¿Has­ta cuándo?

Mural - - OPINIÓN - SER­GIO AGUA­YO @ser­gioa­gua­yo www.ser­gioa­gua­yo.org

A Do­nald Trump le es­tá yen­do mal y es pre­vi­si­ble que se lan­ce con­tra Mé­xi­co, el más su­mi­so y man­so de los de­mo­nios que a tui­ta­zos exor­ci­za. ¿Cuá­les son nues­tras op­cio­nes?

Me cen­tro en las re­la­cio­nes de se­gu­ri­dad entre los dos paí­ses. En­ri­que Pe­ña Nie­to en­fren­ta pé­si­mas cuen­tas. El au­men­to de muer­tos, des­apa­re­ci­dos, se­cues­tros y ro­bos se de­be, en par­te, a ese em­pe­ño ab­sur­do de ex­cluir a Es­ta­dos Uni­dos de la es­tra­te­gia bé­li­ca me­xi­ca­na. Ellos son co­rres­pon­sa­bles de nues­tras tra­ge­dias y quie­nes go­bier­nan Mé­xi­co ra­ra vez se lo re­cuer­dan. Lo ha­cen por ti­mi­dez o mie­do por­que con­cep­tual­men­te lo tie­nen muy cla­ro.

En agos­to de 2016 Trump era can­di­da­to y vino a Mé­xi­co por in­vi­ta­ción de Pe­ña Nie­to y Luis Videgaray. A la ho­ra de los dis­cur­sos el Pre­si­den­te me­xi­cano fue cla­ro y le di­jo al vi­si­tan­te que su vi­sión era “in­com­ple­ta [...] por­que no to­ma en cuen­ta los flu­jos ile­ga­les que vie­nen ha­cia el Sur [con] ar­mas y di­ne­ro en efec­ti­vo”. Ese trá­fi­co for­ta­le­ce “a cár­te­les y otras or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les, que ge­ne­ran vio­len­cia en Mé­xi­co y ob­tie­nen ga­nan­cias de la ven­ta de dro­gas en Es­ta­dos Uni­dos”. El Pre­si­den­te me­xi­cano pro­pu­so la adop­ción de “un en­fo­que in­te­gral”.

Fue­ron unas lí­neas de una lu­ci­dez ex­cep­cio­nal. Lás­ti­ma que fue­ran tan efí­me­ras co­mo la lu­mi­no­si­dad de las lu­ciér­na­gas. Quie­nes ha­yan se­gui­do el apa­sio­na­do e in­ten­so de­ba­te es­ta­dou­ni­den­se so­bre las ar­mas y la Se­gun­da En­mien­da se ha­brán da­do cuen­ta que ja­más men­cio­nan el ar­ma­men­to que es­ta­dou­ni­den­ses en­vían ile­gal­men­te a los cri­mi­na­les me­xi­ca­nos. Pe­ña Nie­to hu­bie­ra po­di­do or­de­nar una cam­pa­ña de co­mu­ni­ca­ción en Es­ta­dos Uni­dos para re­cor­dar­les que con sus ar­mas han si­do ejecutados, he­ri­dos, ro­ba­dos o ame­na­za­dos mi­llo­nes de me­xi­ca­nos.

¿Hay es­pe­ran­za en quie­nes pue­den ser ele­gi­dos Pre­si­den­te en 2018? De­jo para otra oca­sión las pro­pues­tas de An­drés Ma­nuel López Obra­dor y de los can­di­da­tos del PRI y del Fren­te Ciu­da­dano por Mé­xi­co. Em­pie­zo con cua­tro as­pi­ran­tes a las can­di­da­tu­ras in­de­pen­dien­tes a la Pre­si­den­cia. Sus pro­pues­tas se dis­tin­guen por su po­bre­za con­cep­tual, ana­lí­ti­ca y pro­po­si­ti­va.

Ma­ría de Je­sús Pa­tri­cio Mar­tí­nez, Ma­ri­chuy, ha­ce una de­nun­cia fuer­te de la vio­len­cia, pe­ro no pro­po­ne na­da con­cre­to. Lo mis­mo pa­sa con Jai­me Ro­drí­guez, “El Bron­co”, y Pe­dro Fe­rriz de Con, quien di­ce que bus­ca “ac­ti­var las men­tes y los co­ra­zo­nes de mi­llo­nes de me­xi­ca­nos para sa­car al país del po­zo en el que es­tá”. Loa­ble el em­pe­ño, pe­ro se­ría me­jor que nos ac­ti­ve con ideas con­cre­tas so­bre qué va a ha­cer para en­fren­tar al cri­men or­ga­ni­za­do (ade­más de su­bir el sa­la­rio a los po­li­cías).

Me de­ten­go un po­co más en Mar­ga­ri­ta Za­va­la por­que ella ob­ser­vó des­de Los Pi­nos los primeros seis años de gue­rra. Es­tá atra­pa­da en una con­tra­dic­ción irre­so­lu­ble: no quie­re con­de­nar la po­lí­ti­ca de se­gu­ri­dad de su es­po­so, pe­ro tam­po­co la quie­re de­fen­der. La evi­den­cia la te­ne­mos en una entrevista con­ce­di­da a Jor­ge Ra­mos para la ca­de­na Uni­vi­sión, en mar­zo pa­sa­do. Re­pro­duz­co una de las pre­gun­tas cla­ve se­gui­da de la res­pues­ta.

“Pe­ro ¿su es­po­so se equi­vo­có? ¿Us­ted cree que su es­po­so hi­zo lo co­rrec­to?”, le pre­gun­tó Ra­mos. Mar­ga­ri­ta le res­pon­dió con bo­ru­cas: “Pe­ro, el que to­dos los días pen­só, co­mo de­be­mos pen­sar los me­xi­ca­nos que que­re­mos tra­ba­jar en la po­lí­ti­ca y to­ma­mos de­ci­sio­nes, lo que te­ne­mos que de­ci­dir es lo me­jor para Mé­xi­co. Al­gu­nas ve­ces se en­ten­de­rá po­co, al­gu­nas ve­ces po­co se com­pren­de­rá, o co­mo creo que fue uno de los gran­des erro­res, la co­mu­ni­ca­ción pue­de ser uno de los gran­des erro­res que se tu­vie­ron”. Es de­cir, to­do fue un error de co­mu­ni­ca­ción.

Igual­men­te gra­ve es la omi­sión en que in­cu­rrie­ron los can­di­da­tos ana­li­za­dos. Nin­guno se acor­dó de que la vio­len­cia que pa­de­ce­mos es bi­na­cio­nal. Nun­ca men­cio­na­ron a Es­ta­dos Uni­dos. Es co­mo si no exis­tie­ra. Re­co­rren el País pi­dien­do nues­tras fir­mas y pi­dién­do­nos con­fian­za, sin em­bar­go, no se es­fuer­zan en sus pro­pues­tas. Da­ré mi fir­ma a Ma­ri­chuy só­lo por­que re­pre­sen­ta al Mé­xi­co ol­vi­da­do. Es­pe­ro que los otros can­di­da­tos sean más se­rios en sus plan­tea­mien­tos, que re­cuer­den de­ben ser cla­ros y via­bles.

Nues­tra vio­len­cia irá re­sol­vién­do­se cuan­do lo­gre­mos que Es­ta­dos Uni­dos acep­te la co­rres­pon­sa­bi­li­dad que tiene. Ja­más lo ha­rá si no se lo re­cor­da­mos cons­tan­te­men­te. ¿Has­ta cuándo lo en­ten­de­rán quie­nes ya nos go­bier­nan o as­pi­ran a ha­cer­lo?

Nin­guno de los as­pi­ran­tes in­de­pen­dien­tes a la Pre­si­den­cia ha for­mu­la­do una pro­pues­ta se­ria en ma­te­ria de se­gu­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.