­no­lo­gía

Mural - - NEGOCIOS - Li Yuan

El Go­bierno chino es­tá pre­sio­nan­do a al­gu­nas de sus com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas más im­por­tan­tes –en­tre ellas Ten­cent, Wei­bo y una uni­dad de Ali­ba­ba– pa­ra que ofrez­can al Es­ta­do una par­ti­ci­pa­ción en ellas y un pa­pel di­rec­to en las de­ci­sio­nes cor­po­ra­ti­vas.

Re­ce­lo­sos del cre­cien­te po­der de las em­pre­sas pri­va­das, los re­gu­la­do­res de in­ter­net han ha­bla­do so­bre to­mar una par­ti­ci­pa­ción del 1 por cien­to en los gi­gan­tes de los me­dios so­cia­les Ten­cent Hol­dings Ltd. y Wei­bo Corp., y en You­ku Tu­dou, una pla­ta­for­ma de vi­deos ti­po You­tu­be pro­pie­dad del co­lo­so del co­mer­cio elec­tró­ni­co Ali­ba­ba Group Hol­ding Ltd., re­ve­la­ron per­so­nas alle­ga­das a las com­pa­ñías.

Aun­que el Go­bierno au­to­ri­ta­rio ya ejer­ce una fuer­te in­fluen­cia en los ne­go­cios me­dian­te re­gu­la­cio­nes, un pa­pel ad­mi­nis­tra­ti­vo da­ría a Bei­jing con­trol di­rec­to en com­pa­ñías in­no­va­do­ras que dan ser­vi­cio a cien­tos de mi­llo­nes de chi­nos.

Las más im­por­tan­tes de es­tas com­pa­ñías se han ex­ten­di­do más allá de sus ni­chos ori­gi­na­les a fi­nan­zas, cui­da­dos de la sa­lud y trans­por­te, reunien­do da­tos que les ofre­cen un vis­ta­zo sin igual a las vi­das de la gen­te. Al­gu­nas com­pa­ñías se­ña­lan en pri­va­do que des­con­fían de la me­di­da.

Los nue­vos pa­sos lle­gan al tiem­po que es­tá au­men­tan­do la pre­sión so­bre las com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas chi­nas. El mes pa­sa­do, los re­gu­la­do­res mul­ta­ron a pla­ta­for­mas de me­dios so­cia­les pro­pie­dad de Ten­cent, Wei­bo y Bai­du por alo­jar por­no­gra­fía, no­ti­cias fal­sas y otro con­te­ni­do prohi­bi­do.

Lue­go de que el Dia­rio del Pue­blo, el pe­rió­di­co del Par­ti­do Co- mu­nis­ta, ata­có al exi­to­so jue­go de Ten­cent, “Ho­nor of Kings”, por ser de­ma­sia­do adic­ti­vo pa­ra los ni­ños chi­nos, las ac­cio­nes de la com­pa­ñía ca­ye­ron 4 por cien­to en un día, eli­mi­nan­do 14 mil mi­llo­nes de dó­la­res a su va­lor de mer­ca­do.

Un lan­za­mien­to ini­cial de lo que el Go­bierno lla­ma “ac­cio­nes es­pe­cia­les de ad­mi­nis­tra­ción” co­men­zó con dos star­tups de me­dios en in­ter­net. Los re­gu­la­do­res y el si­tio web del Dia­rio del Pue­blo es­tán to­man­do una par­ti­ci­pa­ción de me­nos del 2 por cien­to en la pla­ta­for­ma mó­vil de no­ti­cias Yi­dian Zi­xun y en Bei­jing Tie­xue Tech Co., ope­ra­dor de un si­tio de no­ti­cias pa­trió­ti­cas.

A cam­bio, los in­ver­sio­nis­tas pue­den nom­brar a un fun­cio­na­rio gu­ber­na­men­tal a los con­se­jos de las com­pa­ñías y te­ner voz y vo­to so­bre su ope­ra­ción, ex­pli­ca­ron per­so­nas fa­mi­lia­ri­za­das con los tra­tos.

El Par­ti­do Co­mu­nis­ta ex­pro­pió los ne­go­cios pri­va­dos en los 50. Aun­que el ve­to a la pro­pie­dad pri­va­da fue le­van­ta­do en los 80, la re­la­ción en­tre las com­pa­ñías y Bei­jing si­gue sien­do ten­sa. No obs­tan­te, el Par­ti­do dio a las em­pre­sas pri­va­das al­go de es­pa­cio pa­ra pros­pe­rar ya que el li­de­raz­go creía que ne­ce­si­ta­ban cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co pa­ra jus­ti­fi­car su le­gi­ti­mi­dad. En­ton­ces lle­gó Xi Jin­ping al po­der, ha­ce cin­co años.

El Pre­si­den­te Xi ha pro­mo­vi­do un pa­pel más fuer­te del Par­ti­do en la so­cie­dad y el Go­bierno ha in­ter­ve­ni­do en mer­ca­dos y com­pa­ñías.

La tec­no­lo­gía ha cre­ci­do en Chi­na en las úl­ti­mas dé­ca­das, en par­te por­que el sec­tor era nue­vo y vis­to co­mo de­ma­sia­do arries­ga­do por las pa­ra­es­ta­ta­les y el Go­bierno. Eso, en cier­ta for­ma, la pro­te­gió de de­ma­sia­das re­gu­la­cio­nes y ofen­si­vas gu­ber­naa men­ta­les, afir­man eje­cu­ti­vos.

A me­di­da que ha cre­ci­do el al­can­ce de sus com­pa­ñías, los em­pren­de­do­res tec­no­ló­gi­cos han tra­ba­ja­do pa­ra con­ser­var un mar­gen de ma­nio­bra sin per­der la apro­ba­ción de Bei­jing.

Jack Ma, fun­da­dor de Ali­ba­ba y uno de los hom­bres más ri­cos de Chi­na, es­tá crean­do una fun­da­ción con la me­ta de re­cau­dar 100 mil mi­llo­nes de yua­nes (15.2 mil mi­llo­nes de dó­la­res) en­tre co­le­gas em­pren­de­do­res pa­ra ge­ne­rar opor­tu­ni­da­des pa­ra los po­bres –una prio­ri­dad pa­ra el Pre­si­den­te Xi–.

Pony Ma, co­fun­da­dor de Ten­cent, quien por lo co­mún rehú­ye a la pren­sa, tam­bién aco­gió una cau­sa gu­ber­na­men­tal es­te año, al abo­gar por una ma­yor in­te­gra­ción eco­nó­mi­ca del sur de Chi­na con Hong Kong, la ex co­lo­nia bri­tá­ni­ca don­de un mo­vi­mien­to de pro­tes­ta ha desafia­do al ré­gi­men de Bei­jing.

Ali­ba­ba, Ten­cent y el busca­gobierno dor de in­ter­net Bai­du Inc., jun­to con otros, acor­da­ron es­te ve­rano in­ver­tir 11.7 mil mi­llo­nes de dó­la­res en el ope­ra­dor de te­le­fo­nía ce­lu­lar Chi­na Uni­com, im­pul­san­do una me­ta gu­ber­na­men­tal de lle­var di­ne­ro del sec­tor pri­va­do a las pa­ra­es­ta­ta­les.

Bei­jing em­pe­zó a de­jar en­tre­ver la idea de las ac­cio­nes es­pe­cia­les de ad­mi­nis­tra­ción en la pri­ma­ve­ra del 2016, cir­cu­lan­do el bo­rra­dor de una pro­pues­ta que su­ge­ría una par­ti­ci­pa­ción gu­ber­na­men­tal del 1 por cien­to a cam­bio de re­pre­sen­ta­ción en los con­se­jos.

Al­gu­nas com­pa­ñías cre­ye­ron que fra­ca­sa­ría el plan, en par­te por el po­ten­cial de de­man­das de los ac­cio­nis­tas y el al­to cos­to de las ac­cio­nes. Por ejem­plo, una par­ti­ci­pa­ción del 1 por cien­to en Ten­cent, co­ti­za­da en Hong Kong, cos­ta­ría más de 4 mil mi­llo­nes de dó­la­res.

Otras se preo­cu­pa­ban en pri­va­do de que la in­cor­po­ra­ción del pon­dría en ries­go su re­la­ti­va in­de­pen­den­cia y afec­ta­ría la in­no­va­ción.

Peo­ple.cn, el si­tio del Dia­rio del Pue­blo, es­tá pa­gan­do 7.2 mi­llo­nes de yua­nes por una par­ti­ci­pa­ción del 1.5 por cien­to en Bei­jing Tie­xue, ope­ra­dor del por­tal y fo­ro mi­li­tar na­cio­na­lis­ta Tie­xue.net, de acuer­do con do­cu­men­tos re­gu­la­to­rios.

Pe ople.cn nom­brar á aun miem­bro del con­se­jo en Tie­xue.cn y re­vi­sa­rá to­do el con­te­ni­do en el si­tio, un ser­vi­cio que se­rá pa­ga­do por Tie­xue.cn, se­gún los do­cu­men­tos.

La app de no­ti­cias Yi­dian Zi­xun, pro­pie­dad de Phoe­nix New Me­dia y de los fa­bri­can­tes de ce­lu­la­res Xiao­mi Corp. y Op­po Elec­tro­nics Corp., acep­tó in­ver­sión gu­ber­na­men­tal pa­ra ase­gu­rar li­cen­cias pa­ra con­te­ni­do en vi­deo, se­ña­la­ron per­so­nas alle­ga­das al asun­to.

El re­gu­la­dor de in­ter­net de la ciu­dad de Bei­jing y un fon­do de in­ver­sión ini­cia­do de ma­ne­ra con­jun­ta por el Mi­nis­te­rio de Fi­nan­zas y la Ad­mi­nis­tra­ción del Ci­be­res­pa­cio de Chi­na pa­ga­ron 70 mi­llo­nes de yua­nes por una par­ti­ci­pa­ción del 1 por cien­to, in­di­có una de las fuentes.

Un fun­cio­na­rio de ni­vel me­dio del re­gu­la­dor de in­ter­net de Bei­jing aho­ra fun­ge co­mo miem­bro es­pe­cial de con­se­jo des­de la ofi­ci­na en Bei­jing de Yi­dian Zi­xun, con de­re­chos de ve­to so­bre las de­ci­sio­nes edi­to­ria­les de la pla­ta­for­ma, di­jo la fuente.

Es­tos tra­tos se­gu­ra­men­te brin­da­rán un ma­cho­te pa­ra acuer­dos fu­tu­ros, afir­ma una per­so­na que in­te­gra los con­se­jos de va­rias com­pa­ñías de me­dios y quien fue con­sul­ta­da por el Go­bierno so­bre el plan de las ac­cio­nes de fun­da­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.