Ba­jo los es­com­bros

Mural - - OPINIÓN - OPI­NIÓN IN­VI­TA­DA Car­los Váz­quez se­gu­ra opi­nion@mu­ral.com

Los hu­ma­nos he­mos apren­di­do a sor­pren­der­nos de lo que an­tes dá­ba­mos por he­cho, co­mo la sim­ple ma­ra­vi­lla de so­bre­vi­vir a una noche más.

ni­vel de po­der o su­pues­to pri­vi­le­gio.

Tam­bién de cer­ca, aquí: don­de las ma­las no­ti­cias sue­len sur­gir de las ca­lles por las que mu­chas ve­ces tran­si­ta­mos; aquí, don­de es­cu­cha­mos con cau­te­la ca­da vez más aten­ta los nom­bres de las víc­ti­mas cuan­do nos en­te­ra­mos de al­gún ac­ci­den­te o in­ci­den­te la­men­ta­ble, la mis­ma sen­sa­ción de va­cío, mie­do y an­gus­tia es­tre­me­ce al plas­ma de to­das nues­tras cé­lu­las.

Las pa­re­des de nues­tro pen­sa­mien­to tiem­blan cuan­do nos ve­mos obli­ga­dos a ima­gi­nar que pu­di­mos ser no­so­tros –o al­guno de los nues­tros– la per­so­na so­bre la que ca­yó la mano des­pia­da­da de la des­di­cha. Aho­ra, cuan­do es­cu­cha­mos el ulu­lar es­can­da­lo­so de las si­re­nas, ya no po­de­mos pen­sar en al­gún li­ge­ro ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co, sino que su­fri­mos el ata­que men­tal de aque­llas imá­ge­nes y es­ce­nas car­ga­das de plo­mo y sá­di­ca bru­ta­li­dad que an­tes so­lo exis­tían en las más ama­ri­llis­tas y ne­fas­tas his­to­rias de ho­rror y ba­je­za.

Las con­vul­sio­nes del mun­do pa­re­cen to­mar rit­mo. Tan­to en paí­ses le­ja­nos co­mo en la es­qui­na de nues­tro lu­gar de siem­pre. La in­se­gu­ri­dad y el te­mor ya pro­du­cen su pro­pia som­bra, pe­san, ocu­pan un lu­gar y se ha­cen es­cu­char con la en­to­na­ción áci­da de to­da atro­ci­dad pro­vo­ca­da por el hom­bre. Te­mer es aho­ra la for­ma in­dis­pen­sa­ble de ser ciu­da­da­nos del mun­do. El per­ma­nen­te estado de aler­ta es la ma­ne­ra mo­der­na de so­bre­vi­vir en es­te remolino de odio, ig­no­ran­cia y de­silu­sión. Vi­vir abra­zan­do al te­mor co­mo es­cu­do es el ícono mundial de nues­tro tiem­po, el cual de­nun­cia la fal­ta de con­si­de­ra­ción y de em­pa­tía ha­cia los de­más, que se su­fre tan­to a ni­vel per­so­nal co­mo gru­pal, na­cio­nal y glo­bal.

Ya no se pue­de es­tar en paz sin sa­ber dón­de, de quién o de qué hay que cui­dar­nos; por­que en­te­rar­se co­ti­dia­na­men­te –y de for­ma ca­si ex­clu­si­va– de cien­tos de no­ti­cias abru­ma­do­ras y do­lo­ro­sas es un mar­ti­rio para nues­tros an­he­los de paz y desa­rro­llo.

Es­tan­do así las co­sas en el pla­ne­ta, los hu­ma­nos he­mos apren­di­do co­mo nun­ca an­tes a sor­pren­der­nos de lo que an­tes dá­ba­mos por he­cho, co­mo la sim­ple ma­ra­vi­lla de so­bre­vi­vir a una noche más, a un even­to más, a un tra­yec­to más.

El bom­bar­deo de in­for­ma­ción res­pec­to a las di­fi­cul­ta­des que afron­ta el mun­do nos lle­va a des­per­tar –reac­ti­va­men­te– otras fa­ce­tas de la con­cien­cia que nos per­mi­ten y nos exi­gen bus­car, en­con­trar y va­lo­rar al­go po­si­ti­vo que nos sos­ten­ga, por­que ne­ce­si­ta­mos equi­li­brar nues­tra vi­sión per­so­nal y so­cial del mun­do, ne­ce­si­ta­mos creer que hay es­pe­ran­za y un mo­de­lo de coope­ra­ción, jus­ti­cia e in­clu­sión ha­cia el que he­mos evo­lu­cio­na­do po­co a po­co, a lo lar­go de nues­tra his­to­ria –a pe­sar de la mal­dad y la in­jus­ti­cia siem­pre exis­ten­tes–.

Cre­ce la es­pe­ran­za y evo­lu­cio­na­mos co­mo hu­ma­ni­dad ca­da vez que al­guien ha­ce un es­fuer­zo por el bien de otro, ca­da vez que un gru­po se or­ga­ni­za para de­fen­der un va­lor o sos­te­ner un ideal, que ate­rri­cen en ac­cio­nes de amor, so­li­da­ri­dad y bien co­mún.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.