Uber y ‘Los Su­per­só­ni­cos’

Mural - - OPINIÓN - ER­NES­TO SÁN­CHEZ PROAL er­nes­to­san­chez­proal@hot­mail.com

Ca­da dis­rup­ción tec­no­ló­gi­ca ge­ne­ra opor­tu­ni­da­des. ¿Por qué en Mé­xi­co no las apro­ve­cha­mos?

Los Su­per­só­ni­cos, una se­rie de di­bu­jos ani­ma­dos de Han­na-bar­be­ra (trans­mi­ti­da por pri­me­ra vez en 1962), ade­lan­tó, entre otras co­sas, el vi­deó­fono (aho­ra de uso co­mún usan­do apli­ca­cio­nes co­mo Sky­pe), as­pi­ra­do­ras ro­bó­ti­cas (Room­ba de iro­bot) o re­lo­jes con pan­ta­llas de vi­deo (smart­wat­ches). Pe­ro los vehícu­los per­so­na­les vo­la­do­res pa­re­cían una pre­dic­ción que no se cum­pli­ría pron­to. Has­ta la se­ma­na pa­sa­da. En efec­to, ha­ce unos días, la em­pre­sa de mo­vi­li­dad Uber anun­ció que pla­nea in­tro­du­cir su ser­vi­cio de tras­la­do en “au­to­mó­vi­les vo­la­do­res” en el 2020. En un vi­deo fu­tu­ris­ta, Uber mues­tra có­mo una mu­jer pi­de des­de la apli­ca­ción en su smartp­ho­ne el ser­vi­cio de uno de es­tos vehícu­los, mez­cla de un helicóptero con un dron, y lo to­ma des­de la azo­tea de un edi­fi­cio. Es­tas ae­ro­na­ves es­tán ba­sa­das en mo­to­res eléc­tri­cos, des­pe­gan ver­ti­cal­men­te y lue­go sus hé­li­ces se mue­ven 90 gra­dos al es­ti­lo de los avio­nes ca­za­bom­bar­de­ros Ha­rrier del Reino Uni­do.

Wow. Va­ya avan­ces tec­no­ló­gi­cos. La ge­ne­ra­ción que vio a Los Su­per­só­ni­cos, ori­gi­nal­men­te en te­le­vi­sio­nes blan­co y ne­gro, ha si­do tes­ti­go de trans­for­ma­cio­nes ca­si má­gi­cas. Pri­me­ro la te­le­vi­sión de co­lor, en don­de era im­pre­sio­nan­te ver que Ro­bo­ti­na, el ro­bot res­pon­sa­ble del aseo te­nía ojos ro­jos y no gri­ses. Dé­ca­das des­pués se abrió al pú­bli­co la In­ter­net y se po­dían trans­mi­tir imá­ge­nes fi­jas en ho­ras, lue­go mi­nu­tos. En 1990 un par de jó­ve­nes in­ge­nie­ros de la plan­ta de IBM en Mé­xi­co se co­nec­ta­ron al si­tio de la NASA por “ftp” para ba­jar imá­ge­nes de Sa­turno usan­do la co­ne­xión de Et­her­net (es ho­ra de con­fe­sar que fue sin au­to­ri­za­ción ge­ren­cial), tar­da­mos más de una ho­ra en ob­te­ner la ima­gen del pla­ne­ta. Un par de años des­pués se in­ter­cam­bia­ban pre­sen­ta­cio­nes con múl­ti­ples grá­fi­cas por la mis­ma red, que ba­ja­ban en 10 mi­nu­tos. En pa­ra­le­lo, las so­lu­cio­nes de au­to­ma­ti­za­ción avan­za­ban en ca­pa­ci­da­des y ba­ja­ban de pre­cio. La Agen­cia de Pro­yec­tos Avan­za­dos del De­par­ta­men­to de De­fen­sa de Es­ta­dos Uni­dos (DARPA) reali­zó en el año 2004 su pri­me­ra ca­rre­ra de au­to­mó­vi­les au­tó­no­mos, 240 km en el de­sier­to de Mo­ja­ve en Ca­li­for­nia: nin­gún au­to­mó­vil ter­mi­nó. Do­ce años des­pués, Goo­gle anun­ció que sus coches au­tó­no­mos ha­bían re­co­rri­do ya 126 mil mi­llas en to­tal au­to­no­mía. La ve­lo­ci­dad de cam­bio con­ti­núa en au­men­to, con pro­fun­das im­pli­ca­cio­nes eco­nó­mi­cas y so­cia­les.

En ca­da dis­rup­ción tec­no­ló­gi­ca se ge­ne­ran mu­chas opor­tu­ni­da­des para pro­du­cir nue­vas ofer­tas de va­lor, pro­duc­tos y ser­vi­cios. El im­pre­sio­nan­te cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de paí­ses co­mo Co­rea del Sur tiene mu­cho que ver con la for­ma en que han apro­ve­cha­do es­tas in­no­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas. Em­pre­sas glo­ba­les co­mo Sam­sung y LG son una mues­tra con­tun­den­te de es­to. Sien­do tes­ti­gos de es­to, es inevi­ta­ble la pre­gun­ta ¿por qué en Mé­xi­co no he­mos ge­ne­ra­do un Sam­sung o un Le­no­vo? Los que lo han in­ten­ta­do, con di­fe­ren­tes ni­ve­les de éxi­to, coin­ci­den en un as­pec­to: los in­tere­ses de cor­to pla­zo de gru­pos es­pe­cí­fi­cos, in­clu­yen­do gran­des em­pre­sas ex­tran­je­ras, son un enor­me obs­tácu­lo a ven­cer. Li­ci­ta­cio­nes de em­pre­sas pa­ra­es­ta­ta­les arre­gla­das des­de su re­dac­ción, pro­ce­sos de va­li­da­ción tec­no­ló­gi­ca di­fí­ci­les de au­di­tar, e in­clu­si­ve cá­ma­ras industriales fa­vo­re­cien­do in­tere­ses de gran­des tras­na­cio­na­les. Es de­cir, exis­te mer­ca­do, exis­ten in­ver­sio­nis­tas de ries­go, exis­te (y mu­cho) ta­len­to de in­ge­nie­ría lo­cal. Pe­ro no exis­te un cam­po de jue­go ni­ve­la­do, la co­rrup­ción lo in­cli­na en con­tra de las star­tups me­xi­ca­nas. Para te­ner éxi­to se re­quie­re ini­cial­men­te ni­ve­lar es­te cam­po, es­to es aún más im­por­tan­te que apo­yos o in­cen­ti­vos del go­bierno. En es­te mo­men­to es­tán abrién­do­se opor­tu­ni­da­des en mu­chas áreas co­mo la nue­va in­dus­tria de mo­vi­li­dad, elec­tri­fi­ca­ción de au­to­mó­vi­les, au­to­ma­ti­za­ción y eco­no­mía com­par­ti­da.

Al final del anun­cio de Uber se des­plie­gan va­rios lo­gos, in­clu­yen­do el de Em­braer, una em­pre­sa bra­si­le­ña. Nin­gún lo­go me­xi­cano. ¿Cuán­to tiem­po más va­mos a es­pe­rar?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.