De­be ha­cer­lo bien

Mural - - NACIONAL -

Cuan­do con­tra­ta­mos a al­guien para un tra­ba­jo o para rea­li­zar una co­mi­sión y ese com­pro­mi­so se acep­ta, si el con­tra­ta­do es res­pon­sa­ble y pro­fe­sio­nal, la obli­ga­ción es ha­cer­lo bien, pues para eso se le pa­ga, y si se ha­cen las co­sas mal o no se ha­cen, el pa­trón tiene to­do el derecho de re­cla­mar. El em­plea­do no se de­be mo­les­tar por­que ca­da vez que cum­pla con su obli­ga­ción, el pa­trón no lo fe­li­ci­te. Por su­pues­to que de­ben exis­tir mo­men­tos de re­co­no­ci­mien­to y fe­li­ci­ta­ción, so­bre to­do cuan­do se rea­li­za al­go ex­tra­or­di­na­rio, pe­ro no es el em­plea­do el que de­be es­tar fes­ti­nan­do sus lo­gros. El pa­trón es lo bas­tan­te in­te­li­gen­te para re­co­no­cer­lo.

Lo an­te­rior vie­ne a cuen­to pues nues­tro “em­plea­do”, a quien le en­co­men­da­mos que tra­ba­ja­ra para te­ner un Mé­xi­co se­gu­ro y prós­pe­ro, se mo­les­tó y se que­jó de bull­ying por par­te de sus “pa­tro­nes” (la so­cie­dad ci­vil), cuan­do la pre­si­den­ta de Cau­sa en Co­mún, Ma­ría Ele­na Mo­re­ra, ex­pu­so an­te el Pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña que los ni­ve­les de vio­len­cia en Mé­xi­co han al­can­za­do pro­por­cio­nes bé­li­cas. ¿Se­rá aca­so que lo que pi­de la so­cie­dad ci­vil es al­go fue­ra de la obli­ga­ción que tiene quien se com­pro­me­tió a me­jo­rar la se­gu­ri­dad en es­te País?

Cuan­do al­guien en una em­pre­sa no cum­ple su tra­ba­jo, el pa­trón lo des­pi­de o por dig­ni­dad el mis­mo em­plea­do re­co­no­ce su in­ca­pa­ci­dad y re­nun­cia. Se han gas­ta­do mi­llo­nes de pe­sos para ha­cer­nos creer me­dian­te spots en pren­sa y TV que el tra­ba­jo rea­li­za­do ha si­do per­fec­to. No­so­tros (la so­cie­dad ci­vil) so­mos quie­nes te­ne­mos el derecho a calificar la ac­tua­ción de nues­tros go­ber­nan­tes de acuer­do con los re­sul­ta­dos. Al­fon­so San­do­val • Juan Ma­nuel Vallarta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.